Policiales

Continúa la búsqueda de más túneles pertenecientes a la banda de Los Monos

El fiscal de Cámara Guillermo Camporini sostuvo esta mañana que el rastreo de ductos en la zona del barrio ubicado detrás del casino rosarino continuará durante todo el día.

Miércoles 12 de Marzo de 2014

Desde que el apellido Cantero y la banda de Los Monos se asentaron en el mundo del hampa rosarino hace unos tres lustros, distintos rumores ayudaron a construir una "leyenda urbana" sobre el clan. Esa mitología popular indicaba que la banda nacida en el viejo barrio La Granada tenía bóvedas donde guardaban millones de pesos y dólares. Que esas bóvedas también eran utilizadas para guardar armas y drogas. Y que habían construido una serie de túneles subterráneos que les permitían huir de distintas locaciones. Ayer, efectivos de la División Judicial de la policía rosarina exhibieron dos de esos conductos subterráneos. El primero, un prolijo túnel con paredes de material y sistema de aireación que partía de la habitación infantil de una vivienda adjudicada a la banda y la conectaba con el exterior. El segundo, diez veces más extenso, era una bifurcación del primer conducto y tenía unos 20 metros de largo.

"La idea de la existencia de túneles se maneja desde hace tiempo. Acá llegamos a través de dos informantes que se refieren a ellos, después recibimos datos más precisos y por eso se realizó este operativo. El túnel ha tenido utilidad pero hoy se encontraba tapado y sin uso", explicó una de las fiscales de la causa denominada popularmente como de "Los Monos", Adriana Camporini.

El primer túnel partía desde la habitación de una casa de Pasaje 509 y Melián, a escasos 150 metros del domicilio de Ariel Máximo Cantero, "El Ariel", y su compañera Patricia Celestina Contreras, "La Cele", los padres del finado Claudio "Pájaro" Cantero, del procesado Máximo Ariel "Guille" Cantero y de Ramón "Monchi Cantero" Machuca.

"El hallazgo de este túnel demuestra que la policía continúa trabajando tras los pasos de la banda; que los sigue y seguirá buscando. Y expone la alternativa de que se hayan podido escapar de alguna encerrona por los túneles (ver página 31). Porque tenemos entendido que estos no son los únicos túneles que construyeron", explicó una fuente del juzgado a cargo de Juan Carlos Vienna, quien el pasado 19 de febrero procesó a 36 personas (civiles y policías) en el marco de la pesquisa porr el crimen de Martín "Fantasma" Paz, ocurrida el 8 de septiembre de 2012. Esa causa achaca a la familia Cantero el liderar una asociación ilícita para concretar una serie de delitos con la colaboración de uniformados. Trece de los procesados son efectivos de la santafesina.

El movimiento. Diez meses después del asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero ya nadie le presta demasiada atención a los allanamientos liderados por la División Judicial de la policía rosarina. Si bien eso no implica que al vecindario del barrio La Granada o 17 de Agosto le guste la intromisión, toman con indiferencia la presencia masiva de móviles policiales, autos oficiales y la llegada en malón de la prensa. El foco de atención estuvo dado ayer en la casa ubicada en la esquina de Melián y el Pasaje 509. Una vivienda ubicada al lado de otra que fue allanada el 22 de junio pasado y en la que se incautó una poderosa pistola ametralladora FMK3, una pistola 9 milímetros Taurus con silenciador y otra del mismo calibre marca Browning. Además de cargadores, unas 500 municiones calibre 38 Magnum con punta encamisada (las que perforan los chalecos antibalas) y un sinnúmero de cartuchos para escopetas.

En ese allanamiento los pesquisas hallaron documentación y copias de los prontuarios de Luis "Pollo" Bassi, Milton Damario y Facundo "Macaco" Muñoz, los imputados por el crimen de "Pájaro Cantero".

La casa de la esquina está ubicada en una zona donde se investiga si el clan Cantero expulsó a ocho o nueve vecinos para usurpar sus viviendas. De hecho, la casa en cuestión estaba deshabitada desde el pasado 31 de mayo cuando hubo una veintena de allanamientos en propiedades de Los Monos. Cuando los efectivos de Judiciales llegaron ayer, acompañados por el juez Vienna, las fiscales Adriana Camporini y Cristina Herrera y el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini, se encontraron con que la casa había sido ocupada.

Un hombre que dijo ser pariente de Lorena Verdún, ex pareja de Pájaro, adujo que había comprado la propiedad cinco meses atrás por unos 150 mil pesos. Cuando le preguntaron a quién, remitió a "la abogada, que es la que tiene los papeles", como explicó.

Junto a las palomas. Los policías entonces fueron directamente hacia el fondo de la casa, donde hallaron cuatro palomas que, según algunos se aventuraron a afirmar, son mensajeras. Levantaron lo que a simple vista parecía la tapa de una cámara séptica y hallaron lo que fueron a buscar: un túnel. Los pesquisas llegaron con la información de que el ducto tenía su entrada en una de las habitaciones de la casa y salida en la colectora a Circunvalación. Es decir entre 250 y 300 metros al sur.

Así fue que los policías empezaron a buscar sonido hueco en el piso de porcelanato con motivos ya vistos en otras construcciones de la familia y con una maza comenzaron a romper. Así dieron con un túnel de material, un cuadrado de 70 centímetros de lado, revestido con membrana y con caños de PVC que operaban como respirador.

En una primera instancia, ese túnel medía 6,60 metros y desembocaba por fuera de un tapial perimetral que fue demolido. En el lugar trabajaron bomberos y el Grupo Especial de Rescate Zapadores (Gerz).

"Creemos que este túnel tenía dos propósitos: uno, el posibilitar la fuga, y el otro, ser utilizado como bóveda para guardar dinero, armas o mercancía", explicó una fuente judicial. La confianza en la información hizo que se buscara la continuidad del túnel a los costados de la casa y que se convocara a una retroexcavadora de la Municipalidad para que trabajara sobre un terreno baldío en el que ayer pastoreaban un par de yeguas y un potrillo.

El hallazgo motivó que sobre el mediodía llegaran al lugar Matías Drivet, secretario de Seguridad; Angel Ruani, secretario de Seguridad Comunitaria; y el jefe y subjefe de la policía de la provincia: Omar Odriozola y Raúl Ardiles.

En paralelo se allanó una casa a la vuelta, en Melián al 6400, en la que en junio de 2013 fue desarticulado un laboratorio de drogas y se secuestraron 60,700 kilos de cocaína, unos 800 kilos de material de corte (para estirar la droga) y precursores químicos necesarios para fabricar la droga además de una prensa hidráulica con pistón y manómetro de 50 toneladas.

Asimismo, en los fondos de esa casa, que estaba deshabitada, se halló un cofre de metal de 1.15 x 0.68 x 0.70 metro en el que los investigadores infieren que la banda acopiaba y acomodaba sus billetes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario