Policiales

Congoja en el último adiós al oficial Mauro Mansilla, asesinado al impedir un asalto

“Murió como un héroe”, dijo el comisario mayor Marcelo Villanúa, jefe de la policía de Rosario, sobre las circunstancias del trágico hecho en las que murió el policía el pasado martes.  

Viernes 11 de Marzo de 2016

Mientras el hermetismo se cierne sobre la investigación respecto al autor del asesinato, y la congoja envuelve a la policía provincial, ayer fueron inhumados los restos del suboficial Mauro Mansilla, fusilado por un ladrón que le asestó un tiro en la cabeza cuando intentó evitar un robo en Corrientes al 300, en pleno microcentro de Rosario. “Murió como un héroe” dijo el jefe de la Unidad Regional II, Marcelo Villanúa. Familiares, amigos, compañeros y la plana mayor de la fuerza acompañó al camarada caído en cumplimiento de su deber hasta su última morada.

Luego del velatorio que se realizó desde el miércoles a la tarde en una funeraria de Córdoba al 2900, por donde desfilaron compañeros de la víctima, autoridades de la policía y hasta el propio ministro de Seguridad santafesino, Maximiliano Pullaro, el cortejo  con el cuerpo de Mansilla, de 34 años, partió a las 9.30 de ayer con destino al cementerio Parque de la Eternidad de Granadero Baigorria.

En ese momento se cortó el tránsito por calle Córdoba y en ambos lados de la acera se formó un cordón de policías que rindieron honores al paso del cortejo  mientras la banda de la fuerza  interpretaba los acordes protocolares de reconocimiento póstumo.

Durante el responso del policía estuvieron la mujer, un hermano y el padre de Mansilla entre otros familiares directos, amigos, vecinos y camaradas. Uno de los que resumió el clima de dolor que sembró el caso fue el jefe de policía de Rosario, Marcelo Villanúa.

Congoja. “Sentimos dolor y congoja. Lo que pasó sigue demostrando que tenemos funcionarios compenetrados con su trabajo. Mansilla era querido por la institución, por los vecinos y compañeros. Murió como un héroe”, recalcó Villanua.

Respecto a las circunstancias del hecho y la zona donde el suboficial perdió la vida, el jefe policial indicó que “pudo ocurrir en cualquier lado. El delito no tiene una zona geográfica específica. Es algo eventual”.

“Ese delincuente pudo haber sido avistado en una zona rural, en un barrio o en una zona más populosa. Y sin dudas que el lugar le facilitó la fuga por el tránsito, la gente que circula, la confusión que se generó y las vías de escape hacia Catamarca, en los dos cardinales, o Corrientes al norte, además de taxis y colectivos”, analizó.

También estuvieron presentes en el sepelio el jefe de la policía de Santa Fe, Rafael Grau; el subjefe José Luis Amaya; y el titular del nodo Rosario, José Alberto Pérez.

El crimen. Mansilla fue asesinado el martes a la tarde luego de que una pareja le pidiera ayuda para detener a un delincuente que les había robado una semana antes en su negocio de Buenos Aires al 800 y al que habían visto ingresar a un instituto de Corrientes al 300 tras seguirlo a lo largo de varias cuadras.

Mauro Martín Mansilla, que en ese momento realizaba adicionales en la proveeduría de la Asociación Empleados de Comercio, acudió al llamado y caminó unos 60 metros hasta el centro de estudios mencionado. Cuando identificó al delincuente le dio la voz de alto, y como respuesta recibió tres disparos que lo alcanzaron en el tórax, un brazo y el cráneo, lo que le provocó una herida gravísima de la cual no pudo reponerse y lo mató el miércoles a la mañana.

Al cierre de esta edición no había novedades respecto al paradero del agresor, que estaría identificado y cuya fisonomía y últimos movimientos habrían quedado gravados en al menos dos cámaras de videovigilancia de la zona de Tucumán y Corrientes.
 

"Murió cumpliendo con su deber"

En un comunicado que hizo llegar a este diario, el funcionario dijo que "lo que ocurrió con él provoca sin dudas un dolor enorme para todos. Por eso, desde el Ministerio de Seguridad hemos expresado el apoyo a su familia y también a sus seres queridos, dejándoles en claro que estamos poniendo todo lo que está a nuestro alcance para esclarecer su brutal asesinato".

"Mauro fue un policía que expresó cabalmente el mandato de cuidar la vida y los bienes de los vecinos; y nosotros valoramos el trabajo que realizan esos policías. Por eso vamos a darles todos los medios necesarios para jerarquizar la lucha contra la delincuencia", concluyó el ministro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario