Policiales

Confirmaron la prisión preventiva para el acusado de matar a Jairo Trasante

El joven tenía 17 años y fue asesinado el 2 de febrero tras salir de un boliche de la zona céntrica. Su hermano Jeremías había sido acribillado en el triple crimen de villa Moreno.

Sábado 23 de Agosto de 2014

La Cámara Penal de Rosario confirmó ayer la prisión preventiva contra un hombre imputado como coautor del crimen de Jairo Natanael Trasante, ultimado de un balazo desde un auto en febrero pasado en Dorrego y Zeballos. El chico, de 17 años, era hermano de una de las víctimas del triple crimen de villa Moreno. Amigos, familiares y el padre del adolescente, el pastor Eduardo Trasante, se manifestaron ayer en la puerta de Tribunales a la espera de la resolución.

La audiencia de segunda instancia celebrada ayer tuvo como finalidad resolver la apelación de la prisión preventiva planteada por la defensa de Ramiro Raúl U., de 30 años, acusado y procesado como coautor del crimen de Jairo, ocurrido el 2 de febrero de 2014.

Ese día el chico había asistido junto a un hermano menor, Jonathan, de 15 años, al pub Chiringo ubicado en Dorrego al 1000. Dentro del local se originó una discusión que involucró al menor de los Trasante con otros jóvenes, lo que motivó la intervención de la custodia privada del local.

Un rato más tarde los incidentes se trasladaron a la calle, donde hubo botellazos, piedras y, según testigos, hasta la exhibición de armas de fuego. Jairo resultó lastimado y un amigo decidió llevarlo en moto a un centro de salud.

En el trayecto, según relató el conductor de la moto, condujo por avenida Pellegrini y al llegar a la esquina con Presidente Roca vio que un auto Renault Sandero lo seguía. El joven observó que el imputado (un hombre pelado, al que le habían roto la cabeza de un piedrazo) sacó un arma y disparó.

En ese instante escuchó que Jairo le dijo "me dieron", y al instante otra detonación. Siguió la marcha, dobló en Dorrego y se detuvo a la altura del 1500. Jairo ya agonizaba cuando fue trasladado al Hospital de Emergencia Clemente Alvarez, donde falleció poco después.

El conductor. Con datos precisos y el aporte de un testigo anónimo, el imputado fue detenido el 21 de febrero en la vecina localidad de Pérez. Quedó vinculado al caso sospechado de conducir el vehículo desde donde dispararon a Jairo.

En base a pruebas que lo ubicaban en el lugar del hecho, en junio pasado Ramiro Raúl U. fue procesado por el juez Juan Andrés Donnola por el delito de homicidio agravado en calidad de coautor, se le trabó un embargo por 350 mil pesos y se le dictó la prisión preventiva, que fue apelada por su defensa.

Ayer, en una audiencia pública presidida por el juez Alfredo Ivaldi Artacho, donde participó el padre de la víctima como querellante, la Cámara Penal de Rosario se expidió sobre la medida de coerción. En el acto, el abogado de Raúl U. argumentó que "no existe peligro procesal porque el imputado carece de antecedentes, tuvo un comportamiento ejemplar durante el proceso, tiene domicilio y trabajo estable, y prestó colaboración con los funcionarios públicos".

En esa línea, consideró que "corresponde revocar la prisión preventiva", y pidió la inmediata libertad. De manera subsidiaria solicitó que se modifique la medida por otra menos gravosa, controlada por el juzgado o el organismo que disponga el Tribunal.

Convicción. Pero la fiscal Cristina Rubiolo y la querella se opusieron. Con casi idénticos argumentos expresaron que "existen elementos de convicción para tener acreditada la participación del acusado" en el hecho. Indicaron que existe un "peligro de fuga real". Recordaron que hay medidas pendientes en el marco de la pesquisa (se busca a un prófugo sindicado como coautor), y que en virtud de la pena en expectativa (10 a 25 años años de prisión), corresponde que siga detenido.

Finalmente el juez Ivaldi Artacho resolvió rechazar la nulidad solicitada por la defensa y confirmó la prisión preventiva dictada por Donnola. En cuanto al planteo de otorgar medidas para morigerar el estado de detención, el juez del Tribunal de Alzada entendió que ese trámite debe formalizarse ente el juez de primera instancia.

El padre de Jairo, Eduardo Trasante, se mostró aliviado con el dictamen. "Es lo que esperábamos. Más allá de que la investigación sigue en marcha, los elementos que hay contra este hombre son contundentes. Además, nunca declaró y tiene cosas por decir. Según testigos clave, él iba acompañado por dos mujeres y otro hombre. Pero hay elementos que lo comprometen aún más, porque también se lo sindica como quien manejaba y que también disparó contra Jairo. Estábamos en vilo por este tema, ahora la resolución nos deja más tranquilos", dijo a este diario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS