Policiales

Confirman una condena a perpetua por atraco mortal

La Cámara Penal confirmó por unanimidad una condena a prisión perpetua para el homicida de Gerardo Gini, un joven mecánico asesinado en 2015 al resistir el robo de una moto en su taller de Fray Luis Beltrán.

Martes 02 de Abril de 2019

La Cámara Penal confirmó por unanimidad una condena a prisión perpetua para el homicida de Gerardo Gini, un joven mecánico asesinado en 2015 al resistir el robo de una moto en su taller de Fray Luis Beltrán. El acusado es Adrián David Chávez, de 37 años y sentenciado en noviembre pasado como autor de un homicidio criminis causa, fallo ratificado por los jueces de segunda instancia Daniel Acosta, Gustavo Salvador y Georgina Depetris.

De 30 años, Gerardo trabajaba por las mañanas en mantenimiento del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria y a la tarde atendía su taller de motos en General Paz al 400 de Fray Luis Beltrán. Justamente en ese local irrumpió armado Chávez el 10 de julio de 2015, cerca de las 15.30, con intenciones de robarle al dueño dinero en efectivo y una moto Yamaha Twister 250.

Pero Gini resistió el atraco y forcejeó con el asaltante. Producto de la disputa, una bala le perforó el intestino al mecánico que falleció dos semanas después como consecuencia de una septisemia provocada por la herida.

Chávez cayó a partir de la declaración de dos testigos: un vecino del taller que escuchó el pedido de auxilio de Gini, que vio entrar armado al asaltante y que le oyó decir: "Esto le pasa a este gil por no entregar". También lo vio pasar una mujer que atendía un quiosco a media cuadra del taller.

Si bien la policía comenzó buscando a otro preso, luego se estableció que el sospechoso era un tal "Gordo Chávez", quien cumplía por esos días una condena a cinco años de cárcel y gozaba de amplias salidas laborales de 8 a 20, para luego volver a pernoctar en la comisaría de Capitán Bermúdez.

Entre las pruebas contra el acusado se esgrimieron un gorro colla hallado en la celda y similar al descripto por testigos del mortal atraco. Por otra parte, si bien Chávez alegó que estaba trabajando en el momento del robo en el corralón municipal de Baigorria, en el juicio se estableció que su horario era de 8 a 13.

Al término del juicio oral realizado en los Tribunales de San Lorenzo, los jueces Jesús Rizzardi, Griselda Strólogo y Carlos Gazza sentenciaron a Chávez como autor de un homicidio críminis causa, figura que se aplica cuando se mata con la intención de ocultar otro delito, en este caso un robo, y que prevé una pena de prisión perpetua.

El fallo fue apelado por la defensa y el viernes pasado se realizó una audiencia de Cámara en los Tribunales de San Lorenzo. Y ayer se conoció el fallo de los camaristas Acosta, Depetris y Salvador, que por unanimidad ratificaron la sentencia de primera instancia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});