Policiales

Confirman condena de un abogado que intentó matar a un colega en el Paseo del Siglo

Alejandro Mercado cumplirá ocho años de prisión por balear por la espalda a Guillermo Peyrano, por un móvil económico y de venganza. La Cámara Penal le revocó las salidas laborales

Martes 27 de Abril de 2021

Lo vieron hacerlo y tenía un motivo para hacerlo. Ese es el fundamento largamente desarrollado por el cual la Cámara Penal de Rosario confirmó la condena a ocho años de prisión a un abogado que hace seis años, en pleno Paseo del Siglo, intentó matar de un balazo por la espalda a un colega de profesión, que es funcionario de la Fiscalía de Estado de la provincia y fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Argentina.

Alejandro Mercado, de 45 años, finalmente recibió la condena firme por tentativa de asesinato de Guillermo Peyrano, sorprendido cuando la noche del 18 de mayo de 2015 caminaba por España y Córdoba hacia su domicilio, después de guardar su auto en una cochera. En ese momento un hombre, desde atrás, le disparó un balazo en el cuello y huyó sin robarle nada.

Lo que en un primer momento pareció un hecho de inseguridad, con el avance de la pesquisa deparó en un episodio motivado por la venganza. Peyrano había detectado que la familia de Mercado había participado de un intento de estafa para quedarse con un campo en Cañada de Gómez y un departamento en Rosario que tenía su consuegra. Y por ello lo había denunciado en un caso que terminó en condena, tanto para Mercado como para su madre. Y que también frustró que esa familia lograra apoderarse de esos inmuebles.

Hace 15 meses Mercado fue condenado. Ahora un tribunal compuesto por los camaristas Georgina Depetris, Gustavo Salvador y Gabriela Sansó ratificaron la pena de ocho años contra el abogado. Pero además revocaron las salidas laborales que le habían permitido trabajar en un estacionamiento durante casi dos años. Esto porque, según la fundamentación, la convalidación de una pena alta vuelve concreto el peligro de fuga.

>> Leer más: Historia del fraude que aparece como móvil del ataque de un tiro a un abogado

A lo largo de las dos semanas que duró el juicio, en diciembre de 2019, declararon varios testigos. El primero fue el propio Peyrano, quien manifestó que se dedica al fuero comercial y que la única vez que se internó en asuntos penales fue para defender a su consuegra, Angela A., de una inexistente venta de dos campos en la zona de Cañada de Gómez y un departamento en Rosario, por lo que había denunciado a los que aparecían como compradores de esos inmuebles. Uno era Alejandro Mercado y la otra es su madre Norma Lorenzetti.

Otro de los testigos de la Fiscalía fue Diego Bermejo, dueño de una concesionaria de la ciudad cordobesa de Marcos Juárez, quien contó que el 6 de diciembre de 2017 su mujer le avisó que en la puerta de su casa había una persona colocando algo en el interior de la rueda de su vehículo y que un instante antes había inutilizado las cámaras externas de la casa. Que al ser advertido salió corriendo y a las seis cuadras fue detenido por un policía.

El apresado llevaba puesta una peluca color negra y lentes de armazón oscuro. Se trataba de Alejandro Mercado, que estuvo preso en Córdoba varios meses, acusado por los delitos de daño, violación de domicilio y tentativa de extorsión, hasta ser desvinculado por falta de evidencias.

Bermejo dijo que no conocía a Alejandro Mercado pero que al averiguar supo muy bien quién era. Su padre, César Mercado, está condenado de manera firme, con fallo validado por la Corte Suprema Nacional, por intentar quedarse en 2003 con tres estancias de su padre valuadas en 40 millones de dólares, en un ardid que para la fiscal Marisol Fabbro fue muy similar, con falsificación de firmas, a la tentativa de apropiación de los campos de la consuegra de Peyrano.

Bermejo sostuvo que su familia nunca le vendió los campos a los Mercado pero que el encargado de los mismos lo llamó en 2003 para informarle que unas personas reclamaban la propiedad de esas explotaciones, que portaban armas y exigían las llaves de la casa principal, tras irrumpir por la fuerza. Dijo que se hizo presente y que constató que en el grupo de hombres armados estaba Alejandro Mercado.

Por ese hecho, Mercado y su madre fueron condenados a tres años de prisión. La prueba más relevante del caso fue una pericia caligráfica que probó la falsificación de la firma de la supuesta vendedora en el boleto de venta de esos bienes.

>> Leer más: "Soy inocente, pero víctima de una trama que me llevó a perder la fe en la Justicia"

Cuando a Mercado lo atraparon en Marcos Juárez llevaba puesta una peluca y anteojos de marco grueso. La noche en que disparó contra Peyrano del mismo modo iba, según el único testigo presencial, la persona que lo hizo. Que había puesto pegamento en las cámaras de seguridad de la casa para obstruir la captación de imágenes. Y colocado con imanes y cinta adhesiva un teléfono celular en la parte de adentro de la rueda del auto allí estacionado de Bermejo, según se conjeturó en ese momento, para que el GPS del aparato posibilitara eventuales seguimientos del vehículo.

En el voto principal de la confirmación, la camarista Depetris señala que el fallo se construye sobre tres ejes ensamblados con tal lógica que permiten advertir que los hechos de los que fueron víctimas Peyrano y Bermejo fueron cometidos por el mismo autor, y que ese autor es Mercado. Los ejes son la similitud del conflicto con la familia Mercado, el primero. La similitud física del autor y el uso de la peluca como modus operandi. Y la ausencia de conexión entre los testigos que advirtieron ambos hechos, el de Rosario y el de Marcos Juárez, que lo sindican de manera indudable.

¿Qué motivación había? Según Depetris, “ha quedado comprobado en el juicio que se fundamenta en intereses pecuniarios en función de las distintas disputas procesales en sede civil y penal por las estafas cometidas” por la familia Mercado.

El abogado de Mercado, Paul Krupnik, había refutado los argumentos de la fiscalía, pedido la absolución de su cliente o eventualmente la condena por lesiones graves. Según la Cámara Penal, la conducta de Mercado al efectuar el disparo por la espalda “dista mucho de una simple intención de lesionar, sino que claramente se ha dirigido a provocar la muerte del letrado”. Y recuerdan que la médica legista Alicia Cadierno señaló en el juicio que “una desviación milimétrica en la trayectoria del proyectil, podría haber causado la muerte de la víctima”.

La revocación de las salidas laborales de Mercado no está firme.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario