Policiales

Condenan a uno de los autores del triple crimen por comercializar drogas

Según la pesquisa, Sprio fue quien trasladó a Maximiliano "El quemadito" Rodríguez al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez tras ser baleado en una esquina de barrio Alvear.

Domingo 17 de Agosto de 2014

Uno de los jóvenes que irá a juicio por el triple crimen de la villa Moreno fue condenado la semana pasada por comercialización de drogas a la pena de 5 años y 6 meses de prisión en un trámite abreviado. Se trata de Brian Ismael Sprio, de 26 años, a quien los jueces del Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario encontraron responsable de ser proveedor de un búnker situado a unas diez cuadras del escenario de aquella matanza. En ese lugar la policía secuestró en enero de 2012, diez días después del homicidio de los tres jóvenes, una partida de más de 6 kilos entre cocaína y marihuana, además de 500 envoltorios para despachar esas sustancias al menudeo.

Brian Sprio, a quien apodan "Pescadito", fue detenido el 30 de enero de 2012, a un mes de que en una canchita de fútbol infantil de Dorrego y Presidente Quintana acribillaran con una ametralladora a Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez a horas de empezar un nuevo año. En esa causa, al muchahco se le atribuye ser coautor de triple homicidio calificado.

Según la pesquisa, Sprio fue quien trasladó a Maximiliano "El quemadito" Rodríguez al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez tras ser baleado en una esquina de barrio Alvear; y luego se llevó de allí el BMW que el joven herido manejaba. Justamente la balacera contra Maximiliano Rodríguez fue lo que desató la matanza posterior en villa Moreno por parte de Sergio "El quemado" Rodríguez, padre de Maximiliano, quien llegará al juicio oral y público como ejecutor material de los asesinatos. Sprio, en tanto, se sabe que estuvo en el escenario de los crímenes.

Vínculos. La condena de Sprio por un delito ligado a comercialización de estupefacientes actualiza las sospechas de que los acusados del triple crimen están conectados con el negocio de la droga. Ocurre con El quemado Rodríguez y también con su hijo Maximiliano. La investigación de su asesinato en febrero de 2013, cometido por sicarios que le pegaron un tiro en la cabeza en Corrientes y Pellegrini, hizo manifestar al juez de Instrucción Javier Beltramone que el caso ofrecía la apariencia de un delito mafioso de esa procedencia.

"Era una persona con antecedentes penales por delitos vinculados a las drogas. No tiene trabajo y no lo tuvo nunca pero estaba viviendo en un departamento con un alquiler mensual de 7 mil pesos y a un mes de salir de prisión se manejaba en un vehículo caro de alta gama. Además tiene documentación que demuestra un seguimiento y movimiento que hace al tráfico y comercialización de estupefacientes", afirmó Beltramone durante la instrucción del homicidio de Quemadito.

Pescadito.La investigación que termina en la condena de Pescadito Sprio en juicio abreviado empezó con un seguimiento de la Brigada Operativa de la ex Drogas Peligrosas de Rosario "a partir de un llamado anónimo", en diciembre de 2011, que indicaba que en una vivienda pintada de celeste en Doctor Riva al 3300 se vendían drogas.

Las tareas de seguimiento y filmaciones abarcaron todo el mes siguiente. Según consta en la sentencia, el 3 de enero de 2012 se estableció un puesto de observación frente a la casa señalada. El 4 de enero los policías lo vieron llegar a Sprio en un Renault 19 y entrar a la casa usando llaves que tenía en su poder.

Cuando se fue de ahí en su auto fue seguido por policías de civil en un vehículo sin identificación. Los agentes consignaron que Sprio entró entonces a un pasillo de Biedma 3139 que es donde vivía, a sólo 150 metros de la seccional 18ª. Cinco días después el juez federal Nº 4 dispuso que se registraran los dos domicilios.

Entre lo acopiado en ambos lugares se secuestraron en total 2,3 kilos de cocaína y casi cuatro de marihuana. Parte de la sustancia ya estaba fraccionada en dosis. "El material estupefaciente se encontraba bajo la guarda del imputado Sprio a quien, a su vez, se le secuestró en su domicilio llaves del búnker de la calle Doctor Riva, con lo que se llega a la certeza de que el citado tenía plena disponibilidad de la droga allí incautada", señalaron los jueces Jorge Venegas Echagüe, Beatriz Barabani y Omar Digerónimo al homologar el trámite abreviado.

En la casa de Sprio se encontró además una cédula judicial y cuatro boletos de compraventa de autos en los que figuraba inscripto su nombre y su número de documento. También se incautaron entre los dos domicilios algo más de seis mil pesos en efectivo. En su declaración de actividad referida en la sentencia figura que el muchachos estaba desocupado.

Admitido. El acuerdo abreviado es un convenio entre la parte acusadora y la defensa por lo cual en base a la admisión del delito que se atribuye se acortan los tiempos del trámite y el imputado puede recibir una pena atenuada. El juez Venegas Echagüe remarca que Pescadito no solo admitió el hecho delictivo que se le imputó sino que además se manifestó conforme a la calificación legal propuesta: autor de tenencia de estupefacientes para comercialización.

Por eso le correspondieron cinco años y seis meses de cárcel. Con él también resultaron condenados a penas de ejecución condicional dos jóvenes de 21 años, de condición social humilde y edudación formal incompleta, a los que se consideró sus "soldaditos". Ninguno de ellos tenía antecedentes penales.

Además del triple crimen, Brian Sprio tiene pendiente una causa en el juzgado de Setencia Nº 4 por el secuestro de una granada, lo que le valió la imputación de tenencia de arma de guerra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS