Policiales

Condenan a una familia por engañar y prostituir a una joven paraguaya

El fallo del juez Mario Gambacorta aplicó penas de 4 a 9 años de prisión a cuatro personas radicadas en la ciudad bonaerense de San Nicolás.

Domingo 07 de Julio de 2019

La Justicia Federal rosarina condenó a cuatro integrantes de una familia a penas de entre 4 y 9 años de prisión como coautores de la captación, bajo el ardid de conseguirle un trabajo, de una ciudadana paraguaya para su explotación sexual en un burdel de la ciudad bonaerense de San Nicolás. El prostíbulo en el que la mujer era sometida está ubicado a diez cuadras del Santuario a la Virgen del Rosario de San Nicolás. La víctima declaró que desde que cayó en manos de los condenados fue privada de su libertad y obligada a realizar “entre 20 o 25 pases por noches de más trabajo”.

   El Tribunal Oral Federal 3 de Rosario, conformado de manera unipersonal por el juez Mario Gambacorta, entendió que los condenados fueron coautores del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, en su modalidad de captación, traslado y acogimiento, agravado por haber mediado engaño y abuso de la situación de vulnerabilidad y haberse consumado la explotación sexual.

   Los condenados fueron Yolanda Amalia Martínez, de 63 años; su esposo Mario Delgado, de 65; su hijo Mario Martín Delgado, de 30; y la novia de éste, Marlene Beatriz Ayala. Los dos primeros fueron condenados a 9 años y 6 meses, y 8 años respectivamente al ser considerados autora y partícipe necesario del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, agravado por haber mediado engaño, abuso de la situación de vulnerabilidad y haber participado en el hecho tres o más personas, habiéndose consumado la explotación de la víctima. En tanto, y por el mismo delito en calidad de partícipes necesarios Marlene Ayala y Mario Martín Delgado recibieron una pena de 4 años.

Los dichos de la víctima

Calle América al 300, entre Olleros y Chacabuco, es considerada por los nicoleños como una cuadra caliente. Durante 2017, entre septiembre y noviembre, efectivos de la Prefectura Naval Argentina allanaron un comercio dedicado al rubro bar y pool ubicado en calle América 365, zona instalada en el inconsciente colectivo de los lugareños como un punto donde mujeres de distintas edades ofrecen sexo por dinero. El punto puesto bajo la lupa, según consignaron medios nicoleños, era regenteado por una mujer apodada “La india”.

   En los allanamientos hubo cuatro personas detenidas. En ese lugar estuvo retenida A.E.P.C., ciudadana paraguaya víctima de la familia condenada. La mujer logró huir de sus captores y se radicó en la provincia de Misiones, donde fue hallada por los investigadores a cargo del fiscal federal Federico Reynares Solari. La víctima había sido amenazada y por eso se mudaba de locación permanentemente.

   La mujer prestó declaración al menos dos veces mediante videoconferencia en la localidad de Colón, donde informó a las autoridades de Migraciones que había ingresado desde Paraguay, y en el Tribunal Oral de Posadas, asistida por una psicóloga del Ministerio de Justicia de Misiones.

   La víctima relató que Yolanda Martínez fue quien la contactó en Posadas con una propuesta de trabajo en San Nicolás. Que al momento de hacerle la propuesta estaba con su hijo. Que viajó junto a Martínez en micro hasta Rosario y de ahí a San Nicolás. Y que su pasaje fue pagado por Martínez y su hijo. La llegar a San Nicolás fue Mario Delgado la llevó en su camioneta hasta el burdel de calle América.

   A.E.P.C. dijo que quien manejaba su dinero era Yolanda y le retenía el 50 por ciento de lo recaudado para pagar su estadía, entre otras cosas. Además Mario le cobraba 80 pesos por la comida. Que no la dejaban circular sola bajo la excusa que se llevaría los clientes que atendía. Que compartió sus días con al menos tres mujeres más, al menos una de ellas de la ciudad de Posadas. Que si estaba durmiendo y llegaban clientes debía levantarse y atenderlos, todo bajo la atenta mirada de Yolanda, encargada de controlar el tiempo de los pases, como se conoce en la jerga el período de tiempo que dura la relación. Y que el dueño del negocio era Mario Delgado.

   También sostuvo que pudo viajar nuevamente a Posadas, siendo llevada y traída por Martín Delgado y su novia, Marlene. Esos gastos le fueron descontados de sus honorarios. Que estando internada a raíz de una enfermedad debió gastar un dinero que Yolanda le prestó y luego le descontó. Que decidió entablar una relación con un sobrino de Yolanda para mejorar las condiciones de privación extremas. Aclaró que siempre que se movía fuera del radio del burdel de calle América lo hacia acompañada por Yolanda. Y que hacía entre 20 o 25 pases las noches de más trabajo.

   El fiscal Reynares Solari en su alegato había solicitado para Yolanda Martínez una pena de 12 años; para Mario Delgado, 10; para Martín Delgado y su novia Marlene, 8.

El fallo

En el fallo condenatorio el juez Gambacorta resolvió además de que “A.E.P.C.” y “C.V.Z.”, otra de las víctimas, fueran mencionadas sólo por las iniciales de sus nombres y apellidos. También ordenó el decomiso de 82.500 pesos secuestrados en el allanamiento efectuado el día 1º de noviembre de 2017 al ser allanado el burdel y que ese dinero sea entregado a A.E.P.C. “en carácter de resarcimiento económico por los padecimientos sufridos con motivo de los hechos juzgados”, tal lo requerido por el fiscal.

   La resolución también ordenó que se enviaran copias del acta del debate al Juzgado Federal 2 de San Nicolás y al Programa de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas del Ministerio de Justicia y DDHH de la Nación. Y que hasta que la sentencia quede firme las mujeres continúen con morigeración de prisión bajo la modalidad de detención domiciliaria. El 29 de julio se conocerán los fundamentos de la condena.

   El veredicto postergó una decisión respecto al decomiso del inmueble ubicado en la ciudad bonaerense de San Nicolás donde se materializó la explotación —medida requerida por la Fiscalía—- al considerar que no se encuentra acreditada hasta el momento la titularidad de dicho bien por parte de los acusados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario