Policiales

Condenan a cadena perpetua al asesino de un policía que lo perseguía en pleno centro

Se trata de Ricardo Alberto Albertengo, quien fue hallado culpable de dar muerte al policía Mauro Mansilla, en marzo de 2016 en Corrientes al 300. También fue hallado culpable en dos hechos de robo a mano armada.

Viernes 26 de Abril de 2019

Ricardo Alberto Albertengo, un peligroso delincuente acusado de haber asesinado al policía Mauro Mansilla luego de ser reconocido como el autor de un robo, fue condenado hoy a cadena perpetua por homicidio, además de agregarle responsabilidad en dos hechos de robo.
Esta mañana, el tribunal integrado por los jueces Isabel Mas Varela, Patricia Bilotta y Ismael Manfrín homologó el procedimiento abreviado presentado por la Fiscalía y aceptado por la Defensa, condenando a Albertengo a la pena de prisión perpetua por los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y doblemente calificado, por criminis causa y por ser la víctima un miembro de las fuerzas de seguridad pública y/o policial, portación de arma de fuego -en dos hechos-, ambas figuras en concurso real y en carácter de autor.
Además, hallaron culpable de la comisión del delito de robo calificado por uso de arma de fuego y privación Ilegítima de la libertad.
El crimen por el que Albertengo -quien por ese entonces cumplía salidas transitorias de la cárcel- recibió la pena de cadena perpetua se produjo la tarde del 8 de marzo de 2016, alrededor de las 17.20, en la zona de Corrientes al 300.
Esa tarde, una de las víctimas de uno de los robos por los que también condenaron a Albertengo, lo identificó en plena calle. Al advertir la situación, el acusado se retiró a pie por Corrientes hacia el norte.
Mansilla, el policía que en ese momento se encontraba patrullando la zona, es alertado de la situación y comienza a seguir a Albertengo, quien para disimular su huída ingresa a un instituto de enseñanza superior. En ese momento, el agente le da la voz de alto y Albertengo respondió efectuándole tres disparos con un arma de fuego, uno de los cuales impactó en la cabeza de Mansilla, provocándole la muerte.
Tras cometer el crimen, el agresor le sustrajo el arma reglamentaria al policía que yacía en el piso y se dio a la fuga. Tres días después, Albertengo se entregó presentó en la sede del Ministerio Público de la Acusación y quedó detenido.
En febrero de 2017, mientras se encontraba detenido en el penal de Piñero, Albertengo -considerado uno de los presos más peligrosos del Sistema Penitenciario santafesino-, intentó quitarse la vida tomando veneno en su celda.
Fue trasladado al Hospital Provincial en grave estado el pasado lunes. Desde allí, tras recibir las primeras atenciones, fue derivado al Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria donde estuvo bajo una fuerte custodia

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});