POLICIALES

Condenados por asesinar a un hombre desde una moto

Juan Piris fue sentenciado a 18 años de cárcel y Cristian Acosta a 16 por el crimen de Laureano Fernández, aseinado en junio de 2018 en Las Flores

Martes 27 de Octubre de 2020

Dos hombres fueron condenados ayer a altas penas de prisión por el crimen de Laureano Fernández, asesinado de un balazo disparado desde una moto en un pasillo del barrio Las Flores en junio de 2018. Se trata de Juan Gabriel Piris, acusado como quien gatilló y sentenciado a 18 años de cárcel, y Cristian Emanuel Acosta, quien recibió una pena de 16 años sindicado como quien conducía la moto.

La sentencia fue comunicada ayer al mediodía al término de un juicio oral y público ante los jueces de primera instancia Facundo Becerra, Ismael Manfrin y Jose Luis Súarez. El tribunal oral dará a conocer los fundamentos en los próximos días.

Luz mala

Laureano Guillermo Fernández fue asesinado la noche el 10 de junio de 2018 en el barrio Las Flores. Según una de las hipótesis que alumbró la investigación el hombre de 35 años había ido a comprar droga a un pasillo del barrio y encendió la linterna de su celular para alumbrar el camino, lo que fue tomado por los soldaditos como una señal de que se trataba de un policía. Por eso fue seguido en una moto a lo largo de seis cuadras hasta que le dispararon en Clavel al 6900 y murió alcanzado por un balazo en el rostro.

>>Leer más: Matan a un hombre de un tiro en la cabeza en la entrada de un pasillo

Unos cuarenta días después, a fines de julio de ese año, fueron arrestados dos sospechosos domiciliados en Violeta al 2000: Acosta, un joven herrero de 23 años conocido como “Negro Titi”, y Piris, un hombre de 32 años apodado “Tuerto Gabi” y dueño de un taller de reparación de bicicletas.

Según la imputación que les formularon ambos llegaron a Clavel al 6900 en una moto de alta cilindrada y sorprendieron a la víctima golpeando la puerta de la casa de un amigo. Entonces Piris bajó de la moto y le disparó varias veces con una pistola calibre 9 milímetros. Uno de esos tiros atravesó el pómulo derecho de Laureano, que murió minutos después en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

Los acusados fueron ubicados por testigos en la escena del crimen. Entre ellos, el amigo de Laureano a quien éste, malherido, alcanzó a balbucearle la identidad de los agresores. Otro testigo aportó los apodos de las dos personas a quienes había visto en ese momento a bordo de una moto cuando escuchó los disparos.

En función de esas evidencias la fiscal Marisol Fabbro imputó a Piris y Acosta como coautores del delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. En el caso del Tuerto Gabi, le agregó la portación del arma de fuego de uso civil, por lo que solicitó 20 años de cárcel para él y 17 para Acosta.

>>Leer más: Imputados por un crimen en Las Flores, donde quebrantar un código cuesta caro

El tribunal admitió la acusación, pero a la hora de fallar sentenció a Piris a 18 años y a Acosta a 16. Los fundamentos de la resolución se conocerán en los próximos días.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario