Policiales

Condenado por un crimen en V.G. Gálvez

El tribunal integrado por los jueces Ismael Manfrín, Pablo Pinto y Patricia Bilotta condenó a 10 años de prisión a Jesús Santiago Blanco.

Jueves 13 de Febrero de 2020

El tribunal integrado por los jueces Ismael Manfrín, Pablo Pinto y Patricia Bilotta condenó a 10 años de prisión a Jesús Santiago Blanco por encontrarlo responsable del homicidio de Osvaldo Nicolás Tomás, cometido en Villa Gobernador Gálvez el 2 de octubre de 2018.

El "Turco" Blanco, de 29 años, llegó a juicio por un incidente que tuvo lugar cerca de las 11.30 de aquel día en la puerta de la casa de la víctima, ubicada en San Lorenzo al 2100. Previamente habían mantenido una discusión, de la que también participó el padre de Osvaldo, que terminó cuando Blanco lo apuñaló en la zona costal izquierda. Osvaldo fue trasladado al hospital Gamen donde falleció.

La fiscal Georgina Pairola había solicitado que el acusado fuera condenado a 12 años de prisión como autor de homicidio simple, mientras que para la defensora pública Adriana Lucero su defendido actuó en legítima defensa por lo que había pedido que sea absuelto.

Blanco, de 27 años, se acercó hasta la casa de un vecino, lo increpó, discutió delante de varias personas y le asestó dos puñaladas certeras que le ocasionaron la muerte casi en el acto. Un rato más tarde, la madre del acusado lo entregó a la policía. Entre las pruebas incriminantes que expuso la fiscal Pairola, enumeró la declaración de personas que fueron testigos directos del ataque (madre, padre, una tía y vecinos de la víctima), además de la propia declaración de "Turco" Blanco, que se ubicó en la escena del crimen aunque brindó su versión respecto a que se defendió de la agresión de quien terminara perdiendo la vida.

Junto a su madre

Durante la audiencia preliminar de juicio el "Turco" Blanco, con los ojos llenos de lágrimas, le decía a su madre. "Cuidate, cuidate, te quiero mucho, tranquila que te va hacer mal". La mujer se recostaba sollozando sobre los hombros de su hijo, a quien ella puso a disposición de la Justicia luego de saber que era intensamente buscado como principal sospechoso del homicidio.

La madre de Jesús Blanco había sido blanco de un intento de linchamiento cuando horas después del crimen su casa, ubicada en San Lorenzo al 2200 de la vecina localidad, fue atacada por un numerosos grupo de personas que provocaron destrozos que la obligaron a irse del barrio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario