Policiales

Condenado a perpetua por matar a su pareja y violar a una hija de ella

Un hombre de 50 años fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Patricia Zeballos, asesinada en 2016 en la ciudad de Venado Tuerto. Se trata de José Luis Aldo Fuentes, sentenciado al término de un juicio oral por un tribunal conformado por los jueces Leandro Martín, Silvina Marinucci y Eduardo Bianchini que además lo encontró culpable de abusar sexualmente de la hija menor de edad de la víctima.

Martes 05 de Noviembre de 2019

Un hombre de 50 años fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Patricia Zeballos, asesinada en 2016 en la ciudad de Venado Tuerto. Se trata de José Luis Aldo Fuentes, sentenciado al término de un juicio oral por un tribunal conformado por los jueces Leandro Martín, Silvina Marinucci y Eduardo Bianchini que además lo encontró culpable de abusar sexualmente de la hija menor de edad de la víctima.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmaron la pena contra Fuentes por un hecho ocurrido el 16 de noviembre de 2016 en una casa de Laprida al 1100 de Venado Tuerto donde Zeballos y Fuentes vivían en pareja con hijos de ella. La fiscal que investigó el crimen, Paula Borrello, contó que el hecho ocurrió en una especie de garaje que había en esa casa y al que se llegaba luego de atravesar un patio.

"Una de las hijas relató que vio a Fuentes cuando ingresaba a la vivienda desde el patio mientras cargaba en sus brazos a la mujer sin vida", sostuvo Borrello, y agregó que e acusado "le provocó a Zeballos heridas punzocortantes con un arma blanca y luego la acostó en la cama que compartían hasta la mañana del día siguiente, momento en el cual las hijas de la víctima descubrieron que su madre no despertaba".

"El delito —agregó— fue cometido en un contexto de dominio, poder y discriminación del sexo femenino. El condenado exteriorizó un tipo de abuso que se reflejó en maltratos a nivel físico y emocional sobre Zeballos y sus hijos, dada la situación de violencia intrafamiliar de la que ellos también estaban siendo víctimas".

Según alegó Borello en el debate, "tanto los celos excesivos, la manipulación y el hostigamiento como los recortes de los vínculos afectivos y la dependencia económica, generaron una espiral ascendente de sometimiento que desembocó en el femicidio".

Sobre el abuso sexual en perjuicio de una hija de la víctima, la fiscal señaló que esos hechos ocurrieron "en reiteradas oportunidades y aprovechando que compartía la misma casa con la menor de edad", en un lapso aproximado de nueve años; "desde que era muy pequeña y hasta su mayoría de edad".

Femicidio

Por esos delitos Fuentes fue imputado de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante agravado por ser cometido aprovechando la situación de convivencia preexistente con una víctima menor de 18 años de edad.

Las imputaciones, al término del debate oral, le valieron la condena a perpetua luego de que se zanjara una discusión sobre la inimputabilidad del acusado. "El tribunal entendió que el acusado comprendió lo que hizo y por eso lo condenó", remarcó Borello, para agregar: "Es de suma importancia la decisión del tribunal porque, en general, en casos de violencia contra las mujeres los autores tratan de justificar su conducta refiriendo a enfermedades (celopatía o delirios de persecución) o culpan a la víctima porque permite las agresiones. También es importante que la condena haya sido con el agravante de violencia de género, no sólo por la víctima, sino también porque sus hijos podrán acceder a los beneficios que otorga la denominada ley Brisa".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario