Policiales

Condenado por balear a recolector de residuos para evitar un asalto

Un vigilador privado de 61 años fue condenado a tres años de prisión condicional y reglas de conducta por haber baleado sin intención a un recolector de residuos al repeler un asalto a un comercio. A raíz de ese incidente, ocurrido un mes atrás, quedó al descubierto que el acusado no tenía permiso de portación de armas. Así, mediante un procedimiento abreviado, Eduardo Antonio Meyer aceptó la condena por los delitos de lesiones graves culposas y la portación ilegítima de arma de fuego de guerra que, según la sentencia, no empleó con fines ilícitos.

Jueves 02 de Julio de 2020

Un vigilador privado de 61 años fue condenado a tres años de prisión condicional y reglas de conducta por haber baleado sin intención a un recolector de residuos al repeler un asalto a un comercio. A raíz de ese incidente, ocurrido un mes atrás, quedó al descubierto que el acusado no tenía permiso de portación de armas. Así, mediante un procedimiento abreviado, Eduardo Antonio Meyer aceptó la condena por los delitos de lesiones graves culposas y la portación ilegítima de arma de fuego de guerra que, según la sentencia, no empleó con fines ilícitos.

Meyer fue acusado por el fiscal de Flagrancia Rodrigo Santana de un hecho ocurrido el pasado 3 de junio en Corrientes y Uriburu. Cerca de las 20.30 horas, cuando el hombre de 61 años estaba trabajando como custodio en un negocio ubicado en esa esquina, vio llegar a dos hombres en una moto con aparentes fines de asaltar el local.

Tres tiros

En ese marco, señalaron fuentes judiciales, el custodio fue hasta su auto Volkswagen Gol que estaba estacionado a unos metros y extrajo un arma de fuego. Entonces disparó al menos tres veces para impedir el asalto y así resultó herido un trabajador que estaba a bordo de un camión recolector de residuos.

Por esa conducta el fiscal le imputó, además, haber portado en la vía pública y sin autorización legal la pistola Bersa calibre 9 milímetros con número de serie y siete cartuchos intactos. Asimismo, la acusación incluyó el delito de haber "violado y desobedecido la obligación de aislamiento social, preventivo y obligatorio" en el marco de la pandemia de Covid-19.

Como la pena, que incluye una inhabilitación especial para tener y portar todo tipo de armas de fuego por el término de 6 años, es de cumplimiento condicional, el acuerdo contempla ciertas reglas que el condenado tiene que cumplir como fijar residencia, ser controlado por la Dirección de Control y Asistencia Pospenitenciaria, la prohibición de tener y portar todo tipo de armas de fuego. Además deberá conseguir una ocupación para subsistir y no podrá trabajar ni vincularse como personal de seguridad ni en el Estado ni en el sector privado.

El acuerdo de partes fue presentado el martes ante el juez de primera instancia Pablo Pinto, quien resolvió su homologación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario