Policiales

Condenado por asesinar a un adolescente en el marco de una discusión

Alan Daniel Luppi fue penado con 10 años y 8 meses, a los que se le sumó una sentencia anterior por lo que deberá purgar 13 años y 8 meses de cárcel

Jueves 23 de Mayo de 2019

Un joven fue condenado a 13 años y ocho meses por matar a Kevin Aguirre en febrero de 2017 en barrio Ludueña. Se trata de Alan Daniel Luppi, de 22 años, quien aceptó la pena mediante un procedimiento abreviado en el que se unificaron una sentencia a diez años y ocho meses por el homicidio con otra anterior que no terminó de cumplir, ya que había salido en libertad condicional una semana antes del crimen.

El procedimiento abreviado acordado entre el fiscal de Homicidios Florentino Malaponte y la defensora Susana Zulkarneinuff, homologado por el juez de primera instancia Hernán Postma, incluye también la declaración de reincidencia.

Por la espalda

Kevin Nicolás Aguirre tenía 16 años cuando fue asesinado el 9 de febrero de 2017. Pasadas las 22.30 de ese día el chico conversaba con un primo y una amiga sobre la vía de Humberto Primo y Felipe Moré, en barrio Ludueña, cuando se acercaron dos jóvenes que luego se establecería que eran Luppi y un tal “Huesito”.

En ese contexto hubo un breve intercambio de palabras. Según la acusación los recién llegados les dijeron a los tres adolescentes: “Ey, ustedes le quieren pegar a un tal Alan, porque es mi primo”. Luego de responder que no, Kevin se subió a la moto de su primo para “evitar una discusión” y cuando se estaba yendo Luppi le disparó por la espalda “entre cinco y siete disparos” con un arma calibre 9 milímetros.

Kevin fue alcanzado por al menos un proyectil en la espalda que le produjo una hemorragia abdominal y cardiopulmonar masiva. Antes de caer de la moto su primo alcanzó a escuchar que el tirador, de cuyo nombre se enteró después, les decía: “Giles, para qué se hacen los vivos”.

El chico herido fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) pero murió en el trayecto. Su deceso originó la furia de vecinos que horas más tarde incendiaron una vivienda donde vivía Luppi, ubicada a cincuenta metros de la escena del crimen.

Otro incidente violento relacionado con el crimen ocurrió dos días después en el marco del cortejo fúnebre de la víctima, cuando los deudos marchaban por Junín con el féretro hacia el cementerio La Piedad y varios patrulleros que se incorporaron a la caravana. Eso generó un clima de tensión con insultos y balas de goma. En ese momento la policía alegó la presencia de los móviles en virtud de disparos al aire que se habrían realizado como parte de la ceremonia.

Se entregó

En ese marco caldeado Luppi se presentó ante la Justicia diez días después y quedó con prisión preventiva. Al ser imputado declaró que su conducta obedecía a amenazas que venía recibiendo de parte de Aguirre y su entorno. “Las constancias que tengo me indican lo contrario a la declaración del acusado, aunque tampoco habría que descartar un móvil relacionado al narcotráfico”, sostuvo el entonces fiscal Pablo Pinto.

Para entonces ya se sabía que Luppi había salido de Coronda una semana antes del crimen de Kevin luego de obtener la libertad condicional en el marco de una condena a tres años de prisión —también acordada en forma abreviada— que cumplía desde noviembre de 2016 por un robo calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no había sido acreditada y un robo simple en grado de tentativa.

Luppi quedó detenido acusado de matar a Aguirre y en septiembre del año pasado el fiscal Malaponte formuló la requisitoria de elevación a juicio oral en la cual pidió una pena de 22 años por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con la portación de arma de fuego de guerra. El pedido incluía unificar esa pena en 25 años por la condena que había dejado inconclusa, además de la declaración de reincidencia.

Sin embargo, días atrás el fiscal presentó una propuesta de juicio abreviado aceptada por la defensa. De es manera, si bien se mantuvo la imputación por los mismos delitos, se acordó una pena unificada de 13 años y ocho meses y declaración de reincidencia, lo que impedirá al condenado tramitar salidas y otros beneficios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});