POLICIALES

Condenado a 11 años de prisión por matar a un joven por la espalda en Capitán Bermúdez

Damián Aguirre, apodado Negro Titi, aceptó esa pena en un juicio abreviado. También le asignan la tenencia de varias armas

Martes 23 de Febrero de 2021

Le dicen "Negro Titi" y el año pasado fue detenido dos veces en quince días. En abril lo apresaron por el crimen de un rosarino baleado en el barrio El Espinillo de Capitán Bermúdez, pero obtuvo una libertad con restricciones. A las dos semanas volvió a caer con una ametralladora luego de una persecución policial. Se llama Damián Aguirre y este martes aceptó en un juicio abreviado una condena a 11 años de prisión efectiva por los delitos de homicidio agravado, portación y tenencia de armas y violación de medidas contra la pandemia.

La condena fue dictada en los Tribunales provinciales de San Lorenzo. El juez Eugenio Romanini homologó un procedimiento abreviado contra Aguirre, de 32 años, como autor del crimen de Sergio Almirón, un hombre baleado con al menos tres disparos el 6 de abril de 2020 en el barrio ubicado detrás de la planta de Celulosa Argentina en Capitán Bermúdez.

De acuerdo con la imputación del fiscal Carlos Ortigoza, esa tarde a las 16.15 Aguirre interceptó a Almirón en la calle conocica como bajada Electroclor del barrio El Espinillo, le gritó, lo increpó, discutieron y luego le efectuó al menos tres disparos con un arma calibre 9 milímetros. Uno de esos tiros impactó en el abdomen de la víctima.

Almirón, de 25 años y oriundo de la zona noroeste de Rosario, fue internado en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria y tras una cirugía lo derivaron al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde falleció el 8 de abril. Tenía un impacto de bala con orificio de entrada por la espalda y de salida por el abdomen.

>>Leer más: Detuvieron a un joven implicado en un homicidio en Capitán Bermúdez

Tres días después, en base a testimonios que sindicaban al Negro Titi, personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) detuvo a Aguirre y a su pareja de 24 años. En su vivienda tenía tres escopetas calibre 16, un cartucho intacto calibre 3.80, una pistola Bersa 9 milímetros con diez cartuchos, otra pistola calibre 9 milímetros sin marca y balas de distintos calibres. En un auto Citroën C4 se encontró material estupefaciente: balanzas de precisión y tres envoltorios que contenían cocaína.

Aguirre fue acusado entonces en una audiencia imputativa como autor del homicidio de Almirón y si bien la Fiscalía solicitó la prisión preventiva por el plazo de ley el juez Juan José Tutau le otorgó la libertad con restricciones. Pero en menos de dos semanas volvió a caer. Fue luego de un robo con armas en la ciudad de Capitán Bermúdez, cuando dos motociclistas se escaparon hacia el barrio El Espinillo perseguidos por la policía.

Los alcanzaron en Riccheri y Bajada Espinillo. Según el reporte policial, Aguirre corrió hacia el oeste y a unos cien metros arrojó una ametralladora FMK3, un cargador y municiones. Lo alcanzaron a los pocos metros. Llevaba además dos cargadores de pistola calibre 9 milímetros con municiones. Con él fue detenido otro muchacho con una pistola 9 milímetros y tres cargadores completos.

En el acuerdo abreviado entre las partes, Aguirre fue condenado además por violar las medidas de aislamiento preventivo por la pandemia _en aquel momento regía cuarentena estricta_, la tenencia de armas de guerra y de uso civil en su domicilio y la portación de la ametralladora, un arma considerada de guerra.

>>Leer más: Un crimen, dos historias: el trasfondo de un homicidio en Capitán Bermúdez

Meses después, el domingo 23 de agosto, el nombre de Titi volvió a sonar en ese barrio frente al río donde viven familias de pescadores. Fue cuando mataron a Diego Emiliano González, de 27 años, un rosarino que vivía en el barrio Empalme Graneros pero había residido un tiempo en Capitán Bermúdez. Esa noche discutió con alguien en una zona de monte. Luego su cuerpo quedó tendido con tres tiros en la puerta de una casa, uno en la cabeza.

Una de las versiones ligadas a su muerte indicaba que podía tratarse de una venganza ligada al narcomenudeo. Los vecinos comentaron entonces que el muchacho podría haber sido “soldadito” de una banda liderada por El Negro Titi, quien entonces llevaba cuatro meses preso y ahora aceptó condena.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS