POLICIALES

Condenado a 10 años y 8 meses por matar a un amigo al que acusaba de un robo

Carlos Alberto Roma aceptó esa pena por el crimen de Horacio Agustín "Magoo" Vega Pérez, baleado en el barrio Supercemento

Jueves 25 de Febrero de 2021

A Horacio Agustín Vega Pérez le decían Magoo. El 8 de marzo de 2019 fue asesinado de un tiro en el rostro tras una discusión con tres hermanos amigos suyos que lo culpaban de haberles robado en su casa del barrio Supercemento, en la zona oeste. De los mencionados en aquel momento, uno de ellos fue condenado ayer a 10 años y 8 meses de prisión como autor del crimen. Carlos Alberto Roma, de 39 años, aceptó esa pena en un juicio abreviado donde también fue condenado por el delito de portación ilegal de arma de uso civil.

La condena fue dictada por el juez Florentino Malaponte al homologar un procedimiento abreviado entre la fiscal Georgina Pairola y los abogados defensores de Roma. El acuerdo además fue convalidado por la familia de la víctima. El acusado recibió 10 años y 8 meses de prisión como autor de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la portación ilegal de un arma de uso civil.

Magoo tenía 39 años y había vivido un largo tiempo en Empalme Graneros junto a su esposa y sus tres hijos. Pero al separarse en octubre de 2018, cinco meses antes del crimen, había regresado al barrio comprendido por Mendoza, Santa Fe, Carranza y la colectora de Circunvalación. Se alojó en la casa de su mamá junto a un hermano.

>>Leer más: Golpearon y mataron de un tiro a un amigo porque les había robado en su casa

Sus vecinos contaron entonces a este diario que luego de estar preso por algún tiempo se ganaba la vida como vendedor ambulante. “Era un buen pibe, muy educado, gentil, pero atravesado por su adicción a la droga. Cuando estaba sano era un amor y cuando estaba empastillado era de terror”, lo recordó una vecina. En el barrio solían verlo junto a los tres hermanos Roma porque eran amigos. No era inusual que conversaran en la vereda de la casa de su madre, en Magdalena Güemes al 7600, el lugar donde ocurrió el crimen.

Los testimonios plantearon que, obnubilado por el consumo de drogas, Magoo entró a robar a la casa de sus amigos ubicada a 200 metros de su domicilio. Cuando los hermanos lo descubrieron salieron a buscarlo y lo encontraron en la vereda de la vivienda de su madre. “Vieja, abrime que me vienen persiguiendo”, dijo mientras golpeaba la puerta, según los vecinos. En ese lugar lo golpearon mientras lo apuntaban con un arma. Según la condena, fue Carlos Alberto quien le disparó en la cara con un revólver. “Boludo, mirá lo que hiciste. Lo mataste”, escuchó una vecina del lugar que le recriminaba uno de los hermanos a otro.

>>Leer más: Cayó en Córdoba el supuesto autor de un asesinato en el barrio Supercemento

Vega Pérez quedó tirado agonizante sobre la vereda. Los hermanos Roma se escaparon de la escena. Más tarde uno de los hermanos, Marcos, de 33 años, fue detenido por la policía en su casa de calle Derqui. Le secuestraron un revólver 38 y cartuchos que fueron incautados para ser peritados. La fiscal Pairola ordenó entonces que se le formara causa por la portación del arma y lo dejó en libertad por no poseer elementos que lo ligaran al asesinato. Como su hermano de 38 años estaba sindicado por el crimen se emitió una orden de detención en su contra.

Roma fue detenido en mayo del año pasado en el Valle de Punilla, cuando lo ubicaron en la localidad cordobesa de Huerta Grande. Personal de la División Judiciales de la Unidad Regional II de Rosario y el Departamento de Investigaciones Criminales de la Departamental Punilla lo apresó en una casa del barrio El Balneario donde residía y además le secuestraron un celular. Fue localizado tras una investigación que permitió dar con su paradero, fotografiar sus movimientos y la vivienda en la que residía, donde lo arrestaron con un exhorto tramitado por la fiscal Georgina Pairola. Luego fue trasladado a Rosario y sometido al proceso penal que cerró con la condena.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario