Policiales

Con datos precisos roban $ 180 mil de una cooperativa de Echesortu

Golpe comando en una fábrica de pastas. Tres hombres con ropas de trabajo entraron a Mil Hojas y violentaron una caja fuerte cuando no había obreros produciendo.

Jueves 01 de Octubre de 2015

Los tres hombres que el martes a la tarde asaltaron la fábrica de pastas Mil Hojas, que se encuentra en el barrio Echesortu, contaban con dos datos precisos: la existencia de una importante cantidad de dinero en la cooperativa y que la alarma estaba desconectada aunque el local estaba cerrado cuando ocurrió el atraco. Luego de forzar una caja de seguridad, los maleantes se llevaron 180 mil pesos y, hasta anoche, no habían sido localizados por la policía.

La cooperativa de trabajo Mil Hojas está situada en Alsina 1030. Allí funciona la planta de elaboración de tapas para empanadas, pastas y prepizzas, además del local de venta al público, el área de distribución y las oficinas administrativas. Allí, a las 18 del martes, había finalizado el primer turno de trabajo y por lo tanto no había empleados en el emprendimiento. Media hora después (el horario quedó registrado en las filmaciones de las videocámaras instaladas en el lugar) tres hombres con sus rostros cubiertos con gorros y vestidos con ropa de la misma cooperativa ingresaron al local por la puerta de un pasillo contiguo a la fábrica y que se conecta con el depósito. Al parecer, los malhechores llegaron hasta ese sector luego de trepar por los techos de las viviendas lindantes.

En el interior de la cooperativa los maleantes recorrieron cada sector en busca de elementos valiosos y luego fueron a un pasillo cercano a la administración donde hay una caja fuerte empotrada.

Cambio de turno. "Los ladrones abrieron la caja de seguridad con una barreta. El dinero que había era de la venta diaria y una parte del efectivo estaba destinado al pago de proveedores", explicó a La Capital Omar Cáceres, el presidente de Mil Hojas.

—¿Los ladrones contaban con información de los movimientos de la cooperativa?

No sé, pero estas personas entraron justo en el horario en el que cambia el turno ya que el primer grupo de trabajo finaliza habitualmente a las 18 y el segundo comienza a las 20, aseguró el cooperativista.

Todos los pasos de los malhechores quedaron registrados en las imágenes de las vidoecámaras instaladas en el amplio local. "Se observa que entraron tres hombres con las caras tapadas con alguna ropa. Aparentemente estaban desarmados", dijo Cáceres lamentándose mucho por lo ocurrido.

Fuerte quebranto. El presidente de Mil Hojas se lamentó por el quebranto económico ocasionado a la cooperativa. "Es un daño importante porque nosotros juntamos todos los días la plata con mucho esfuerzo. Llevar adelante el emprendimiento nos cuesta mucho y este robo nos hace bastante mal", sostuvo.

Una fuente de la fiscalía indicó que, a través del registro fílmico del atraco se puede presumir que uno de los asaltantes tiene unos 60 años y los dos cómplices entre 30 y 40. "El lugar tiene muchos pasillos y recovecos. Por lo tanto los ladrones tenían un conocimiento previo de dónde estaba la caja fuerte. Además hay otra caja de seguridad que no abrieron", indicó el portavoz.

A su vez el vocero indicó que, a raíz de que la caja de seguridad donde estaba el dinero sustraído tiene dimensiones pequeñas, la fiscal Valeria Haurigot pidió un informe con la documentación que acredite la cantidad de dinero denunciada. Y también manifestó que los efectivos de Rastros de la Policía Científica no encontraron indicios concretos de los pasos de los maleantes.

El atraco ocurrió en jurisdicción de la comisaría 6ª y el caso es investigado por la fiscal Haurigot y la Policía de Investigaciones.

Se hizo pasar por paciente y se llevó $ 30 mil de un consultorio

Un consultorio odontológico situado en la zona del parque Independencia fue asaltado el martes a la tarde por un ladrón solitario. El hombre entró al lugar a cara descubierta y, según trascendió, simuló ser un paciente. Entonces inició la conversación con la recepcionista de la clínica para preguntarle por productos de uso medicinal en tratamientos específicos. Pero luego de unos pocos minutos desenfundó un arma de grueso calibre, redujo a quienes se encontraban en el lugar y se llevó una suma que rondaría los 30 mil pesos.

La clínica, situada en bulevar 27 de Febrero al 1900, funciona mañana y tarde en horario cortados, con lo cual se presume que el ladrón manejaba al momento del robo una mínima inteligencia; tanto por la información del dinero que había en el lugar como por los horarios en que menos gente había.

El titular del consultorio es Federico S. y su especialidad es el trabajo de ortodoncias. El consultorio es un salón que da a la calle por medio de una gran vidriera, con lo que desde afuera pueden obsevarse los movimientos. A ultima hora y ya con pocos pacientes dentro, el delincuente tocó el portero y entró como un paciente más. Preguntó a la recepcionista por el doctor y entabló una conversación hasta que esgrimío un arma de fuego. Luego preguntó insistemente por el dinero y el odontólogo le habría entregado esa importante suma.

¿Filmado? Al actuar a cara descubierta se descuenta que no sería un ladrón de la zona. Una serie de cámaras que se encuentran en las cercanías habrían tomado al escena del ingreso del hombre al consultorio pero se desconoce si la clínica tiene cámaras y si pudieron registrar el robo en el interior.

Una vez logrado el importante botín, y al cabo de unos pocos minutos, el ladrón huyó por la misma puerta por la que ingresó dejando maniatados e imposibilitados de perseguirlo a los clientes y a los empleados de la clínica que funciona allí "desde hace dos años", según dijo un vecino. Ese mismo hombre relató algunos trascendidos del robo y episodios de violencia y arrebatos que suceden habitualmente en las manzanas del barrio.

La denuncia por el caso quedó radicada en la seccional 5ª e interviene la fiscalía de flagrancia en turno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS