Policiales

Comisario retirado sigue preso acusado de enviar pornografía infantil por Whatsapp

Le imputaron cinco hechos de distribución de imágenes. Su ex pareja fue imputada en Santa Fe por facilitar que sus nietos fueran fotografiados

Jueves 16 de Septiembre de 2021

Un comisario inspector retirado de 65 años que prestó servicio en la policía rosarina fue imputado de distribución de pornografía infantil agravada en una investigación con vínculos en los departamentos San Martín, Las Colonias y San Jerónimo por la cual ya había sido detenida su ex pareja, de la misma edad. Se trata de Carlos Daniel C., a quien la fiscal de Delitos Contra la Integridad Sexual Noelia Riccardi le atribuyó haber enviado, simulando ser otras dos personas, mensajes de Whatsapp con contenido de pornografía infantil que muestran a menores de 13 años desnudos y se observan tocamientos por parte de adultos.

El ex policía también fue acusado de amenazar a una mujer enviándole, por la misma red social, mensajes con contenido de porno infantil y también por la portación ilegal de un arma de fuego de guerra. El juez de primera instancia Carlos Leiva dictó para el ex policía prisión preventiva efectiva por 60 días.

Denuncias

Una serie de denuncias de vecinos de Gálvez, San Carlos Centro, Carlos Pellegrini, Rosario y El Trébol que reportaban haber recibido vía WhatsApp en sus celulares imágenes y videos de niños pequeños producidos con fines sexuales disparó una investigación que terminó con dos imputados.

Victoria L., una mujer paraguaya de 65 años ex pareja del comisario retirado, fue detenida la semana pasada en Gálvez. Los fiscales de la capital provincial Alejandro Benítez y Marcelo Nessier la acusaron en el marco de una investigación por pornografía infantil en la que las víctimas son sus tres nietos menores de edad y quedó en prisión preventiva por orden de la jueza santafesina Susana Luna.

“La investigación se inició a raíz de que distintas personas denunciaron que habían recibido en sus teléfonos celulares, imágenes y videos de niños muy pequeños en los que se veían sus genitales y que habían sido producidos con fines sexuales”, comentó el fiscal Benítez. “A partir de esa información comenzamos a indagar y llegamos a la imputada”, indicó el fiscal para agregar que la sospechosa “fotografió y filmó a dos niñas y un niño sin ropa y con fines predominantemente sexuales”. Al momento de disponer la cautelar, la magistrada ponderó los derechos de los niños y de las niñas”, valoró el fiscal.

>>Leer más: Detuvieron a un ex comisario rosarino en una causa por pornografía infantil

En el marco de esa investigación el lunes pasado fue detenido Carlos C. en Casaccia al 5500, en la zona sudoeste de Rosario. El comisario retirado escuchó el miércoles a la tarde la acusación de la fiscal Riccardi como autor del delito de distribución de pornografía infantil agravada en cinco hechos. Además le achacaron una amenaza simple, encubrimiento agravado y la tenencia ilegítima de un arma de fuego de guerra. Alojado en el Order de la cárcel de 27 de Febrero al 7800, el comisario presenció la audiencia por videoconferencia.

Niños desnudos

Cuatro de los hechos por los cuales fue imputado Carlos C. fueron calcados en su mecánica y ocurrieron los días 25 de agosto, 7, 8 y 10 de septiembre. Los denunciantes, que no tenían conexión con el policía retirado, dijeron haber recibido por WhatsApp mensajes de índole sexual de difícil reproducción de parte de dos personas identificadas con sus nombres y apellidos, a los que se le sumaban videos y fotos de dos niñas y un niño de 3 y 7 años sin ropa y con fines predominantemente sexuales.

Además le imputó un hecho de amenaza simple contra una mujer a la que el 16 de agosto pasado le envió “una foto de ella y dos fotos de ella y de su hijo de 7 años, y de su sobrina”. A esas imágenes les agregó fotos con representaciones explícitas de los genitales dos nenes de 3 y 7 años. El combo acusatorio se completó con el secuestro el día de su detención de una pistola 9 milímetros marca Taurus con su numeración limada y 16 proyectiles del mismo calibre, un cargador y 37 municiones 9 milímetros secuestradas en su casa.

Entre los indicios aportados por la fiscal se destacaron los testimonios de dos hijos de Victoria L. que reconocieron que los niños fotografiados eran sobrinos e hijos.

La fiscalía solicitó la prisión preventiva del imputado por el plazo de ley, es decir al menos dos años hasta que la causa sea elevada a juicio, y pidió pericias a su teléfono celular. La defensa del policía retirado se opuso al pedido de preventiva, pidió que fuera atendido por una afección cardiológica y que fuera liberado bajo fianza. Puesto a resolver, el juez Leiva dictó la prisión preventiva retirado por 60 días.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario