Baigoría NARCOTRÁFICO

Comienzan a juzgar en Santa Fe a la banda narco del "Cabezón" Baigoría

El hermano de un ex jefe policial y un hijastro del procesado Luis Paz aparecen como líderes de una banda que ingresaba drogas a la provincia

Miércoles 07 de Octubre de 2020

El ex sargento de la policía santafesina Eduardo Oscar “Cabezón” Baigoría y Emanuel “Enano” González, hijo de la concubina del detenido empresario y ex mánager de boxeo Luis Paz, se sentarán hoy en el banquillo del Tribunal Oral Federal de Santa Fe junto a otras siete personas acusadas de integrar una banda narco ligada con organizaciones criminales de Paraguay y Bolivia desbaratada en octubre de 2018.

El cronograma del debate ante el tribunal compuesto por José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Lauría tiene por delante el peregrinar de 150 testigos y se extenderá, según se prevé, hasta principios de 2021 con audiencias a realizarse los jueves y viernes. El fiscal será Martín Suárez Faisal.

Del expediente que llega a juicio se desprendió una causa conexa que el 10 de diciembre de 2018 concluyó en la detención de Luis Paz, procesado y detenido en la cárcel de Ezeiza como organizador de una banda narco y lavado de activos proveniente de esa actividad. El ex empresario era padre del asesinado Martín “Fantasma” Paz, acribillado el 8 de septiembre de 2012 en Entre Ríos y 27 de Febrero de Rosario.

Los vínculos entre Paz y Baigoría fueron revelados a través de una serie de comunicaciones telefónicas entre ambos que permitieron establecer que el ex mánager de boxeo rosarino mantuvo estrechos lazos con el financiamiento de cargamentos de drogas y el posterior delito de lavado de activos tanto en Santa Fe como en Rosario.

>> Leer más: Piden elevar a juicio el accionar de una banda narco liderada por un policía

Viajes repentinos a Bolivia y Paraguay, la compra reiterada de dólares a un arbolito con parada en la céntrica esquina de San Martín y Tucumán de la ciudad de Santa Fe, mensajes cómplices con espías de Gendarmería Nacional para obtener protección en el recorrido de los cargamentos hasta la capital provincial y una serie de contactos con vendedores barriales de drogas son los grandes trazos que sirven para definir uno de los ramales de la banda que componían el Cabezón Baigoría, hermano de un ex subjefe de la policía santafesina, y el Enano González, hijastro de Luis Paz. Una banda que tenía como afluente además al asesinado Mario “Gringo” Visconti, miembro de la barra brava de Rosario Central que supo ser ladero del hoy también detenido Andrés “Pillín” Bracamonte.

De hecho, el hilo inicial de esta causa fue a inicios de 2016 cuando la Fiscalía federal empezó a seguir al Gringo Visconti, ejecutado el 31 de mayo de ese año en un camino rural lindante con el cementerio de Ybarlucea.

De acuerdo a la acusación, la organización estaba lideraba por el Cabezón Baigoría y el Enano González como “organizadores de actividades ilícitas de comercialización y transporte de estupefacientes, cuyo principio de ejecución fue anterior a diciembre de 2015 y extensivas hasta el 4 de abril de 2018”. Ellos eran titulares de la empresa La Distinción SRL, con asiento en Santo Tomé y dedicada a los servicios de grúas, remolques y reparación y compraventa de vehículos. Los dos, para la Fiscalía, fueron en algún momento los mayores exponentes del negocio narco en la capital provincial.

Junto a ellos habrá otras siete personas en el banquillo que ocupaban distintos roles en la organización, entre los cuales se destacan tres agentes de Gendarmería Nacional: el sargento Damián Omar “Perro” Sosa y los cabos Santiago Armando Alejo y Jorge Ismael Britos.

Entre los imputados también está Jorge Ramón Correa, de 40 años, un misionero detenido en 2017 cuando traficaba cuatro kilos de cocaína por la localidad salteña de Las Lajitas y que, se presume, eran para Baigoría. También serán enjuiciados Estela María “Mari” Castillo y Osvaldo Ramón “Diablo” Salva, detenidos por vender drogas en pasaje Irala al 4400, en el barrio Villa del Parque de la capital provincial. En la misma línea quedó Cristian Pablo Mansilla, detenido por tener en su casa de Lavalle al 3100 de Santa Fe 33 gramos de cocaína para la venta.

>> Leer más: Santa Fe: indagan a dos gendarmes por protección a narcos

El origen de la pesquisa judicial surgió de cuatro procedimientos en diferentes puntos del país. El primero se remonta al 12 de diciembre de 2015 cuando en un control de Gendarmería Nacional en la ciudad formoseña de Clorinda fueron detenidos el cuñado de Baigoría, Cesar Castagnino, y el policía Javier Maximiliano Domínguez, quienes transportaban 32 kilos de cocaína en un Mercedes Benz. Otro procedimiento fue el 8 de julio de 2016 cuando policías de Misiones detectaron que los ocupantes de una camioneta Ford Ranger abandonaron un cargamento con 561 kilos de marihuana en un camino vecinal de la localidad de Apóstoles. En aquel procedimiento los investigadores apuntaron a Baigoría ya que fue visto en un Suzuki Fun rojo que iba adelante de la camioneta abriendo el camino. Inclusive fue demorado pero recuperó la libertad.

Un año después, el 13 de diciembre de 2017, fue detenido en un puesto caminero de Las Lajitas el “Flaco” Correa cuando iba en una Chevrolet S-10 con 4 kilos de cocaína escondidos en el paragolpes y tenía por destino la ciudad de Santa Fe, donde los días previos había estado con Baigoría en una escribanía para firmar la autorización de conducir uno de los vehículos del ex agente policial. Por último, el circuló se cerró cuando se allanó una finca en el kilómetro 2 de la ruta nacional 19, en Santo Tomé, donde se hallaron 700 gramos de cocaína el 16 de marzo de 2018. Entonces un hombre le dijo al jefe del operativo que la droga era de Baigoría y González.

Como otro desprendimiento de esta causa, a fines de junio de 2019 el juez federal Miño procesó a José Isidoro “Chato” Soria, apuntado como quien participó del envío de 4 kilos de cocaína desde el norte del país a Santa Fe el 13 de diciembre del 2017. Y Daniel Alejandro “Dani” Fedorichek, quinielero oriundo de la misionera localidad de Apóstoles, acusado de haber participado del transporte de más de media tonelada de marihuana con destino a Santa Fe cortado en un control caminero el 8 de julio del 2016.

Hace un mes, en un procedimiento abreviado, la magistrada federal santafesina María Ivón Vella condenó a cinco personas que tendrían vínculos con la causa Baigoría. Entre ellos Jorge Rafael “Tato” Amarillo, sobrino del ex policía e hijo de un oficial retirado, que fue detenido el 17 de marzo de 2018 en su casa de Santo Tomé donde se secuestraron 708 gramos de cocaína y 1,106 kilogramos de marihuana. A partir de esta detención el juez federal Aldo Mario Alurralde ordenó otros cuatro allanamientos en los que cayeron Agustín Santiago Sanchetti, Facundo David Cejas, Jonatan David Segovia y Juan Edgardo Ludueña. Tras un acuerdo de partes, Amarilla acordó una pena de 4 años y 2 meses de prisión por tenencia de drogas con fines de comercialización. Por el mismo delito Sanchetti, Segovia y Cejas recibieron 4 años de condena y Ludueña recuperó la libertad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario