POLICIALES

Comenzó el juicio contra el "Gordo Brian" por el crimen de un chico de 16 años en Ludueña

El fiscal Gastón Avila pidió 20 años de prisión para Brian Sánchez por matar de un disparo a Nahuel Duarte en noviembre de 2018

Miércoles 07 de Abril de 2021

“Queremos que se haga justicia y se limpie el nombre de Nahuel”. El pedido de una hermana de Nahuel Duarte fue transmitido a este diario pocos días después de que que al chico de 16 años lo mataran de un disparo en el barrio Ludueña Sur, en noviembre de 2018. Por el crimen fue detenido “el Gordo Brian”, como conocían en la zona a un joven sindicado como soldadito de un grupo narco. El acusado negó haber sido el autor del ataque pero un amigo de la víctima lo identificó. En la mañana de este miércoles comenzó a ser juzgado por el crimen y el fiscal Gastón Avila solicitó para él una pena de 20 años de prisión como autor de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

El juicio oral comenzó a las 7.30 en el Centro de Justicia Penal. Brian Omar Sánchez llegó al debate acusado por los delitos de homicidio agravado por el uso de arma y portación ilegal de arma de guerra. El tribunal está integrado por los jueces Hebe Marcogliese, José Luis Suarez y Hernán Postma. Ante ellos el fiscal solicitó en sus alegatos de apertura que Sánchez sea condenado a 20 años de prisión. La defensa está a cargo de Marcelo Argenti.

El crimen ocurrió el 29 de noviembre de 2018 a las 00.30 en Magallanes entre Navarro y el pasaje 1517. Nahuel estaba con dos amigos en un pequeño playón frente a la torre 3 del Fonavi que se levanta en el lugar, a dos cuadras de su casa. Un chico de 15 años que acompañaba a la víctima contó que un hombre que iba acompañado por otros dos les salió al cruce y le disparó a Nahuel en el abdomen. Lo reconoció como “Gordo Brian”, a quien identificó como soldadito de un narco, y dijo que llevaba una pistola negra en la mano. El adolescente fue trasladado al Hospital Clemente Alvarez pero falleció dos horas después por el daño irreparable que le provocó el proyectil.

>>Leer más: Ultimaron a un chico por una venganza narco en barrio Ludueña

En ese momento los vecinos ubicaron el crimen en una disputa territorial narco, pero la familia de Nahuel negó que el chico estuviera vinculado a la venta de droga. “Queremos que se limpie el nombre de Nahuel. Él estaba trabajando como ayudante de albañilería y plomería porque había sido papá dos días antes de que lo mataran y tenía que ayudar a su mujer y a su hijito. No estaba metido en nada raro, queremos que se haga justicia, queremos saber qué pasó”, dijo a este diario Débora Molina, una de las hermanas del muchacho.

A pesar de su corta edad, Nahuel había sido padre de un niño que quedó internado en la sala de neonatología de la Maternidad Martin. “Era un chico bueno. Hasta el año pasado iba a la escuela del Padre Montaldo y no era para nada conflictivo”, aclararon a este diario referentes barriales de Ludueña. El chico vivía en Tucumán y Solís con su novia y sus suegros. Se quedó allí luego de ponerse de novio y de que su madre se mudara a Nuevo Alberdi.

>>Leer más: La familia de Nahuel Duarte reclama "limpiar su nombre"

“Mi mamá le decía que era muy chico para quedarse, pero él quería estar con la novia. Dejó la escuela, pero empezó a trabajar como ayudante de albañil y plomero porque la mujer estaba embarazada y él decía que tenía que ayudar", narró su hermana cuando aún no habían declarado los testigos del ataque.

La investigación por entonces a cargo del fiscal Miguel Moreno dio con amigo de la víctima que declaró como testigo de identidad reservada que mencionó al “Gordo Brian”. La noche del 30 de noviembre de ese año policías de la comisaría 12ª lo ubicaron en Barra y Arévalo cuando caminaba con una chica a la que le pasó un arma de fuego. Los apresaron y al requisar la mochila de la chica, Brenda H., de 19 años, encontraron una pistola calibre 9 milímetros con 13 cartuchos en su cargador.

Sánchez fue imputado por el caso horas después de que el principal testigo lo identificara en una rueda de reconocimiento, medida que el por entonces defensor del detenido cuestionó porque circulaba una foto del acusado con los ojos cubiertos por un rectángulo negro, difundida por el Ministerio de Seguridad. En la primera audiencia el imputado pidió declarar y dijo que escuchó desde su casa los tiros con los que habían atacado a Duarte.

>>Leer más: Imputado de matar a un adolescente dijo que no tuvo nada que ver

Sostuvo que en el momento del hecho él estaba en su casa con su esposa y con una pareja amiga charlando y tomando una coca cuando, cerca de las 0.50, oyeron una serie de detonaciones: "Se escucharon cuatro impactos de bala y ellos (sus amigos) fueron a ver. Al ratito vuelven y me dicen que me estaban buscando por un homicidio cuando yo siempre estuve en mi casa. ¿Cómo puede ser eso?”, se preguntó, dos años antes de ser sometido a juicio por el homicidio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS