Policiales

Cinco imputados por integrar una banda que asaltaba casas en la zona de la comisaría 15ª

Los robos se cometían tras un llamado al teléfono fijo de las viviendas para constatar que no estuvieran los dueños

Martes 29 de Junio de 2021

Una serie de robos cometidos en casas cercanas entre sí en los alrededores de la comisaría 15ª, desvalijadas en ausencia de sus dueños, despertaron la alarma de los vecinos. Armaron un grupo de WhatsApp, comenzaron a filmar movimientos extraños o a anotar las patentes de autos que merodearan la zona. Así llegaron el año pasado a apuntar un vehículo en el que fueron detenidos tres acusados de perpetrar hechos con la modalidad de “escruche”. A partir de las pericias a sus teléfonos, este lunes además fueron imputados junto a otros dos hombres por integrar una asociación ilícita dedicada a ese tipo de delitos. Los cinco quedaron en prisión preventiva por el plazo legal de dos años.

Los incidentes se sucedieron en el último año y medio en un triángulo que abarca los barrios La Guardia, Tiro Suizo y Mathew. La investigación que encabezó el fiscal Fernando Dalmau descubrió que integrantes de la organización recorrían esa zona para apuntar las casas a asaltar. Simulaban ser vendedores ambulantes para obtener datos y conseguían los teléfonos fijos de las viviendas para llamar antes de entrar en acción, a fin de asegurarse de que los dueños no estuvieran presentes.

De este modo, al menos seis viviendas fueron violentadas y despojadas de televisores, computadoras, electrodomésticos, joyas, dinero en efectivo y vestimenta. Cinco personas fueron imputadas la mañana de este lunes por cometer estos hechos al integrar con distintos roles una asociación ilícita. El juez Gustavo Pérez de Urrechu les dictó la prisión preventiva por el plazo legal de dos años, medida que podrá revisarse en treinta días.

>>Leer más: Vecinos de zona sur piden seguridad y el cese de los robos en viviendas

Leandro C., de 23 años, fue imputado como el líder del grupo. Se le atribuye haberse ocupado de la logística, la selección de viviendas, la convocatoria a quienes participaban en los robos y la gestión de los vehículos para el traslado de los ladrones. El conductor solía quedar esperando frente al domicilio como “campana”. En carácter de miembros fueron imputados Iván M., de 23 años, Augusto Ignacio G., de 24 e Iván M., de 23. Los tres habían sido detenidos en agosto del año pasado cuando los vecinos llamaron a la policía al observar un auto Peugeot 307 gris marcado en dos robos previos.

A raíz de la información que se obtuvo al abrir sus celulares el viernes fueron detenidos otros dos implicados como integrantes: Mario Alberto B. y Osvaldo Nicolás C., ambos de 40 años. Otros dos hombres apodados “Mojarrita” y “Diente”, señalados por aportar vehículos a la banda, se encuentran prófugos. El fiscal delimitó las actividades del grupo dentro de un plazo comprendido al menos entre el 26 de junio y el 15 de agosto de 2020.

Ese día fueron detenidos los tres primeros. Por entonces los vecinos se habían organizado en un grupo de WhatsApp llamado “Vecinos Alerta”, aún vigente, que llegó a nuclear a 130 participantes. A las 13.30 de aquel sábado efectivos del Comando Radioeléctrico fueron convocados hasta la esquina de Benito Juárez y Yugoslavia. El llamado al 911 refería que allí se encontraba un Peugeot 307 gris que el día anterior había estado dando vueltas por la zona. Los mismos vecinos aportaron fotos y filmaciones del auto, donde fueron apresados C., ahora sindicado como jefe, e Iván M.

En el mismo lugar fue detenido a un tercer hombre que iba a pie y contestó nervioso ser un vendedor ambulante de papel higiénico. “Ese también andaba con ellos, mirá la ropa que tiene y los aros y los anillos de oro, eso no se lo compra vendiendo papel”, apuntó uno de los vecinos mientras Augusto G. se sumaba al grupo de detenidos. Llevaba un reloj Festina reconocido como propio por una de las víctimas.

Días después, el trío fue imputado por dos hechos. Uno había ocurrido un día antes en una casa de Pasaje del Campo al 4800 donde, luego de escalar al techo y saltar al patio trasero, los ladrones rompieron una reja y se apoderaron de un televisor Smart, una guitarra eléctrica, un control remoto y auriculares. Un vecino filmó cuando se iban en Un Peugeot gris que los esperaba en la calle.

El otro robo fue el 26 de junio en una vivienda de Corrientes al 4700 donde treparon a un balcón para levantar la persiana. Se apropiaron de un televisor, tres computadoras, una tablet, ropa deportiva, cosméticos, cien mil pesos, mil dólares, cien euros, celulares, herramientas y cosméticos. También en esa ocasión partieron en un Peugeot 307. Un vecino anotó la patente al verlo estacionado en la puerta.

>>Leer más: Asociación ilícita, una figura que salió a la luz para atacar el crimen organizado

Ese grupo, en prisión desde entonces, fue imputado por robo agravado por ser cometido en un lugar poblado y en banda. Leandro C. sumó el delito de encubrimiento por conducir ese auto que había sido robado en Casilda. El análisis de los teléfonos que les secuestraron arrojó gran cantidad de cruces de llamadas. Se determinó que decían “buscar cancha” cuando elegían una vivienda a vaciar y usaban la expresión “¿vas a jugar mañana?” como convocatoria a un hecho. En un momento en que las canchas de fútbol 5 estaban cerradas por la pandemia.

Los cruces y mensajes dieron la pauta de la actuación de una misma banda vinculada a robos similares. Según planteó el fiscal al detallar la evidencia, las antenas detectaron a dos de esos celulares en la zona de la casa de Pasaje del Campo cuando se cometía el robo. En los mensajes se hallaron referencias a los costos de electrodomésticos y televisores, además de fotos eliminadas pero en las que se distingue la silueta de ese tipo de objetos. También se detectaron llamadas a teléfonos fijos de la zona.

El señalado como jefe sumó una imputación por un robo cometido la noche de Navidad de 2019 en una casa de la zona donde se detectó su huella digital. Son al menos seis los episodios relacionados que se investigan. A los dos detenidos el viernes pasado no les adjudican la intervención en algún hecho concreto pero sí, en el caso de Osvaldo C., haber aportado listas con direcciones, nombres y teléfonos fijos. A Mario B., haber sido convocado a “jugar”. “

“Estoy re engripado”, respondió B. en uno de los mensajes citados en la causa, a lo que el detenido como jefe de la banda respondió: “Pero vos te pasás de boludo, si lo único que tenés que hacer es manejar”. También le endilgaron el hurto del celular de la empleada de un local de Rioja al 1300 cometido el 21 de octubre del año pasado, hecho que fue registrado por las cámaras del comercio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario