Policiales

Centenares de pibes en una nueva "Marcha de la gorra"

Es la segunda que se realiza en Rosario. Jóvenes de los barrios pidieron no ser discriminados y tener los mismos derechos que hay en el centro de la ciudad.

Viernes 29 de Noviembre de 2019

Llegaron desde distintos barrios de la ciudad con una consigna que los une: “Tu seguridad nos limita, nuestra resistencia es infinita”. Era un centenar de pibes y pibas que sienten en carne propia la discriminación, la marginalidad, la persecución y el desinterés de los habitantes de otros sectores rosarinos, de la policía y del Estado mismo por ser lo que son: pobres que viven más allá de los bulevares. Con pancartas y banderas, apoyados por organizaciones sociales y políticas, caminaron desde la plaza 25 de Mayo hasta la plaza San Martín, donde realizaron talleres, rapearon y expusieron muchas de las cosas que hacen a diario en sus hábitats naturales.

   Fue “La marcha de la gorra”, en la que los jóvenes pusieron énfasis en que sus viseras no los hacen diferentes a los demás y que las gorras de aquellos a quienes el Estado empodera para garantizar la seguridad los tienen en la mira.

En primera persona

“Queremos mostrar que nosotros no somos peligrosos sino que estamos en peligro, que acá no hay malos ni buenos sino gente con posibilidades y otros que no las tenemos”, dijo Elías, un joven de Villa Gobernador Gálvez que se contó entre los organizadores del evento.

   “Hoy en los barrios estamos discriminados, marginados, perseguidos por vestirnos diferente, por pensar diferente, por actuar diferente ya que venimos de una cultura distinta a la que otra parte de la sociedad está acostumbrada a vivir”, agregó.

   “Lo que nosotros queremos es tener acceso a más educación, más salud, más trabajo, más derechos, más posibilidades de crecer en la vida. No puede ser que por nacer en un determinado barrio nosotros estemos marcados y nos veamos privados de cosas a las que otros acceden”, sostuvo a su vez Luciana, que vive en villa La Lata.

   La joven dijo que los chicos de los barrios “hoy no tienen la posibilidad de estudiar porque tienen que salir a trabajar y eso les quita posibilidades de crecer. Encima, si salís a pasear por el centro con la visera puesta o determinada ropa la policía te marca y muchas veces te detiene por portación de cara. Eso también queremos demostrar, que nuestras viseras se diferencian de la gorra de la milicada.”

Verdugueados

Otro de los que participó de la marcha fue “Pepo”, un muchacho que vive en la calle y que con su redoblante acompañó el reclamo. “Estamos abandonados por el Estado, nadie nos respeta. Los otros días la policía me paró con un compañero porque andábamos a la noche con las viseras, nos pidieron los documentos, nos verduguearon, pensaban que llevábamos algo encima y no teníamos nada. Nos subieron a un patrullero, no nos dejaban hablar y nos tuvimos que comer una situación de mierda sólo por ser como somos, por tener las caras que tenemos. Yo sólo pido que se me respete como nosotros respetamos a los demás....acá no hay negros de mierda, hay jóvenes que no tenemos las mismas posibilidades que tienen otros y no por eso somos malas personas”.

   La marcha, que nació en Córdoba en 2007, tuvo ayer su segunda experiencia en Rosario. La idea es que el Estado escuche los reclamos de los pibes que ayer repudiaron “la estigmatización y criminalización de la pobreza, la exclusión, la discriminación y la represión por parte de las fuerzas de seguridad.”

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario