Policiales

Cayó en un intento de robo el dueño del bar donde asesinaron a Pimpi

Es Orlando "Toro" Gutiérrez, quien fue detenido junto a un cómplice la tarde del jueves. Abordaron en la autopista a Santa Fe a dos corredores de cereales que llevaban 30 mil pesos.

Sábado 05 de Junio de 2010

El Toro Orlando David Guitérrez está otra vez tras las rejas. El copropietario del bar Ezeiza, el local frente al cual acribillaron a tiros a Roberto Pimpi Camino el pasado 19 de marzo, fue detenido el jueves por la tarde acusado de participar en un intento de robo calificado contra dos corredores de cereal oriundos de Córdoba y que se registró en el kilómetro 0 de la autopista Rosario-Santa Fe. Junto al Toro cayó otro hombre con prontuario abierto al que apodan Tero, de 39 años. Según confiaron los investigadores, los detenidos circulaban en una moto tipo enduro y tenían un auto de apoyo, pero fueron sorprendidos por un agente policial que atinó a pasar por el lugar y les desbarató el plan. En su poder tenían una pistola calibre 40 con proyectiles de punta plana.

“Tenían un dato muy fino”, comentó ayer uno de las investigadores del fallido atraco. Pero además de contar con buena información, los maleantes armaron una logística que les permitió hacer un seguimiento sobre su objetivo, un Ford Focus color champán, desde el centro rosarino hasta la salida de la autopista a la capital provincial. “Las víctimas aseguran que vieron varias veces el vehículo que usaron los ladrones como apoyo, pero no les provocó temor. Es más. Cuando se les cruzó el auto, lo que motivó el inicio del golpe, venían charlando sobre las cualidades de ese modelo”, explicó un vocero.

Un lindo auto. Guillermo C., de 56 años, y Daniel B., de 46, son corredores de cereal de una empresa afincada en la localidad cordobesa de San Francisco y tienen una oficina comercial en el centro de Rosario, más precisamente en Córdoba al 800. El jueves por la mañana llegaron a la ciudad para realizar una serie de transacciones comerciales. Aproximadamente a las 15 se subieron a su Ford Focus y emprendieron el regreso a sus pagos llevando un maletín con 30 mil pesos. Se fueron paseando: tomaron por la costanera rosarina, por avenida Colombres y empalmaron la Circunvalación tras pasar por debajo del puente a Victoria para buscaron la salida a la autopista a Santa Fe. Los investigadores comentaron que las víctimas del atraco destacaron que varias veces, en ese largo trayecto, vieron un auto marca Renault que seguía su camino pero que no les pareció que los estuviera siguiendo.

Es más. Cuando aquel Renault les cortó el paso a pocos metros del ingreso a la autopista, los cerealistas iban comentando que sería bueno comprar uno de esos vehículos para la empresa. “Estaban por empalmar la autopista cuando el Renault los pasó y les clavó los frenos adelante. Con el Focus ya detenido apareció en escena una moto con dos tipos armados: El Toro y Tero”, relató una fuente. Ante el imprevisto, el conductor del Focus puso marcha atrás e intentó mover el auto, pero entonces escuchó un estallido en la puerta derecha y paró el auto. Fue cuando uno de los maleantes (que sería el Tero ya que tiene la mano lastimada) rompió una de las ventanillas. “Dame la plata”, gritó el asaltante y como respuesta los agentes cerealeros ofrecieron 2 mil pesos que llevaban en las billeteras. “Te dije que me dieras la plata”, fue la nueva exigencia del Tero en alusión al maletín.

Cambio de rumbo. Mientras eso sucedía, y sin que los ladrones se percataran, sucedieron dos hechos que cambiarían la historia. Un automovilista que vio la escena alertó a un móvil de la Patrulla de Caminos que realizaba un control de cargas a unos 200 metros del lugar del robo. En ese mismo momentos, por la colectora de la avenida de Circunvalación y en sentido norte-sur, pasó un agente policial que se desempeña en la alcaidía de Jefatura y se dirigía hacia su domicilio tras realizar un servicio adicional. A unos 70 metros del lugar del atraco, el policía escuchó el disparo de la calibre 40 disparado por los delincuentes y vio su accionar. Entonces se acercó al lugar, bajó de su auto y se identificó como policía. La respuesta fue un breve intercambio de balazos. Enfrentados, los maleantes dejaron la moto tirada y salieron a correr a campo traviesa mientras el Renault que le había cortado el tránsito a los intermediarios cordobeses se dio a la fuga.

Pocos minutos pasaron para que los efectivos de la seccional 34ª llegaran al lugar y detuvieran a Gustavo Adrián Tero López, de 39 años y domiciliado en barrio Triángulo y Moderno. El hombre tiene cinco antecedentes policiales y dos condenas: una a 7 años y 6 meses en 1996 y otra a 11 años de prisión en 2001. A pesar de esta última condena tiene acreditados antecedentes durante el año 2004. A unos pocos metros, efectivos de Patrulla de Caminos apresaron a Orlando Daniel El Toro Gutiérrez, de 37 años, quien está ligado a la noche rosarina y tiene un historial similar a su compinche (robo calificado, abuso de armas, lesiones y amenazas entre otros), aunque sus dos condenas fueron leves: a tres meses y posteriormente a 2 años. Además está encausado en la investigación por el crimen de Roberto Pimpi Camino (ver aparte). A los maleantes se les secuestró una moto marca Suzuki tipo enduro pintada de negra aunque por algunos raspones se podía adivinar que su color natural era azul. También se les incautó una pistola marca Bersa calibre 40.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS