Policiales

Cayó con un arma y una nota frente a un negocio baleado

Un hombre de 50 años estaba a bordo de un auto frente al comercio atacado. Llevaba una pistola calibre 9 milímetros y una extraña misiva.

Sábado 14 de Septiembre de 2019

Las calles de Rosario muchas veces parecen guionadas por un escritor de realismo mágico. El sábado pasado un grupo comando atacó a balazos una distribuidora de Constitución al 5100, entre Lamadrid y Boman, matando a Cristian Beliz, de 25 años, e hiriendo a tres personas. Una de ellas es Oscar "Manco" García, el dueño del lugar, quien recibió al menos cuatro disparos por la espalda y aún está internado. El "Manco", de 47 años, fue sindicado por fuentes policiales como jefe de una asociación ilícita dedicada a la usurpación de viviendas en la zona sur de Rosario con métodos de extrema violencia y balaceras, todo eso en medio de un contexto narcocriminal. Por esa causa acordó en un proceso abreviado una condena a 3 años de prisión condicional.

Cinco días después del ataque que lo dejó tendido en la cama de un hospital, un hombre de 50 años fue detenido frente a la distribuidora del "Manco" a bordo de un utilitario portando una pistola calibre 9 milímetros y llevando una extraña misiva en su poder.

Pero no fue la única novedad que se produjo en el caso. El miércoles el fiscal Matías Edery, de la Unidad de Delitos Complejos, se constituyó el una sala del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez para tomarle declaración al "Manco" García. El hombre, quien se repone de los cuatro balazos que recibió el sábado, aceptó declarar.

Fuentes judiciales indicaron que García "está furioso" por el atentado a balazos que sufrió en la vereda de su distribuidora. Y que identificó a la persona que ejecutó el contrato para matarlo, quien sería un familiar suyo. En ese marco apuntó contra un peso pesado del hampa local como ideólogo del ataque.

Llamado de alerta

Con este mar de fondo, el jueves pasadas las 8.30 un móvil del Cuerpo de Guardia de Infantería llegó a las inmediaciones de la distribuidora del "Manco". Habían recibido un alerta desde la central del 911. En el llamado, un vecino dijo que un utilitario Peugeot Partner rojo estaba estacionado a metros de la distribuidora con una persona en su interior en "actitud sospechosa".

Cuando los policías llegaron identificaron al conductor como Juan Ramón M., de 50 años, con residencia en Villa Gobernador Gálvez. Al revisar el vehículo los uniformados encontraron una pistola Thunder Pro Ultra Compact calibre 9 milímetros con 11 cartuchos intactos en el cargador. Y además una extraña misiva.

De acuerdo a lo confiado por fuentes judiciales la nota estaba dirigida a "César", quien sería un familiar del "Manco". En la nota le aportaban datos sobre el supuesto autor material del ataque a balazos que mató a Beliz, hirió a García y a otros dos personas. También aportaba una foto del sindicado autor del ataque.

Tras ello los policías dieron parte a los fiscales Miguel Moreno, a cargo del expediente por la muerte de Beliz y la balacera del sábado; y a Matías Edery, quien estuvo a cargo de la investigación sobre la banda del "Manco" en la que García recibió la pena de tres años de condena en proceso abreviado.

Los fiscales ordenaron el secuestro del auto, la pistola y la misiva y la detención de Juan Ramón G., quien en principio será imputado hoy por la portación ilegal de arma. De acuerdo a lo precisado el detenido no tiene antecedentes.

Sin miramientos

El sábado pasado a las 8 de la mañana una camionera se detuvo frente al 5147 de calle Constitución, donde funciona una distribuidora reconocida en barrio Plata no sólo porque su fachada está pintada de rojo punzó y amarillo estridente. Sino porque se trata del negocio del "Manco" García, un histórico personaje sindicado como parte del mundo de la narcocriminalidad de la ciudad. A esa hora García estaba en la vereda junto a Beliz y dos de sus yernos. Además había una decena de personas haciendo compras.

De la camioneta, identificada como una Fiat Toro blanca, bajó quien iba en el asiento del acompañante, encapuchado y con una pistola calibre 9 milímetros. Mientras cruzaba por delante del capó, el conductor y una persona que estaba sentada en el asiento de atrás, comenzaron a disparar contra García y los suyos.

Beliz recibió nueve impactos, varios en la cabeza, y murió cuando lo conducían al Hospital de Emeregencias. El "Manco" fue alcanzado por cuatro proyectiles en la espalda. Los yernos recibieron un balazo en el hombro derecho uno, y el otro en una de sus manos.

La camioneta en la cual se movilizaban los atacantes había sido robada robada durante la misma madrugada del día del hecho en Ecuador al 700, en el barrio Belgrano, y luego apareció abandonada en Viamonte y Cullen. Según confiaron fuente de la pesquisa, el "Manco" podría quedar atado a una silla de ruedas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS