POLICIALES

Cayó "El Rey" del juego ilegal de Rafaela y lo vinculan a la causa iniciada en Rosario

Se trata de David Perona, de 44 años, a quien le incautaron más de un millón de pesos, 15 mil dólares y alahajas. Lo vinculan a Leonardo Peiti.

Sábado 08 de Agosto de 2020

La causa por juego clandestino, extorsión y asociación ilícita que lleva adelante la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA) y que en Rosario tiene a cinco personas imputadas, tuvo ayer su correlato en la ciudad de Rafaela con cinco allanamientos y la detención de un hombre al que todos conocen allí como “El Rey” del juego ilegal. En los procedimientos, llevados adelante por la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y el Organismo de Investigación (OI), se incautaron 15 mil dólares, más de un millón de pesos en efectivo, alhajas de oro y varios vehículos.

   Las requisas son un desprendimiento de la causa que investigan los fiscales Matías Edery, Luis Schiappa Pietra y Gisela Paolicelli al mando de María Eugenia Iribarren y que surgió tras detectarse una red de casinos clandestinos en el Gran Rosario manejados por una banda que, además, extorsionaba a empresarios de distintos rubros. Esa pesquisa derivó en la imputación a cinco personas, entre ellas el ex jefe de la Unidad Regional VI de policía, comisario retirado Alejandro “Pipi” Torrisi; y como organizador a Maximiliano “Cachete” Díaz, un hombre vinculado a la banda de Los Monos apresado desde el 15 de enero por organizar un ataque a tiros contra el casino City Center cuatro días antes, hecho en el que murió un apostador.

   Otro de los acusados es el empresario de juego Leonardo Peiti, quien al declarar en la audiencia imputativa destapó una olla a presión que tuvo consecuencias impensadas ya que denunció que a cambio del pago de una coima mensual al ahora suspendido fiscal Gustavo Ponce Asahad y a su jefe, el destituido fiscal regional Patricio Serjal, éstos le brindaban protección e información sobre posibles causas en su contra.

   En ese marco la investigación empezó a extenderse en la geografía provincial y llegó a “La perla del Oeste” santafesino en busca de David Alejandro Perona, de 44 años y conocido como “El Rey” del juego ilegal, a quien apresaron en su departamento de Sargento Cabral 23. Con órdenes emitidas por la jueza Cristina Beatriz Fortunato, también se requisaron viviendas de M. Oliver 96, Víctor Manuel 392, Dentesano 614 y Las Acacias 1308.

   Según información oficial, sobre este hombre y su hermano pesaba una denuncia del año 2017 ante la fiscalía a cargo de Martín Castellanos por el manejo de casinos clandestinos, una causa que nunca registró avances. En ese sentido, voceros del Ministerio de Seguridad de la provincia sostuvieron que “la Justicia rafaelina más que investigar lo que estaba haciendo este hombre era proteger estas redes que eran largamente conocidas en la zona y por eso tuvieron que intervenir fiscales de Rosario para encausar la investigación y detener al imputado a pesar de que en Rafaela hay domicilios con pintadas que dicen «Casino David Perona», «Casino Perona Clan» y «Casinos Perona»”.

   De acuerdo a la información, Perona está inscripto en la Afip como responsable del servicio de transporte automotor de pasajeros mediante taxis desde 2013 y en ayer le incautaron un Volkswagen Fox, un Ford Ka, un Toyota RAV4 y una Toyota Hilux 4x4.

El pen drive

Cuando los investigadores de la causa iniciada en Rosario allanaron la casa del empresario Leonardo Peiti en Morrison al 8000, en el barrio de Fisherton, secuestraron un pen drive que contenía numerosas conversaciones, entre ellas varias con un número agendado como “David3” que ahora los pesquisas identificaron como el número de Perona.

   Además, según la acusación, se comprobó que el día de ese allanamiento había allí estacionado un Renault Kwid patente AD 335 AN que está a nombre de Perona y que éste había ganado en febrero pasado en un multitudinario bingo que realizó el Club Atlético Brown de San Vicente, como trascendió en medios del centro provincial.

   Al respecto el abogado de Peiti, Luis Rossini, explicó ayer que la presencia de ese vehículo en la casa de su cliente el día del allanamiento se debe a que Perona, “quien conoce a mi defendido por cuestiones laborales y de la vida, se lo había vendido tras ganarlo en un bingo”.

   Asimismo, dijo que el Renault Kwid “mi cliente lo compró para que lo use su hija pero todavía no habían firmado el formulario 08 para hacer la transferencia, y además como es de público conocimiento a esta altura, ese día Peiti estaba en Buenos Aires por lo que es imposible que se haya reunido con Perona”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario