Policiales

Cayó "El Dominicano" y será imputado por el homicidio de un policía

Otniel D.L.A. viajaba desde Buenos Aires a Rosario cuando fue interceptado en Villa Constitución por violar la cuarentena por el coronavirus.

Viernes 27 de Marzo de 2020

Otniel D.L.A. es un ciudadano dominicano de 31 años y fue detenido el martes en un reten policial en el ingreso a Empalme Villa Constitución cuando intentaba llegar a Rosario desde Buenos Aires violando la cuarentena impuesta por el Estado por el avance del coronavirus. Al ser identificado, al hombre le saltó un pedido de captura y mañana será imputado por el asesinato del policía Cristian Ezequiel Ibarra, ejecutado de seis balazos en la cabeza dentro de su Peugeot 308 el pasado 22 de julio en el barrio Godoy en el marco de una disputa narco.

Por el mismo hecho ya fue condenado en un proceso abreviado a 14 años de prisión Ariel Maximiliano "Chanchón" Cantero, uno de los hijos del fundador de la banda de Los Monos Ariel Máximo "El Viejo" Cantero; y se encuentra imputado Walter Daniel "Teta" D., de 33 años, quien sigue el proceso en libertad. Para la acusación, Otniel fue el ejecutor material del asesinato y será imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de guerra y por violar las disposiciones del gobierno nacional en el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19.

En un auto

El asesinato de Cristian Ezequiel Ibarra, de 29 años y adscripto a la Oficina de Gestión Judicial (OGJ),ocurrió a las 21.30 del lunes 22 de julio de 2019 en Deán Funes y Larralde, en el barrio Godoy. El oficial recibió seis impactos en la nuca y uno en la sien disparados desde adentro del mismo auto que conducía.

Según la hipótesis del fiscal Miguel Moreno, el policía era "gerenciador de un grupo de vendedores de cocaína en el Fonavi de Monte Flores al 7200" y "Chanchón" Cantero la cabeza de otro "grupo dedicado al narcomenudeo" que, como buena parte de su familia, "resolvía violentamente los problemas territoriales".

Para el fiscal Moreno, Ibarra le pagaba a Cantero para que su gente pudiera vender en el lugar regenteado por éste. La lógica es que hubo un conflicto de intereses con "Chanchón" y "El Dominicano" por lo que Ibarra fue víctima de una traición colectiva para beneficiar a otros jugadores del negocio, entre ellos su cuñado "Tito".

Faltaba uno

Cuando el 3 de septiembre pasado "Chanchón" y "Teta" fueron imputados por el fiscal Moreno por el asesinato de Ibarra, quedó claro que al caso le faltaba el ejecutor material. En aquella audiencia se habló de "un venezolano o colombiano" que con el devenir de la pesquisa terminó siendo un dominicano. Este hombre, ahora detenido, trabajaba junto con "Chanchón" y su hermano "Tartita". En ese marco, Ibarra desafió una orden de cesar la venta de drogas en el barrio y entró en conflicto con el hijo de "El Viejo" Cantero y "El Dominicano".

"Vos sabés que a mí me gusta hablar a lo hombre. No me gusta que me ensucien con puteríos", le escribió Ibarra a "Chanchón" antes de su último encuentro, en el cual también estuvo "El Dominicano".

La última estación en su vida fue la esquina de Deán Funes y Larralde. Allí Ibarra estaba en su auto acompañado por dos personas que iban, una como acompañante y otra en el asiento trasero, detrás de él.

Cuando los vecinos salieron a la vereda tras escuchar los balazos sólo vieron el Peugeot 308 del uniformado con el motor encendido y tres puertas abiertas. En el interior del vehículo, los pesquisas hallaron ocho vainas servidas calibre 9 milímetros. Siete de ellas percutadas por un arma y la restante por otra. Ibarra yacía con seis disparos en la nuca y uno en la sien derecha.

Tras el asesinato del policía, Otniel D.L.A. desapareció de Rosario. Pero la madrugada del miércoles el hombre emprendió el viaje a la ciudad al mando de un Chevrolet Astra y en cruce de la ruta nacional 177 y el acceso a Empalme Villa Constitución fue detenido por un retén policial del Comando Radioeléctrico y la Agrupación Cuerpos de la Unidad Regional VI que controlaban el respeto de las medidas de aislamiento ordenadas por el gobierno nacional debido a la pandemia del Covid-19. Entonces dijo que vivía en Morón, aunque los policías rosarinos lo tenían afincado en un departamento de Gorriti y Avellaneda, en el barrio Refinería de Rosario. Al requisar el auto le hallaron 30 mil pesos, cinco celulares, tres pendrive y una edición del libro de Testigos de Jehová "El conocimiento que lleva a la vida eterna".

Al ser identificado a Otniel le saltó la captura emitida por el fiscal Moreno y mañana será imputado ante el juez de Garantías Ismael Manfrin por el homicidio del policía y quedó a disposición de la Unidad Especial a cargo del fiscal Gustavo Ponce Asahad por violar las disposiciones estatales en el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19 y la cuarentena obligatoria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario