Policiales

Cautela y nuevas medidas para dar con el joven desaparecido el viernes

Gerardo "Pichón" Escobar salió de un boliche céntrico a las 5.46 del último viernes y no se volvió a saber de él. Los fiscales tratan de descartar hipótesis. Familares y amigos realizaron una volanteada.

Jueves 20 de Agosto de 2015

Hasta anoche no había ningún indicio sobre el paradero de Gerardo Ezequiel Escobar, el joven empleado municipal de 23 años que está desaparecido desde el viernes a la madrugada cuando se lo vio salir de un boliche de Tucumán al 1100. Y en ese marco la Fiscalía Regional continuaba con medidas tendientes a confirmar o descartar varias de las hipótesis que surgieron en las últimas horas.

Si bien en una filmación se lo ve a Gerardo salir del boliche y caminar por calle Tucumán al este y luego correr por Sarmiento en dirección al río, ayer se constataban nuevos datos. Por ejemplo que antes de perderse habría tenido un altercado menor con un taxista y que luego alguien lo vio subir a un colectivo urbano. En tanto, ayer a la tarde familiares, amigos y compañeros de trabajo realizaron una volanteada en bulevar Oroño y Pellegrini para reclamar la aparición con vida del muchacho (ver aparte).

Nuevas medidas. Una vigilia tensa y expectante de una sobrina y un tío de Gerardo en la puerta de la Fiscalía Regional de Montevideo 1968, un rastrillaje con perros adiestrados con resultado negativo en la zona de Sarmiento y Tucumán y el parque España, y otras medidas que no fueron dadas a conocer, marcaron el termómetro del sexto día de intensa búsqueda del joven que desapareció misteriosamente el viernes a las 5.46 de la madrugada tras salir con un comportamiento errático del boliche La Tienda, ubicado en Tucumán al 1100

Apenas algunas cuestiones de trámite filtraron fuentes judiciales en medio de la angustia que genera el caso, y que originaron medidas ordenadas por los titulares de la pesquisa, los fiscales Leandro Trangoni y Lucas Altare. En la puerta de fiscalía, un tío de Gerardo se mostraba cauto: "No queremos hablar demasiado, dejemos que los fiscales trabajen tranquilos, están haciendo cosas y somos respetuosos".

Como en el video con las imágenes aportado por el boliche se constata que el muchacho tuvo un mínimo altercado con un taxista mientras caminaba algo mareado por Tucumán hacia el este, la fiscalía ya solicitó a Servicios Públicos de la Municipalidad el registro del rastreo satelital de las unidades que habrían circulado por esa zona el viernes a esa hora.

Una persona arrimó el dato de haber visto al muchacho subirse a un colectivo. Pero esa circunstancia aparece improbable si se tiene en cuenta que si corrió por Sarmiento con dirección al río, en la intersección de esa calle con Catamarca o incluso más al norte, en el parque España, no circulan unidades del transporte público.

Y se confirmó que un rastrillaje por esa zona realizado el martes con perros adiestrados para seguir los rastros del joven apodado "Pichón" dio resultado negativo.

El celular. Por otra parte se intensificaron las tareas para seguir la ruta del celular de Gerardo, cuya señal fue detectada el viernes en inmediaciones de Uruguay al 3600, donde el sábado se desplegaron allanamientos y rastrillajes, casualmente cerca del domicilio de un policía que cumplió servicio adicional como custodio del boliche esa noche y que ya declaró como testigo.

De esas medidas se secuestraron 12 celulares que están siendo sometidos a pericias aunque nunca se halló el aparato de Gerardo, del que también se pidió el registro de llamadas entrantes y salientes. Algo que trascendió extraoficialmente ayer en Tribunales daba cuenta que, como ocurrió con la comisaría 8ª, se dijo que el chico podría haber sido trasladado ese día a la seccional 9ª, pero también se descartó esa posibilidad.

Derrotero. El jueves pasado Escobar fue con tres amigos al casino City Center, donde ganó unos 5 mil pesos. Luego pasó por su casa, se bañó, se cambió y se dirigió con dos de esos conocidos al cantobar Bogart, de Santa fe y Presidente Roca.

Más tarde, ya con uno solo de esos amigos, llegó al bar La Tienda. Las cámaras de vigilancia del boliche registraron que salió del local a las 5.46 con un comportamiento "errante", según describió el fiscal Altare, tal vez producto del excesivo consumo de alcohol.

Caminó por Tucumán al este entre los autos, como manoteando los picaportes (tal vez para sostenerse), y antes de cruzar Sarmiento se puso adelante de un taxi y mantuvo un breve altercado con el chofer. La filmación muestra que luego, tras advertir la presencia de un patrullero de la Policía Federal, el joven traspone Sarmiento y se esconde apenas después de la esquina detrás de unos autos.

En la secuencia siguiente el muchacho sale de entre esos vehículos y corre por Sarmiento hacia el río, donde podría haber atravesado la cortada Fabricio Simeoni, Catamarca y más adelante el parque España, pero esas son conjeturas porque no hay cámaras, testigos ni elementos para reconstruir su recorrido posterior.

La búsqueda tomó estado nacional a partir de una comunicación al Ministerio de Seguridad de la Nación. Familiares y allegados a Gerardo solicitan que cualquier información, dato o elemento que pueda ayudar a encontrarlo se informe a los teléfonos 431-8012, 431-5122, 153-911321 o 152-155730.

Una volanteada para visibilizar la búsqueda de Gerardo

Algo más de cien personas se concentraron ayer a la tarde en el cruce de Pellegrini y Oroño para hacer una volanteada que ayude a visibilizar la búsqueda de Gerardo Escobar. Sobre las 17, familiares, amigos y compañeros de trabajo del empleado municipal de Parques y Paseos se acomodaron en los canteros del cruce de avenidas y, sin cortar el tránsito, repartieron volantes con una foto del joven e información sobre cómo vestía al ser visto por última vez: camisa negra y jean bordó.

La volanteada, que se extendió a esquinas adyacentes, se complementó con pancartas de todo tipo, aplausos y bocinazos de apoyo por parte de los automovilistas que pasaban por el lugar. “No queremos molestar a nadie, sólo queremos que la gente nos apoye y que toda la ciudad sepa que estamos buscando a Gerardo”, comentaba María de los Angeles, una prima del joven, tratando de aportar serenidad a la desesperación que vive su familia por estas horas.

Entre los familiares del muchacho prevalecía la cautela. “No sabemos nada, no podemos sospechar de nadie. Sólo sabemos lo que nos informan los fiscales, que vemos que están haciendo su trabajo”, sostuvo Luciana, de 30 años y hermana de Gerardo.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario