Policiales

Camporini dijo que el juicio por el triple crimen marcará "un antes y un después"

El fiscal de Cámaras destacó el alegato de la fiscal Marull y señaló que el caso "puso a la luz una connivencia policial importantísima tendiente a desviar en todo sentido la investigación".

Miércoles 12 de Noviembre de 2014

Con el alegato de la fiscal Nora Marull, comenzó esta mañana el juicio oral y público por el triple crimen de Villa Moreno. Los cuatro imputados escucharon atentos el inicio de los debates sobre el brutal asesinato de Jeremías Trasante, Claudio "Mono" Suárez y Adrián "Patom" Rodríguez ocurrido el 1º de enero de 2012.

Presente en la sala de audiencia en calidad de oyente, el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini destacó el alegato de Marull, porque "fue muy claro" y "para que todo el mundo pudiera entender claramente qué es lo que pretende la fiscalía, con qué pruebas cuenta y a qué apunta".

En diálogo con "Todos en La Ocho", Camporini dijo que las palabras de Marull fueron "muy claras" y que "les ha dejado a la querella la posibilidad de seguir ampliando", y que "a los abogados defensores van a tener que esforzarse para rebatir la aparente cantidad de pruebas que dice la fiscalía que hay, en base a escuchas telefónicas, testimoniales, etcétera". para el fiscal estas son señales que permitirían "la posibilidad cierta de arribar a una condena con penas altas, teniendo en cuenta las características del hecho, la edad de las víctimas, la organización delictiva que conformaba esta gente (por los procesados)".

Para Camporini "estamos en presencia de un juicio que va a marcar una antes y un después, así como ha habido otras causas emblemáticas en Rosario".

El fiscal contó además que Marull describió "cómo esas bandas están organizadas aprovechando su poder ofensivo", al punto que "no les importaba quién podía caer en un acto de netamente de venganza pero aparentemente mal encaminada". La madrugada del 1º de enero de 2012, Jere, Mono y Patom estaban en una canchita de Moreno y Presidente Quintana, cuando fueron abordado por un grupo de sujetos que los acribillaron a balazos. La balacera fue en venganza por el ataque que horas antes había sufrido Maximiliano "Quemadito" Rodríguez. Los agresores buscaban a Ezequiel Villaba y terminaron asesinando a los tres chicos de Villa Moreno.

Camporini resaltó además que el caso "puso a la luz una connivencia policial importantísima tendiente a desviar en todo sentido la investigación, incluso hasta ocultando el hecho que generó este lamentable suceso". Y recordó que incluso tras el ataque del hijo del Quemado Rodríguez (uno de los procesados por el caso), el joven fue llevado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), "donde se le ocultó la identidad y se lo hizo salir sin que nadie tenga conocimiento, más que los que participaban en esa acción dolosa".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario