Policiales

Caen por estafar a nueve jubilados rosarinos

Las dos mujeres hacían gala de finos modales y se ganaban la confianza de los ancianos que visitaban. Les decían que eran agentes de la Administracion Nacional de la Seguridad Social (Ansés) y les ofrecían gestionar créditos personales.

Sábado 05 de Enero de 2008

Las dos mujeres hacían gala de finos modales y se ganaban la confianza de los ancianos que visitaban. Les decían que eran agentes de la Administracion Nacional de la Seguridad Social (Ansés) y les ofrecían gestionar créditos personales. Estos, confiados, les entregaban la documentación pertinente, pero al poco tiempo comprobaban que los préstamos, de entre 3 mil y 5 mil pesos cada uno, nunca llegaban a sus bolsillos, pese a que las cuotas les eran descontadas puntillosamente de sus haberes jubilatorios.
  Hasta ahora, nueve personas embaucadas denunciaron las maniobras. Son jubilados que viven en diferentes puntos de la ciudad. Una fuente de la pesquisa señaló que personas de Puerto San Martín, San Lorenzo y Roldán también cayeron en la trampa de las timadoras.
  Gladis A., de 42 años, y Elizabeth L, de 25, fueron detenidas ayer a la tarde por agentes de la Brigada de Investigaciones en una estación de servicios de zona norte. Estaban en un Peugeot 206 metalizado. En su poder, los uniformados hallaron DNI y fotocopias de impuestos de los damnificados. “Teníamos el dato de que la mujer de 42 años se movía en un auto con esas características” (por el Peugeot), explicó el comisario Miguel Angel Oliva, jefe de la Brigada de Investigaciones.
  Las dos mujeres se manejaban con habilidad. “Señora. Somos de la Ansés y, si usted quiere, podemos gestionarle un crédito”, era el argumento. Cuando los dueños de casa —jubilados o jubiladas— se mostraban interesados, las recién llegadas les pedían los DNI y una fotocopia de sus recibos de sueldo. Después, con esa documentación, las timadoras acudían a financieras y gestionaban créditos personales a nombre de los damnificados.
  Sin embargo, los montos de los préstamos nunca llegaban a los jubilados, pero en sus haberes aparecían debitados los créditos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario