Policiales

Buscaban al autor de un crimen y hallaron arma robada a la policía

Fue en una casa de Villa Gobernador Gálvez donde apresaron a un hombre, incautaron drogas y una ametralladora FMK 3. El crimen fue por el enfrentamiento entre "Los hormiguitas" y "Los bolivianos".

Domingo 13 de Abril de 2014

Walter Alejandro "Bichín" Aguiar, de 22 años, fue asesinado a balazos la madrugada del 27 de febrero pasado en Soldado Aguirre y Marcos Paz, en la zona sur de Villa Gobernador Gálvez. Además, tres muchachos de entre 14 y 18 años fueron heridos en ese ataque. El crimen se inscribió en un enfrentamiento entre "Los hormiguitas" y "Los bolivianos", dos bandas que se enfrentan por cuestiones que no serían ajenas al narcomenudeo y la investigación quedó en manos del fiscal Miguel Moreno de la Unidad Especializada en Homicidios. En el marco de esa investigación, el viernes policías de la unidad investigativa lograron secuestrar en Villa Gobernador Gálvez una "metra", como se reconoce en la calle a la pistola ametralladora FMK3, subfusil de alto impacto que utiliza la santafesina. Esa arma pertenecía a la dotación de la subcomisaría 8ª de Alvear pero en mayo de 2011, a partir de una auditoría general de todas las armas de uso corriente o en depósito dispuesta por el gobierno provincial, se registró su faltante. Eso originó uno de los tantos bochornos de desplazamientos de policías (ver aparte).

Pero eso no fue todo. En el mismo domicilio en el que fue hallada la "metra" fue detenido Roberto Carlos O., de 33 años, y además se halló medio kilo de cocaína, 600 gramos de marihuana, una prensa hidráulica de 30 toneladas, moldes de metal similares a los que se utilizan para compactar un ladrillo de droga y bolsas de nailon. Ese hallazgo motivó que se le diera parte al juez Federal Carlos Vera Barros, quien comisionó a efectivos de la Brigada Operativa rosarina de la Dirección de Control de Adicciones de la policía.

Sobre Roberto Oscar O. se abrieron dos causas. Una en la justicia provincial por portación de arma de guerra, caso en el que ayer fue acusado por el fiscal Aníbal Vescovo en una audiencia imputativa y de prisión preventiva. Dado que no tenía antecedentes policiales, el juez Hernán Postma lo dejó en libertad, aunque seguirá ligado al proceso. El juez federal Vera Barros, por su parte, lo dejó preso en la alcaidía mayor de Jefatura en el marco de la investigación por la droga secuestrada. Y por ahora, no fue imputado por el fiscal Moreno, de homicidios.

El crimen. En los primeros minutos del jueves 27 de febrero pasado dos puntos en el mapa de Villa Gobernador Gálvez se transformaron en zona de guerra: Soldado Aguirre al 2400 y Marcos Paz y Pellegrini. Un clásico: pibes en moto que pasaron y descargaron plomos calibre 9 milímetros. La hipótesis de los ataques fue que miembros de la gavilla conocida como "Los hormiguitas" fueron a disparar contra una casa en represalia por un ataque que habían sufrido al mediodía por parte de "Los bolivianos". La idea no era impactar directamente en integrantes de esa banda sino dañar a sus allegados. Ese ataque terminó con tres adolescentes heridos.

Una hora y media más tarde, a la 1.30, el blanco fue Walter "Bichín" Aguiar. Lo balearon en cercanías de una plaza que se encuentra en 9 de Julio y Soldado Aguirre. Lo trasladaron en una patrulla policial al hospital Anselmo Gamen donde murió. Los vecinos lo marcaban como "cercano a Los bolivianos". Tenía 22 años y una hija de 2.

"Esto es una guerra entre transas y cayó Walter", dijo a este diario un allegado a la familia de "Bichín" que pidió no ser identificado, al tiempo que le ponía nombres a los tres jóvenes que habrían disparado: "Wilson", "Marcelito" y "Pili", a quienes situó a bordo de una moto Yamaha YBR roja y vinculó con "Los hormiguitas".

La sorpresa. En primera instancia el caso quedó en manos del fiscal de homicidios, Ademar Bianchini, quien posteriormente lo giró a su par Miguel Moreno. Este fiscal comenzó a trabajar con efectivos de la Unidad Investigativa de la Región 2, que depende de la Dirección de Policía Investigativa, y el viernes gestionó ante el juez Hernán Postma cinco órdenes de allanamientos en Villa Gobernador Gálvez apuntando al entorno de "Los hormiguitas". Cuatro de esos procedimientos dieron resultado negativo. Pero en una vivienda de Suipacha al 1300 los policías secuestraron la "metra", la droga y detuvieron a Roberto Carlos O..

La FMK3 estaba en una mochila, en excelente estado de conservación y con su poder de fuego intacto, junto a dos cargadores de 40 municiones. Además había tres cargadores de pistola 9 milímetros Bersa —dos de 13 y uno de 20— y 60 proyectiles del mismo calibre. El hallazgo de la pistola ametralladora sustraída de la subcomisaría 8ª de Alvear abrió "una especie de caja de Pandora" explicó un allegado a la investigación en manos del fiscal Vescovo. "Esa FMK3 fue detectada como sustraída en mayo de 2011, pero nadie sabe cual es la fecha real en la que fue robada. Entonces se dispuso que el arma sea peritada con todos los elementos preservados en hechos, fundamentalmente homicidios, donde se estima que se utilizó una ametralladora en los últimos tres años. Habrá que ver ahora qué resultado da esa pericia".

“Perdida” desde 2011

A mediados de abril de 2011 el gobierno provincial ordenó a la Dirección de Asuntos Internos que realizara una auditoría sobre las armas reglamentarias del personal, de comisarías, las acopiadas en depósitos de cada Unidad Regional para uso operativo y también las existentes en el Departamento Logística (D4) de la policía de Santa Fe. Así se constató la ausencia de una pistola ametralladora FMK-3, un arma calibre 9 milímetros de gran poder de fuego, perteneciente a la dotación de la subcomisaría 8ª de Alvear. El faltante de la “metra” motivó el desplazamiento del comisario Inspector de la 5ª Zona, de la cúpula de la sub 8ª y de todo el personal que trabajaba en el lugar desde el 16 de abril de 2011 y su pase a disponibilidad. También motivó que se abriera una investigación en el Juzgado de Instrucción 7ª, a cargo de Juan Andrés Donnola.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario