Policiales

Bazterrica pagó diez mil pesos de fianza antes de presentarse en los Tribunales de Rosario

El "gigoló" Javier Bazterrica pagó la caución que solicitó la jueza rosarina y no quedará detenido por el delito de estafa del que se lo acusa. "Me iba a casar con ella y resulta que ahora soy un estafador", dijo antes de ingresar.

Viernes 21 de Agosto de 2015

Tal como anunciaron los abogados locales del "gigoló" Javier Bazterrica, el acusado por estafar a una joven rosarina se presentó hoy en la Justicia. Antes de eso, se conoció que pagó diez mil pesos además de aceptar presentarse periódicamente ante el tribunal que investiga el caso.
 
Bazterrica llegó a Tribunales a las 10.20, debido a la gran cantidad de medios presentes contó como arrancó la relación con la demandante rosarina.
 
"Es todo falso". afirmó en declaraciones al programa "Todos en La Ocho", al ser consultado por las acuscaciones de estafa mientras caminaba para ingresar por la puerta de Moreno y Montevideo.
 
"La relación duró un par de meses, comenzó por Facebook, la fui a buscar al aeropuerto, después vine a Rosario, todo fue muy bien", contó.
 
"Fuimos al registro civil para casarnos, nos habían fijado fecha, habíamos pasado los registros médicos, y de un día para el otro fui un estafador", expresó sobre su versiónd e los hechos e incluso aseguró que hace dos años "la policía pudo corroborar que yo no tenía 80 mil pesos encima". Luego de eso ingresó a Tribunales para declarar ante la jueza Delia Paleari.
 
 
La estrategia. El abogado Paul Krupnik, su defensor en los estrados locales junto con su socio José Nanni, contó detalles ayer de lo que seria su paso por Tribunales. "La jueza necesita recabar los antecedentes porque antes de su declaración vamos a presentar un pedido de libertad que tendrá que analizar", dijo
 
Por eso Bazterrica postergó su presentación mientras la jueza de Instrucción Nº 8, Delia Paleari, busca esos informes y requiere a los profesionales otros resguardos como la constitución de un domicilio legal de Bazterrica en Rosario y otro de su residencia en Buenos Aires.
 
La figura del Casanova se popularizó en los últimos días cuando la productora de espectáculos porteña Adriana Mendoza, responsable junto a su hermano Flavio del musical Stravaganza, denunció al aire que había sido engañada por Bazterrica. La mujer tuvo con él una breve relación de pareja y lo acusó de haberla defraudado en 5 mil dólares que supuestamente iba a invertir en un plazo fijo.
 
En ese marco, la historia reflotó una causa que el hombre tenía radicada en la Justicia rosarina desde que en agosto de 2013 fue denunciado por Fernanda V., una joven estudiante de Derecho de la UCA que actualmente trabaja en la Justicia local y que relató sus peripecias en una nota que La Capital publicó el 3 de agosto de aquel año.
 
La joven denunció entonces que estaba en Madrid realizando un curso cuando conoció por Facebook a Bazterrica, quien se presentó como un jugador de polo que vivía gran parte del tiempo entre Londres y Dubai, que era propietario de campos, descendiente de una importante familia porteña, contador y agente bursátil. Entonces iniciaron una relación de pareja y él comenzó a vivir con ella y su familia en un departamento de Paraguay al 400. La pareja ya tenía hasta fecha para el casamiento cuando, según la joven, él se quedó con 80 mil pesos de una operación inmobiliaria que había realizado su abuela. Luego, dijo ella, él la llamó y la amenazó con "matar a toda su familia si se seguía metiendo con él".
 
Por esa denuncia se abrió una causa por lesiones y amenazas en el juzgado Correccional 6 en la que Bazterrica alcanzó a prestar declaración y lo dejaron ir con la condición de presentarse al día siguiente. Pero el muchacho tomó un remís hasta Buenos Aires (el chofer sostiene que no le pagó el viaje de 1.530 pesos) y no regresó jamás. Por eso tenía un pedido de captura vigente que lo obligó a abandonar el programa de Chiche Gelblung el miércoles a la mañana, cuando le informaron que la Justicia rosarina había reflotado su captura.
 
Estafa y amenazas. Esa causa luego pasó al juzgado de Instrucción para la investigación del delito de estafa, una figura más grave por la que Bazterrica, si se presenta, deberá declarar hoy. Además, le reprocharán la figura de amenazas coactivas. El fiscal que interviene es Guillermo Corbella.
 
Una fuente de la causa indicó que se advierten en el accionar de Bazterrica ciertos elementos propios del delito de estafa, como el abuso de confianza, la simulación y la apariencia de bienes. Al parecer, el muchacho accedió al dinero mediante dos desapoderamientos y porque había conseguido una llave de la caja donde estaba guardada la plata.
 
Paul Krupnik, en cambio, evaluó que se trata de un delito de difícil prueba siendo que "es una cuestión ceñida al marco de una relación sentimental y amorosa. Nuestro cliente dice que nunca se quedó con plata ajena y si una persona se siente defraudada en su moral ese aspecto no es justiciable. Es una cuestión de difícil prueba porque debe despejarse si la denuncia no tiene origen en el despecho".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario