Policiales

Batalla en Tribunales por una acción antidrogas en Firmat

El 27 de junio pasado la Brigada Operativa Nº 8 de la ex Drogas Peligrosas detuvo en un barrio de Firmat a cuatro personas que se movilizaban en un utilitario. En ese vehículo iba un individuo con prontuario por comercialización de narcóticos.

Lunes 13 de Agosto de 2012

El 27 de junio pasado la Brigada Operativa Nº 8 de la ex Drogas Peligrosas detuvo en un barrio de Firmat a cuatro personas que se movilizaban en un utilitario. En ese vehículo iba un individuo con prontuario por comercialización de narcóticos. La policía consignó en un acta y anunció a los medios que el operativo concluyó con cuatro detenidos y el decomiso de casi cuatro kilos de estupefacientes. También reveló que dos abogados que llegaron al lugar llamados por los detenidos terminaron atacando a golpes a los policías. Por ello fueron demorados y se les inició una causa penal.

Los abogados acusados ahora entablan una batalla legal para probar que fueron detenidos mientras hacían su trabajo, tras sufrir violencia física ejercida por los policías, a quienes adjudican haberles sembrado un arma, en un operativo en el cual la droga habría sido plantada. Sostienen que el acta de procedimiento fue falseada por los mismos funcionarios que protagonizan los hechos que allí se cuentan.

Los abogados, que terminaron demorados, tienen ahora una causa penal por resistencia a la autoridad y tenencia ilegal de arma de fuego. Se llaman Carlos Villalba y Ariel Cignoli. Ellos denunciaron ante el juzgado de Instrucción de Melincué que son blanco de una historia disparatada. El fiscal federal Marcelo Digiovanni recibió copia de las actuaciones.

El distribuidor. Este incidente comenzó la madrugada del 27 de junio con la detención en Firmat de cuatro hombres: Aldo O., Juan M., Fernando B. y Daniel R. Dos de estos fueron pocos días después vueltos a detener en un "operativo de rutina" en Rosario llevando estupefacientes. Aldo O., alias Totola, es un hombre con antecedentes por tráfico de drogas y la policía le atribuye ser el principal distribuidor de aquella zona. LaCapital le hizo saber al abogado que lo representa, Fernando Sirio, que conocía bien ese rasgo de la historia de su cliente. El defensor respondió con un dicho de un ministro de la Corte Suprema. "Eugenio Zaffaroni suele decir que una mujer que ejerce la prostitución también puede ser violada".

El abogado Sirio requirió se llamara a declarar a todas las personas que estuvieron en el momento del hecho. Eso sucedió en Tribunales Federales. "Quedó probado que el acta policial está colmada de falsedades. El testigo convocado del procedimiento dice que no sabe lo que firmó y que llegó una hora después de iniciado el acto. Dos de los tres policías que actuaron dicen una cosa en el acta y otra distinta en el tribunal", sostuvo.

"Lo más delicado es que los policías actuaron contra abogados investidos de un mandato, que llegan allí convocados por su condición de defensores. Y terminaron deteniéndolos y atribuyéndoles una conducta inverosímil", dijo Sirio.

La acción. El operativo estuvo encabezado por el subcomisario Alejandro Druetta y participaron además las seccionales 4ª y 13ª del departamento General López. El parte de prensa de la Dirección de Control de Adicciones consigna que en el operativo de rutina los policías detuvieron la marcha de un Citroën Berlingo donde había cuatro personas que se negaron a la requisa del vehículo y pidieron la presencia de sus asesores letrados. La llegada de los abogados, dice el comunicado, desató un acto de resistencia de parte de estos. La policía consignó haber encontrado allí dos kilos y medio de marihuana, más de un kilo y cuarto de cocaína y dos armas de fuego.

En el expediente 699/12B que se instruye en el juzgado federal a cargo de Carlos Vera Barros, Druetta señala que al detener a Totola vio "por el rabillo del ojo" que se le acercaban los dos abogados y que al darse vuelta fue golpeado en la frente por uno de ellos. Aduce que se trenzó en lucha con él hasta reducirlo. Y que en esa circunstancia a Villalba se le cayó un arma.

El cerco defensivo. "Es patético pretender que un abogado se enfrente con el jefe del operativo a golpes de puño mientras está rodeado por policías de cuatro patrullas que había en ese lugar. Según la policía habían hecho un cerco perimetral defensivo sobre el Citroën Berlingo. ¿Pese al cordón policial los abogados se acercaron a efectivos armados? ¿Y uno de ellos lo hizo con un arma y golpeó al jefe del operativo?", se preguntó Sirio.

El abogado Villalba sostiene haber visto que un policía dejó caer algo en el interior del Berlingo en pleno operativo. "Qué puso no lo sé. De inmediato arremetió contra mí y contra el doctor Cignoli. Nos tiraron al piso a los dos, junto a las demás personas detenidas allí", señaló Villalba. El abogado sostiene que después la policía sacó del vehículo un paquete con droga.

El escrito policial indica que Villalba se la cayó un arma y que había otra en el bolsillo de una butaca del Berlingo. Villalba sostiene que no tenía arma alguna. El controvertido caso está en pleno trámite.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario