Policiales

Barrio Parque: una vecina detenida apunta a empleada de la verdulería

Está presa porque de su casa hubo llamadas a lo de una víctima fatal. Ella niega haberlas hecho. Y sospecha que las hizo Natalia L., que solía pernoctar en su vivienda. Piden pericia caligráfica.

Viernes 25 de Junio de 2010

En un relato inesperado y entrecortado por el llanto, una vecina de barrio Parque detenida por crímenes de jubilados en la zona dijo ser inocente y apuntó a otra imputada como la probable autora de las llamadas realizadas desde su casa a la de una anciana asesinada en febrero. Esa declaración brindó Alicia P., de 54 años, quien fue apresada porque se detectaron en su domicilio llamados cruzados con una de las víctimas. La mujer sostuvo que en el momento de los contactos telefónicos ella estaba trabajando fuera de su domicilio y que tiene cómo demostrarlo.

La mujer, que vive sola con su madre y trabaja como cocinera en un boliche, está detenida desde hace trece días e imputada en el homicidio de Concepción Lavore, una jubilada de 23 años a quien asfixiaron con una bolsa de nailon en febrero pasado. Fue detenida en su casa ubicada a sólo 150 metros de la verdulería de los hermanos Martín, Federico y Cristian Santoro, implicados en una serie de homicidios de personas mayores. La mujer conocía a los Santoro desde hacía años, solía ir a tomar mate al negocio familiar o a colaborar con tareas de limpieza y había compartido asados con ellos en Zavalla.

De su domicilio se contactó que salieron tres llamadas hacia la vivienda de Lavore, en Suipacha 2124, y otras dos ingresaron desde ese domicilio de la víctima el 2 de febrero pasado. La jubilada fue hallada sin vida y con una bolsa plástica en la cabeza el 19 de ese mes. El cuerpo estaba en un avanzado estado de putrefacción y los forenses estimaron que la habían asesinado para robarle diez días antes.

Luego, en la casa de Martín Santoro en Villa Gobernador Gálvez, se hallaron un reloj y un cronómetro pertenecientes a la víctima. Y en la casa de Alicia P. una libreta que tenía una inscripción del nombre y la dirección de la víctima.

Al declarar ayer a partir de las 13 en el juzgado de Instrucción Nº 5, a cargo de María Luisa Pérez Vara, Alicia se desligó de esos elementos de prueba. Sostuvo que no realizó la anotación en la libreta y pidió que le realicen una pericia caligráfica para comprobarlo. Indicó que el anotador estaba junto al teléfono, al alcance de todos los que iban a su casa. Una fuente judicial indicó que la mujer adjudicó los llamados telefónicos a otra persona: "Ella sospecha que quien llamó desde su teléfono fue Natalia, que se solía quedar a dormir en su casa".

Señalada. Natalia L. es una empleada de la verdulería de los hermanos Santoro que fue apresada el 15 de junio. Tiene 28 años y cursa un embarazo de 6 meses. Los vínculos de la joven con la pesquisa surgieron no sólo por su relación laboral con los hermanos Santoro sino también porque la chica, oriunda de Zavalla, conocía a una de las víctimas. Es que una hermana de Natalia, Olga, habría cuidado a mediados de diciembre a un hermano mayor de José Savini, un locutor asesinado en Zavalla el 13 de mayo, mientras estuvo internado en un sanatorio rosarino.

A ella adjudicó Alicia los llamados que la complican. Dijo además que la joven tenía un nivel de gastos que no condecía con sus ingresos. Mencionó, por ejemplo, que pagaba un plan de un 0 kilómetro que le había comprado a Martín.

En un tramo de su declaración Alicia también contradijo a los hermanos verduleros. Sostuvo que ellos solían llevar a domicilio los pedidos de gente mayor. Los Santoro, sin embargo, habían dicho que no realizaban entregas.

En el juzgado, además del crimen de Lavore, se investigan los homicidios de Savini y de Susana García de Giménez, asesinada el 27 de mayo de 2010 en su casa de Riobamba 3036. Los hermanos Martín, Federico y Cristian negaron su relación con las muertes y también con un robo a mano armada de 20 mil pesos ocurrido en un supermercado de Zavalla el pasado 18 de abril. Aunque el mayor de los tres marcó lugares donde se reducían objetos robados y esto provocó nuevas detenciones.

Que no salgan

El fiscal Esteban Franichevich se opuso a la excarcelación solicitada por los hermanos Federico y Cristian Santoro. Adujo que, por la “gravísima imputación” que afrontan, existe peligrosidad procesal o riesgo de que intenten escapar. También dictaminó en contra del arresto domiciliario de Natalia L.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS