Policiales

Barrio Belgrano: Entró a robar por un balcón, se tiró para escapar y lo apresaron

Un ladrón asaltó a una familia en un primer piso luego de trepar por los cables de la luz. En pleno atraco, un hijo logró avisar a la policía.

Martes 28 de Julio de 2015

En la madrugada de ayer, a Fabio C. lo despertó el ruego de la suegra mientras dormía en el primer piso de un edificio del barrio Belgrano. Apenas abrió los ojos vio a un muchacho encañonando a la mujer. Enseguida, con la situación controlada, el intruso comenzó a recorrer los diferentes ambientes buscando elementos de valor, pero ocurrió algo inesperado para el maleante: en medio del atraco, el hijo de Fabio llegó al departamento.

Apenas llegó al palier, la madre lo alertó del atraco y el muchacho se contactó con el 911. Cuando el ladrón y el dueño de casa bajaban para obligar a Fabio a retirar dinero de un cajero automático, el intruso vio llegar a los policías. Para eludir a los uniformados, se introdujo nuevamente en la vivienda y se arrojó a la vereda por el balcón. Pero no llegó muy lejos. Lo atraparon cuando había recorrido dos cuadras.

Sobresalto. Fabio C. vive con la esposa, sus cuatro hijos y su suegra en el primer piso de un edificio de Urquiza al 6600. Cerca de las 2.30 de ayer, dormía con sus familiares cuando lo sobresaltó el llamado de la suegra. "Fabio, despertate", le dijo.

Dormido, Fabio apenas pudo preguntarle qué ocurría. Enseguida vio cómo un intruso tenía apoyada un arma en el cuello de la mujer mientras le gritaba: "Dale vieja loca, quiero la plata, las tarjetas y el oro".

Las víctimas no ofrecieron resistencia y el ladrón comenzó a recorrer el departamento en búsqueda de elementos valiosos. Se metió en la habitación de una de las hijas de Fabio y la adolescente debió entregarle los 200 pesos que tenía. Su hermana hizo lo mismo con otros 50. Luego el maleante recogió parlantes home, un reproductor de DVD, teléfonos celulares, algunas joyas y 2.500 pesos y las guardó en un bolso.

Imprevisto. Pero durante el robo ocurrió algo que el ladrón no esperaba. Uno de los hijos de Fabio llegó a la propiedad. "Escuché el ascensor y me di cuenta de que era mi hijo. Cuando salió del ascensor, mi mujer se asomó y le dijo «nos están robando, andá a llamar a la policía». Entonces llevé al ladrón para el comedor y comencé a hablar fuerte para que no se diera cuenta de que había llegado mi hijo. Como tenía poca carga en el celular, unos chicos de enfrente le prestaron el celular para que llamara a la policía", recordó Fabio ayer a la tarde en la puerta del edificio.

Así, el dueño de casa comenzó a "entretener" al ladrón hasta que llegara la policía. "Quiero la play station", dijo el maleante. "Está bien, desconectala", le respondió Fabio con la intención de ganar tiempo. Todo transcurrió así hasta que el intruso se impacientó y exclamó. "Vamos a un cajero a sacar plata". Entonces, cuando ya habían transcurrido una hora y media, el intruso y Favio descendieron a la planta baja.

Una vez en el palier, el asaltante vio a los uniformados. "Mi hijo abrió la puerta del edificio y yo una puerta del palier. El tipo subió corriendo al departamento, los policías lo persiguieron, pero se tiró desde el balcón a la vereda. Una de los policías lo corrió hasta la esquina, pero se les escapó. Después mi hijo salió en el auto con la policia y lo agarraron en San Lorenzo y Provincias Unidas.

Por los cables. El ladrón fue detenido e identificado como Agustín R., de 24 años. Cuando lo atraparon tenía una bolsa con el dinero y los objetos sustraídos. Cuando todo había finalizado, Fabio reconstruyó cómo el ladrón había entrado al departamento del primer piso. "Se trepó agarrándose de los cables de la luz y se metió por el balcón. No escuchamos ningún ruido", comentó. Ayer a la tarde, las huellas de las pisadas del malhechor eran visibles en la pared del balcón.

El dueño de casa denunció el atraco en la comisaría 14ª, con jurisdicción en la zona del atraco. Hasta anoche, Fabio todavía no había recuperado el dinero y los objetos sustraídos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario