policiales

Barrio 7 de Septiembre: violento tiroteo atemorizó a vecinos

El domingo, pasadas las 22, balearon una vivienda de la "cortada canalla" en 7 de Septiembre. Ese día hubo al menos otros dos hechos similares en otras zonas.

Martes 19 de Mayo de 2020

Entre los distintos tiroteos a viviendas particulares que se registraron durante el fin de semana el que llamó la atención de los investigadores fue la secuencia de al menos treinta balazos en el barrio 7 de Septiembre, en la zona oeste. El hecho ocurrió la noche del domingo y causó conmoción, especialmente a pocos días del crimen de Rodrigo Soraire, un pibe de 19 años asesinado el pasado 13 de mayo, alrededor de las 15, en Martínez de Estada al 7900.

Según ya decían en el barrio por esos días, el asesinato estaba vinculado a disputas entre bandas para dominar la venta de drogas en la zona.

"Relampagueaba"

La balacera ocurrió pasadas las 22 del domingo en lo que se conoce como la "cortada canalla", un pasaje que atraviesa Colombres y es paralela Martínez de Estrada a la altura del 7500. "Eran dos motos Honda Titán. Parecía que relampagueaba cada vez que tiraban. No sé si eran metralletas pero fueron como treinta tiros. Parece que le tiraron a la casa de un tal Facundo. Un ratito después de que terminó todo en un auto se llevaron a la familia del chico a otro lugar", comentaba ayer un vecino todavía asombrado por lo ocurrido.

De momento los antiguos habitantes del barrio están aterrorizados, ya que por lo bajo se rumorea que estos tiros podrían estar ligados a una banda que "quiere tomar el barrio", dijo el mismo vecino.

Algo similar se escuchaba cuando mataron a "Roro" Soraire, a quien le dispararon en plena tarde más de diez tiros desde una camioneta cuando estaba en la puerta de un quiosco. En esa ocasión un vecino refirió una banda llamada "Los Colombianos" que "están tirando en el barrio para bajar a los soldaditos" de quien maneja el narcomenudeo.

Por todos lados

Los distintos tiroteos se están dando regularmente sin distinción de puntos cardinales de la ciudad se prolongaron durante toda la cuarentena. En algunos casos sus responsables fueron detenidos, esto sucede cuando las víctimas conocen a los agresores, pero en un alto porcentaje los ataques pasan a abultar expedientes de las fiscalías, sin pistas concretas para determinar a los autores.

Así, pasadas las 19.30 del domingo se registró un tiroteo en Vera Mujica al 3900. Al llegar los agentes del Comando radioeléctrico detectaron no menos de 30 vainas servidas de arma de fuego sobre el asfalto y nueve impactos sobre una puerta de pasillo de la casa. El propietario, Gustavo D., de 47 años, dijo que estaba con su pareja en la vivienda cuando escuchó una ráfaga de disparos pero que no vio a nadie.

También el domingo sonaron disparos en Mamboretá al 1400 bis. El ataque perforó dos ventanas de la casa donde vive una mujer con sus hijos menores de edad y dañó dos vehículos estacionados allí. Ana C. relató que estaba con sus hijos cuando escucharon los tiros y se tiraron al piso para protegerse.

Dos días antes, el viernes 15 de mayo y pasadas las 20.30, tres viviendas sufrieron un feroz ataque a balazos en la zona de Sánchez de Thompson al 200 bis. El hecho ocurrió pasadas las 20 cuando tres sujetos en un auto dispararon a mansalva sobre el pasaje. En este caso una de los perjudicados fue José Fernando C., de 55 años, quien dijo haber escuchado explosiones en la puerta de su casa de pasaje Planas Casas al 4600, paralela a Sánchez de Thompson.

Al al llegar los efectivos policiales levantaron 31 vainas calibre 9 milímetros, una ojiva de plomo encamisada deformada, y cuatro vainas calibre 9 milímetros entregadas por los vecinos y constataron que habían sido baleados tres viviendas de la misma cuadra. Testigos del hecho relataron que fueron tres hombres con sendas armas de fuego que huyeron en un auto blanco sin chapa patente a la vista.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS