Policiales

Barrio 7 de septiembre: tras un altercado balean a un joven desde una moto

Tiene 22 años y anoche estaba internado en el Heca. Los pesquisas hablan de un punto de venta de drogas en Schweitzer al 7900, en las cercanías del lugar del hecho.

Miércoles 26 de Noviembre de 2014

Guillermo Alejandro P., un muchacho de 22 años que es hijo de un hombre apuntado como vendedor de drogas en el barrio Larrea, fue baleado en un oscuro episodio ocurrido el lunes a la noche en Schweitzer al 7900, en el barrio 7 de Septiembre. Recibió tres impactos de bala y anoche estaba en grave estado internado en el Hospital de Emergencias. Fuentes allegadas a la pesquisa que estuvo en manos del fiscal de Flagrancia Alvaro Campos y luego pasó a manos de su par de Homicidio, Adrián Spelta, dijeron que los agresores están identificados y son dos jóvenes que escaparon en moto.

Guillermo Alejandro P. no es un pibe más. Es hijo de "Caly", un hombre apuntado por los vecinos del barrio Larrea como regente de un búnker de venta de drogas que funciona, o funcionó, en Juan B. Justo al 7000. A las puertas de ese lugar, la madrugada del viernes 4 de octubre de 2013 fue asesinado a balazos José Luis Ojeda, un ex convicto de 44 años. Los vecinos indicaron entonces que en aquel crimen, el arma utilizada fue una metra, como en la calle se reconoce a una pistola ametralladora FMK3.

Según la esposa de Ojeda, quien habló con La Capital el 14 de febrero pasado, el hombre había ido a comprar droga para consumir y tuvo un cruce con Guillermo P., el mismo que fue herido este lunes a la noche. Tanto el muchacho como su padre estuvieron detenidos y fueron mencionados en la investigación del crimen de Ojeda, en manos del juez de Instrucción Luis María Caterina. La noche anterior al diálogo con este diario, a la mujer le habían baleado el frente de su casa, ubicada a 150 metros del quiosco de venta de drogas.

Atrás de la sub 21ª. El lunes a las 22, Guillermo P. estaba en Schweitzer al 7900, entre Sánchez de Loria y Tarragona. Geográficamente, el patio trasero de la subcomisaría 21ª ubicada sobre Ayala Gauna. Según indicaron algunos vecinos por lo bajo, en uno de los departamentos de los monoblocks por calle Schweitzer funciona un punto de venta de estupefacientes. Por razones que son eje de la pesquisa, la víctima mantuvo un altercado con dos hombres que se movilizaban en una moto. Se desconoce si los agresores estaban junto a Guillermo P. o si al verlo lo atacaron. Lo concreto es que a metros de la explanada del estacionamiento y de una de las pintadas con los colores de Rosario Central, el muchacho recibió tres balazos en el cuerpo.

Uno lo impactó en el tórax y otros dos en la región inguinal izquierda. En la escena del hecho no quedaron vainas servidas, aunque los investigadores no descartaban el uso de una pistola calibre 9 milímetros. "Que no haya vainas servidas en el lugar no quiere decir que no hubiera una pistola. Puede que las vainas hayan sido retiradas o que el tirador haya usado un revólver. En ese caso, podría tratarse de un calibre 38, que es un proyectil similar a la 9 milímetros", explicó un vocero de la pesquisa. Lo concreto es que a Guillermo P. lo cargaron mal herido en una ambulancia del Sies. Primero lo trasladaron al hospital Alberdi pero la gravedad del cuadro de la víctima motivó su derivación al Heca.

Cautela. A la hora de hablar de móviles, los investigadores se mostraron cautos. Indicaron que uno de los agresores estuvo mencionado en otro hecho que fue resonante para el barrio 7 de Septiembre, como fue el asesinato de Leyla Alario, de 21 años, ocurrido el 22 de febrero de 2013 en Martínez de Estrada al 7700. Minutos antes, en Colombres y Eva Perón, había sido muerto con varios disparos Franco Zalazar, de 23 años y residente del mismo barrio.

En ese marco los pesquisas cruzaron datos para determinar si ambos crímenes fueron ejecutados por las mismas personas. Otro dato que mencionaron fuentes allegados a la causa es que el fin de semana el frente de la casa de un vecino de barrio La Florida fue atacada a balazos y esto pudo haber originado una represalia, de la que fue víctima el hijo de Caly.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario