Policiales

Barrabravas leprosos, condenados por robar y golpear al "Panadero" Ochoa

La medida alcanza a Matías Pera y a Diego Passaglia por un incidente conocido como "la entangada" que se produjo en el Coloso en septiembre de 2010.

Miércoles 24 de Junio de 2015

El barrabrava de Newell's Old Boys Matías Leandro Pera fue condenado a 3 años de prisión efectiva por golpear y asaltar al ex líder de la hinchada rojinegra Diego "Panadero" Ochoa durante un partido de fútbol, un incidente conocido como "la entangada" y que tenía como propósito destronarlo de la conducción de la tribuna. Otro de los sindicados por ese ataque fue Maximiliano "Quemadito" Rodríguez, asesinado de un disparo en la nuca en Corrientes y Pellegrini el 5 de febrero de 2013. En el mismo fallo fue condenado Diego Alberto Passaglia a 2 años y 6 meses de prisión condicional por el delito de robo agravado por la participación de un menor en grado de tentativa; y absolviendo a Osvaldo Gabriel Pare y Cristian Paulo Avaca. La condena fue apelada por el defensor de Pera, quien desde el lunes está en prisión domiciliaria por otra causa.

Pera fue condenado por el juez de Sentencia Julio Kesuani con 3 años de prisión efectiva como autor del delito de robo agravado por haber ocurrido durante un espectáculo deportivo. La sentencia conformó a la fiscal Ana Rabín, quien se notificó días atrás, pero fue apelada por el abogado defensor, Marcos Cella. "La filmación de las cámaras de seguridad muestra claramente que Pera lo defiende a Rodríguez y se corre del lugar. Nunca le robó pertenencias a Ochoa. Sólo hace falta ver el video para comprobarlo", cuestionó el profesional, para quien no hay evidencias de robo y planea solicitar la exhibición de las imágenes en la audiencia ante la Cámara Penal. La condena no está firme y por lo tanto no rige aún la exigencia de encierro, pero de todos modos Pera está en prisión domiciliaria (ver aparte).

En medio del partido. El famoso incidente por el que Pera fue condenado ocurrió el sábado 4 de septiembre de 2010 en el paravalanchas del Coloso del Parque durante un partido entre Newell's e Independiente. Ese día, barras que hasta ese momento habían sido laderos de Ochoa lo atacaron a golpes frente a la hinchada para humillarlo y con el fin de quedarse con el mando de la popular, algo que no lograron. La secuencia quedó registrada por las cámaras del club en la filmación se ve cómo al Panadero lo tomaron del cuello dos de sus hombres y lo sometieron a un vendaval de patadas y puñetes, lo que lo hizo rodar por las escaleras del ingreso de la popular.

Luego se lo ve bajando de la tribuna de Newell's con el cuerpo ensangrentado y vestido solamente con un slip. Cuando algunos de sus compañeros advirtieron su ausencia, lo fueron a buscar. Lo encontraron en ropa interior y golpeado. Después del duro castigo fue escoltado por Ovidio Lagos hasta 27 de Febrero por una veintena de hinchas leales que lo acompañaron.

Me robaron. El propio Ochoa denunció luego que los barras díscolos le habían robado mil pesos, un celular, un aparato Nextel, documentos, tarjetas de crédito y de débito y tarjetas de usuario de distintas armas de fuego. Dos días después, Matías Pera y Maximiliano "Quemadito" Rodríguez, dos hinchas que aparecieron en las imágenes como los autores del ataque, se presentaron en los Tribunales y quedaron detenidos por unos días.

Tiempo más tarde los dos sufrieron emboscadas a tiros. Dos meses después del ataque, el 21 de noviembre, Matías Pera recibió cinco balazos por la espalda. Dos hombres le rociaron el cargador de un revólver calibre 22 cuando caminaba con un amigo por una plaza de Isola y Maestros Santafesinos, en la zona sudeste de la ciudad. Tras el suceso al que sobrevivió de milagro, Pera apuntó a Ochoa como instigador del ataque. "Esto te lo manda el Panadero", contó que le dijo el tirador, una acusación que no pudo demostrarse y por la cual Ochoa obtuvo la falta de mérito.

A los nueve meses de la golpiza al Panadero, Pera y Rodríguez fueron procesados por el entonces juez de Instrucción Juan Carlos Vienna. La Sala I de la Cámara Penal confirmó la medida. Dos años después, Rodríguez fue asesinado de un tiro en la cabeza en un ataque con cuatro procesados y cuya autoría intelectual fue en un primer momento atribuida a Ochoa, luego despegado de esa acusación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS