Policiales

Balearon a un joven en uno de los barrios más calientes de la ciudad

Un muchacho de 21 años fue atacado a balazos el martes a la noche mientras circulaba en moto por Margis al 4700, en la villa Flammarión. Sin embargo, logró manejar unas de diez cuadras y llegar hasta la esquina de su casa, en Flammarión al 4800.

Jueves 28 de Marzo de 2019

Un muchacho de 21 años fue atacado a balazos el martes a la noche mientras circulaba en moto por Margis al 4700, en la villa Flammarión. Sin embargo, logró manejar unas de diez cuadras y llegar hasta la esquina de su casa, en Flammarión al 4800. Ahí cayó desvanecido. "Nosotros escuchamos los balazos. Le tiraron 10 o 13 veces y le pegaron tres, todo con 9 milímetros. Fue del otro lado de la vía y no sabemos por donde viene la mano", explicó una familiar de Ramón Martín C., el joven atacado e internado en estado reservado en el Hospital de Emergencias.

Ramón Martín C. cayó herido en un territorio áspero y caliente que en los últimos años fue escenario de varias balaceras entre bandos en pugna que pelean por el control de las calles por la venta de drogas y la necesidad de hacerse cartel.

Sin embargo, los familiares del herido descartaron de plano que el ataque haya sido en el contexto de esas peleas callejeras que han animado "Los gorditos", "Los cepillos", "Los pechochos" y "Los nietos de Doris" y que tuvo a los primeros como grandes beneficiados.

"Por ahí no viene"

Ramón C. vive con varios de sus 6 hermanos en una humilde vivienda de Flammarión al 4800 donde la calle Gutiérrez se abre en "V". Allí, uno de los tíos de Ramón, un hermano y su pareja relataron lo que sucedió. "Ramón fue en moto hasta un quiosco de Margis y Gutiérrez. Ahí lo atacaron a balazos cuando circulaba en la moto, una Honda Titán negra. Fue a las 22.30 más o menos. Le pegaron tres balazos. Igual se la bancó y manejó hasta acá (una diez cuadras para sortear las vías que corren paralelas a Flammarión y Margis) y se desvaneció", indicaron.

Y ahí las explicaciones se diluyeron en el relato hasta decantar en un "no sabemos por dónde viene". Uno de los parientes identificó la munición utilizada como "balas de teflón, de choque, con las que se perforan chalecos antibalas".

Los pocos vecinos que aceptaron el dialogo con la prensa dijeron que "nadie va a hacer nada" y "para qué le vamos a contar a éstos", por los periodistas. En ese marco un hombre dijo que el herido "no es trigo limpio y el que mal anda mal acaba". A eso los familiares dijeron que ellos son carreros y que no tienen problemas con nadie. "Es como la policía y los de la ambulancia que no querían entrar porque decían que todos éramos cacos", indicó un familiar.

Ramón C. cayó a 50 metros de la granjita en la que el 25 de septiembre pasado fue asesinados Pablo Ezequiel Núñez, un crimen enmarcado en la sed de ampliación territorial de "Los gorditos". "Gatos de mierda, van a velar finados todos los días, prepárense porque ésto recién empieza", fue el mensaje con el que se despertaron los amigos del muerto el día después del crimen.

"Sabe lo que pasa acá. Nadie quiere hablar porque «boqueando» no se arreglan las cosas, se genera más lío. Y acá lo único claro es que los beneficiados son los policías y los narcos. El resto no cortamos ni pinchamos. Entre ellos hacen sus arreglos y ya. Yo hablo, salgo en el noticiero y esta noche me balean el rancho" explicó una vecina de la zona.

El caso quedó en manos del fiscal Florentino Malaponte.

Ramón Martín C., de 21 años, fue alcanzado por tres disparos en la esquina de Margis y Gutiérrez, en la zona sur

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});