Policiales

Balearon a un hombre que quiso defender a su vecina de un arrebato

Fue ayer al mediodía en 9 de Julio y Valparaíso, donde tres ladrones atacaron a una joven. Daniel González salió en defensa de la chica y uno de los asaltantes le disparó. Está fuera de peligro.

Jueves 03 de Marzo de 2011

"Alto, policía", voceó Daniel González el mediodía de ayer aún sin ser uniformado. El hombre, de 47 años, trabaja como patovica en un boliche y es preceptor de una escuela secundaria, pero utilizó la voz de detención tras observar como un pibe le arrebataba la cartera a una vecina en un cruce de Echesortu. Más allá de asustarse, el joven maleante gatilló un arma de fuego y un proyectil perforó el abdomen de González, quien se desplomó al suelo mientras el ladrón y dos cómplices escapaban. Anoche, la víctima estaba en el Heca en estado reservado aunque fuera de peligro.

Todo ocurrió ayer cerca de las 13 cuando Alicia, de 29 años, salió de su casa de 9 de Julio al 4200 junto a su mamá para dirigirse a su trabajo como recepcionista de una empresa de medicina prepaga. Caminaron por 9 de Julio hasta Valparaíso para esperar la llegada de un colectivo de la línea 140. Entonces pasaron tres jóvenes ciclistas en dos rodados que rápidamente se les acercaron con intenciones de asaltarlas. Casi al mismo tiempo González, quien había salido de la escuela Monseñor Juan Boneo en la que trabaja como preceptor, llegaba a su casa de Valparaíso al 1300 en su auto y junto a un compañero.

Aún asustada, Alicia contó a La Capital que cuando cruzaba la calle junto a su madre "pasaron los pibes, me pidieron la cartera y se las entregué, pero mi mamá trató de quitársela y como yo vi que uno tenía un arma le dije que no se resistiera. Después me siguieron pidiendo plata y en ese momento Daniel pasó en un auto, observó la escena, se bajó y quiso frenar al ladrón. Pero el pibe no le dio tiempo y comenzó a disparar", recordó la mujer.

El maleante, que según la joven "no tenía más de 12 años", sacó un revólver calibre 22 que tenía en la cintura y pulsó el gatillo estremeciendo a las dos mujeres. Salieron tres proyectiles, pero sólo uno dio en el blanco. "Nos tiramos al suelo y nos arrastramos hasta la verdulería que está cerca de la esquina", memoró Alicia.

En el piso.González, en tanto, se derrumbó malherido sobre la vereda mientras los maleantes emprendieron el escape por 9 de Julio hacia el oeste. "Los pibes dejaron abandonada una de las bicicletas y un revólver de juguete que quedó al lado del cuerpo de Daniel", explicó Alicia, y recordó que dos de los ladrones se esfumaron en una bicicleta y el tercero escapó corriendo llevándose su cartera, en la que tenía un teléfono celular, la llave de su casa y el DNI. "No se llevó plata porque ya me robaron cuatro veces, pero nunca había sido con esta violencia", comentó.

Las detonaciones del arma sobresaltaron a los vecinos de la barriada. Julieta, una chica que vive en la cuadra, divisó la escena desde la vereda y acudió a auxiliar al preceptor González. Enseguida se arremolinaron otros vecinos y poco más tarde una ambulancia del Sies acudió para atender a la víctima y trasladarla al Hospital de Emergencias. En el centro asistencial, los médicos operaron al hombre para extraerle el proyectil y debieron extirparle una parte del intestino delgado lesionada. Anoche, estaba internado fuera de peligro.

Ex prefecto. González,que está separado y tiene tres hijos, vive con su mamá y un hermano en Echesortu. Trabaja como preceptor en la escuela Boneo y como patovica en el boliche Madame. En algún momento integró las filas de la Prefectura Naval, pero a raíz de un incidente que ocurrió seis años atrás, cuando trabajaba como jefe de seguridad en la discoteca Pasacalle , quedó afuera de esa fuerza. "Un pibe denunció que mi papá lo había golpeado. El caso llegó a los Tribunales, donde finalmente fue absuelto porque no se probó que lo haya agredido", comentó uno de los hijos del hombre baleado.

Queja y reclamo

Reunidas en la esquina de Valparaíso y 9 de Julio, varias mujeres dijeron haber sido asaltadas. Mariana, pareja del hombre baleado, recordó que el viernes pasado corrió con otros vecinos a un arrebatador sin poder alcanzarlo. “Un año atrás realizamos una presentación en la Defensoría del Pueblo, que giró el reclamo a la Jefatura y sólo nos dijeron que estaban haciendo procedimientos”, recordó otra mujer. Julieta, por su parte, contó que el sábado le robaron al cartera cuando estaba en su un auto y que ese día, “en Mendoza y Paraná le robaron a siete compañeros míos y uno de ellos perdió un ojo por un navajazol”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario