Policiales

Balearon un cíber y dejan nota amenazante

Desde el auto arrojaron a la vereda un cartel intimidatorio: "Ariel Pagá, último aviso" y efectuaron al menos siete disparos.

Viernes 20 de Septiembre de 2019

El miércoles a la noche una pareja llegó hasta un cíber de Cafferata al 4100, en el barrio Alvear, y habló con Paula, una empleada del lugar. Le preguntaron por Ariel, el dueño del negocio, y como el hombre no estaba se fueron. Pasada la medianoche la pareja volvió al local en una moto tipo enduro y detrás de ellos arribó un Renault Clio negro con vidrios polarizados. Desde el auto arrojaron a la vereda un cartel intimidatorio: "Ariel Pagá, último aviso" y efectuaron al menos siete disparos, cuatro de los cuales dieron sobre el portón del cíber.

Según fuentes policiales, la madrugada del martes la cámara de vigilancia que se encuentra en la puerta del cíber registró cómo un hombre y una mujer pasaron en la moto y luego, desde un Renault Clio el conductor arrojó el cartón con la leyenda intimidatoria escrita con fibra. Después sólo se oyeron disparos.

No obstante, las declaraciones de testigos daban cuenta que fueron dos motos las que pasaron por el cíber y sus ocupantes fueron quienes dispararon contra el negocio. Al momento de la balacera el negocio estaba funcionando, dijeron las fuentes, ya que mantiene clientela hasta entrada la medianoche.

Siete vainas servidas

Una vez ocurrida la agresión, tanto Ariel Gustavo M., de 46 años y dueño del local, como sus empleados, se comunicaron con el 911 y explicaron la situación. Minutos después llegó al cíber un móvil del Comando Radioeléctrico y más tarde se dio intervención a la sección Criminalística de la Policía de Investigaciones (PDI) que relevó cámaras y sacó fotos del lugar.

Los efectivos de PDI realizaron una barrida por la acera y la vereda del local y lograron levantar siete vainas servidas calibre 9 milímetros. Ariel M., en tanto, fue entrevistado por los uniformados y sostuvo ignorar tanto las causas de las amenazas como la balacera posterior.

Por otro lado, vecinos del barrio y fuentes oficiosas sostuvieron que allí, en Cafferata y Centeno, funcionaría al menos desde 2017 un lugar de esparcimiento donde se realiza juego clandestino. "En el barrio al lugar le dicen «El casinito» y en las computadoras se instalaron maquinitas para jugar al póker y además están conectadas para transmitir carreras de caballos", sostuvo un pesquisa con vasta experiencia en las calles de zona sur. En la causa interviene la fiscalía de Flagrancia en turno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS