Policiales

Balearon al custodio de un súper chino en un intento de robo

Fue el jueves a la noche en Constitución y Amenábar. El hombre recibió tres balazos cuando cerraban las puertas del local.

Sábado 20 de Junio de 2015

Hugo tiene 58 años, familia y una hija de veintipico. El hombre se gana la vida realizando custodia en un supermercado chino en el barrio San Francisquito y el jueves a la noche, cuando el comercio cerraba sus puertas, al menos dos hombres quisieron entrar a robar. Entonces fueron directamente sobre el custodio y lo balearon. "Todo fue afuera. Súper cerrado, cerrado. Todo afuera. Después golpearon la puerta para entrar a robar, pero no entraron", explicó en un rudimentario castellano el joven dueño del local. Hugo quedó internado en estado reservado en el Hospital de Emergencias.

El ataque al supermercado chino "La Muralla", ubicado en Amenábar y Constitución, fue el segundo en una semana que soportan los comercios del ramo de propiedad de inmigrantes asiáticos. El viernes pasado un local de Garibaldi al 1000 fue asaltado cuando estaba por cerrar por cuatro muchachos que se llevaron 39 mil pesos tras maniatar y golpear a los comerciantes.

"Con la comunidad china ligada a los supermercados sucede que nunca se sabe que hay detrás de cada hecho. No se sabe si el robo fue una mera cuestión de inseguridad o si se trató de un hecho dentro del contexto de las pujas internas que ellos mantienen entre sí. En lo que va del mes, como hechos de robo, la policía tiene documentado dos asaltos a súper chinos. Después hubo muchos hechos de conflictos interpersonales entre orientales" (ver aparte), comentó una fuente conocedora del contexto que rodea a los comerciantes orientales pero no vinculada a la investigación en manos del fiscal de Flagrancia Alvaro Campos. Aunque debido a la gravedad de las heridas que sufrió el guardi Hugo Aquiles S., la causa podría quedar en manos del fiscal de la unidad de homicidios Ademar Bianchini, quien podría calificarla como tentativa de homicidio.

Del saqueo al robo. Las calles de San Francisquito no cambiaron casi nada desde aquella calurosa tarde de diciembre de 2012 cuando el súper chino de Amenábar y Constitución fue robado por jóvenes encapuchados generando psicosis en el resto de los comerciantes de la zona. Ese saqueo, sumado a otro de Gutemberg y Cochabamba, y un tercero en Bariloche, llevaron a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a movilizar a la Gendarmería Nacional. Aquella tarde los ladrones no se llevaron dinero, sino mercaderías por unos 5 mil pesos.

Dos años y medio más tarde, vestido de azul oscuro o negro, Hugo S. presta la seguridad al súper. El hombre vive a una docena de cuadras de allí, en un pasillo ancho con una decena de casas. Y ayer sus vecinos se enteraron de lo sucedido. "Con razón no lo vi salir esta mañana. El se gana la vida haciendo custodia. Y con su esposa son vecinos de toda la vida", explicó una doña del barrio.

Según lo que se pudo reconstruir, todo ocurrió el jueves pasadas las 20.30 cuando Hugo estaba en la vereda mientras cerraba el súper chino. Entonces llegaron al menos dos hombres y uno fue directamente sobre el custodio, a quien le disparó varias veces alcanzándolo en el tórax, una pierna y un brazo. Luego los ladrones fueron sobre la puerta de acceso al negocio, que ya estaba cerrada. "Nosotros cuando escuchamos los disparos nos fuimos todos para atrás. No vimos nada", explicó, escueto, el supermercadista chino. La misma fuente oficial indicó que el agresor despojó de su arma, una pistola calibre 9 milímetros, al custodio y huyó del lugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS