POLICIALES

Balean a dos adolescentes: uno murió con un tiro en el cráneo y el otro resultó herido

Desde un auto y una moto atacaron a los chicos en Cavia al 1300, la zona donde alguna vez la paz era garantizada por "Ema Pimpi" Sandoval.

Lunes 21 de Junio de 2021

El sábado, apenas comenzaba la noche, varios disparos sonaron en la esquina de Cavia al 1300. Los proyectiles iban dirigidos a David Marcelo Valdez, un pibe de 16 años que se sumó a la lista de muertes violentas ocurridas en los últimos tres meses en el barrio en el que alguna vez la paz era garantizada por Emanuel “Ema Pimpi” Sandoval, un conocido narco de la zona acribillado en una casa de La Florida en octubre de 2019. La víctima del nuevo homicidio perpetrado en el barrio Parque Casas estaba frente a una vivienda precarias junto a Jonatan David R., de 15 años, quien resultó herido y anoche permanecía internado y fuera de peligro.

Según los pocos testigos que hablaron con los efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), los dos chicos estaban en la puerta de una casa de Cavia al 1300 cuando apareció un Volkswagen Fox blanco con varias jóvenes dentro y a la par una moto CG Titan azul con dos personas a bordo. La moto se detuvo un instante y sus ocupantes, sin más, comenzaron a disparar sobre los dos muchachos.

Minutos después los heridos fueron trasladados a distintos hospitales. Valdez llegó al Hospital Alberdi y los médicos de la guardia determinaron que tenía una herida de bala en el cráneo. Quedó internado en terapia intensiva hasta la mañana de ayer, cuando se dictaminó su fallecimiento. En tanto Jonatan David R. fue trasladado al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria con una herida de bala en la pierna izquierda y está fuera de peligro.

>> Leer más: La disputa territorial en el noroeste de la ciudad se cobró otra víctima

El Gabinete Criminalístico de la AIC levantó del lugar nueve vainas servidas calibre 9milímetros, tres balas de plomo encamisada deformadas, dos trozos de plomo deformado y tres esquirlas de latón. El fiscal Adrián Spelta, a cargo de la causa, ordenó el relevamiento de cámaras de video vigilancia para obtener registros que permitan establecer la mecánica del hecho e identificar los vehículos de los homicidas.

David Marcelo Valdez vivía junto a sus hermanos y su madre en una humilde casa de Miller al 1300, a pocas cuadras de donde fue asesinado. Una zona que, como la de Cavia al 1300, está plagada de asentamientos irregulares y pasillos que desembocan en otros caseríos.

En Miller al 1300 ayer primaban la duda y el silencio. “No está la familia Valdez, se fueron”, dijo una vecina mientras se daba un hecho no muy común. La gente de la cuadra se acercaba al cronista solo para asegurar que no había nadie en la casa y que nadie contaría lo sucedido. Casi como un escudo protector a la familia del adolescente asesinado.

A pocas cuadras, en Cavia y Washington, el panorama era otro. En la esquina había tres jóvenes en actitud de custodia y a pocos metros, sobre Cavia, varios hombres frente a una casa. Esas personas, al ver al cronista y al fotógrafo de La Capital les dirigieron miradas amenazantes llevándose uno de ellos la mano a la cintura con el ademán de quien porta un arma.

En esa casa vive María Elena P., madre de “Ema Pimpi”, una finca baleada varias veces y que el 16 de junio fue allanada en busca de estupefacientes por efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Desde el crimen de Sandoval continúan las investigaciones hacia su familia y principalmente sobre la mujer de quien la Justicia tiene sospechas de haber quedado a cargo del negocio de la venta de drogas en la zona desde que mataron a su hijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario