Policiales

Balaceras: disparon desde un auto e hirieron a un nene de 7 años en una pierna

Ocurrió en Margis al 5000, asentamiento Flammarion. Dos personas fueron detenidas, una de ellas un adolescente

Viernes 30 de Octubre de 2020

Otra vez el silbido de balas de grueso calibre hicieron que los vecinos de Margis al 5000, entre República de Armenia y Pasaje 403, pusieran en práctica el protocolo para evitar morir en medio de una balacera. Todos cuerpo a tierra y arrastrarse hacia la habitación más alejada de la calle. Fue el miércoles pasadas las 20.30. Un Chevrolet Onix negro pasó por la cuadra y disparó contra al menos dos domicilios y un templo evangélico. Uno de los disparos hirió a Joel, un nene de 7 años que estaba junto a su familia sentado a la mesa para cenar. Uno de los proyectiles perforó la puerta de chapón y lo hirió en el pie izquierdo.

“Papá, papá... mirá sangre”, gritó Joel a su papá mientras le mostraba su pie perforado por una bala 9 milímetros. El nene fue llevado al Hospital de Niños Víctor J. Vilela donde quedó internado en observación. “Le dieron seis puntos de sutura y por el momento no habría que operarlo”, explicó Leonel, padre del nene baleado.

En Margis al 5000 ya nadie cuenta las balaceras. En ese territorio conocido como asentamiento Flammarion, paralelo a las vías del ferrocarril Mitre, en el barrio Tiro Suizo, los vecinos se acostumbraron al chasquido de cubiertas y al traquetear de los armas automáticas.

“Desde hace la zona se puso fea otra vez. Pasan y disparan. Siempre contra la misma casa. La mujer que vivía ahí se fue. Porque tiene al hijo preso y porque está claro que quieren la vivienda”, indicó una vecina de la cuadra. La casa puesta bajo fuego fue objeto de otras notas de este diario. El pasado 19 de octubre en “El mapa de las balaceras: un fenómeno con sello narco comandado desde las cárceles” se relató la historia del domicilio en el ojo de la tormenta.

>>Leer más: "Los gorditos", una banda que a sangre y fuego atemoriza a un barrio

Casa con historia. El miércoles 14 de octubre a la 0.45 Fanny M. denunció que habían baleado su casa en pasaje Marguis al 5000. Se constataron cinco impactos contra el frente de la vivienda y una nota que decía: “Con la mafia no se jode, pagan el tornillo o la casa es de la mafia”, con un número de teléfono: 341548... En la casa estaba la mujer junto a su hijo Jesús L., de 19 años.

Los vecinos confiaron que el joven está relacionado con el mundo de la venta de drogas. Y que el 25 de noviembre de 2018 fue baleado por dos tiradores desde una moto en Gutiérrez al 1900. Un joven de 20 años que estaba con él, Pablo Ezequiel Núñez, fue asesinado en el mismo hecho. Tras el crimen los amigos del pibe asesinado recibieron un mensaje: "Gatos de mierda, van a velar finados todos los días, prepárense porque ésto recién empieza".

Los vecinos apuntaron en ese momento por este crimen a la banda de “Los Goditos” y a su lider: el detenido Brandon Bay. La banda es la que pisa fuerte en Tiro Suizo, Fuerte Apache y Las Delicias.

Hace un año atrás, en abril de 2019, a pocos metros de las viviendas atacadas el miércoles fue asesinado Ezequiel Pereyra, de 27 años. Desde un Chevrolet Corsa blanco con vidrios polarizados partió una ráfaga de balazos que alcanzó al hombre en el pecho y el cuello; e hirió a Rodolfo Antonio C., de 36 años, y Sergio Orlando S., de 39. Pereyra era padre de una niña de 6 años, hacía trabajos de pintura y albañilería y respondía al apodo de “Diente”. Había sido testigo de una balacera por la que debía declarar.

>>Leer más: Tercer imputado por un asesinato cometido para silenciar a un testigo

El corredor de Flammarion. Margis es uno de los corredores de salida de la villa Flammarión. La casa de la discordia está ubicada sobre Margis, a mitad de cuadra entre el Templo Ministerio Apostólico y Profetico Fuentes de de Agua Viva y la casa en la que reside Joel y su familia. En la vereda de la casa apuntada hay un sillón de living desvencijado, a manera de llamador.

“Esto que pasó nos mató. No queremos vivir más acá. No quiero enseñarle a mis hijos que cuando escuchen disparos hay que tirarse al piso. Hace nueve años que vivimos en el barrio. Tenemos nuestra historia acá. Mis hijos tienen 7 y 9 años. Tienen sus amigos. Nosotros todo el tiempo estamos sentados en la vereda de la casa. Quiero irme pero quien me va a comprar mi casa acá. La verdad es que no sabemos que más hacer”, explicó el padre de Joel, que es empleado metalúrgico. Mientras atendía a la prensa, cada vecino que pasaba preguntaba por el nene herido. Y al saber que estaba bien respondían: “Hay que agradecer que todavía lo tenes”.

Según se pudo precisar el miércoles pasadas las 20.30 Joel y su familia estaban sentados a la mesa de su humilde vivienda ajenos a lo que ocurría en la calle. A la hora señalada el templo evangélico rebalsaba de fieles en oración. Fue entonces que un Chevrolet Onix negro entró en escena. “Iban cuatro en el auto. Llegaron, se pararon, nos mirararon a todos los que estábamos en la calle y empezaron a disparar. No les importó nada. Tiraron contra el templo, contra la casa que balean siempre y le dieron a la casa del papá de Joel que no tienen nada que ver. Pudo ser una matanza”, explicó una vecina de la cuadra. Al menos tres disparos perforaron la fachada de la casa de Joel, construida con ladrillos huecos. Uno de ellos hirió al nene.

Diferenciar cual de los impactos era nuevo o viejo en la vivienda de Fanny, la casa de la discordia, era imposible de determinar. Una cartelito con el número 3, escrito a mano por algún perito, llevaba a inferir que ese era el número de impactos. Pero era solo eso. Números en el aire. Los vecinos de la cuadra dijeron haber escuchado entre seis y diez detonaciones. Pero a la historia aún le faltaba una vuelta de rosca. Tras disparar contra las viviendas, el conductor del Onix hizo una mala maniobra e impactó el vehículo contra un parrillero de chapa verde ubicado sobre la vereda de una casa lindera dañando las luces traseras del vehículo.

Del auto chocado salieron los cuatro pasajeros a la carrera. Dos fueron detenidos. Maira estefanía A., de 31 años, quien quedó a disposición de la fiscal Gisella Paolicelli (de turno en la unidad de Flagrancia) y Diego L., de 15, quien fue puesto bajo la Justicia de Menores en turno. La mujer será imputada en las próxima horas en principio por el delito de abuso de armas.╠

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS