Policiales

Bajó de una moto, entró a un quiosco y baleó a dos hombres

Fue la noche del miércoles. Jonatan A., dueño del comercio, y Ezequiel F., cliente, seguían internados anoche con pronóstico reservado.

Viernes 08 de Noviembre de 2019

El dueño de un quiosco y un cliente fueron baleados en la zona norte cuando estaban en el interior del local y una persona bajó de una moto, ingresó al local y les disparó. Fuentes policiales y judiciales identificaron a las víctimas como Ezequiel Martín F., de 39 años, y José Jonatan A., de 27, quienes anoche al cierre de esta edición seguían internados con pronóstico reservado.

El hecho sucedió cerca de las 21 del miércoles en Sorrento al 1242, en el límite entre los barrios Parque Casas y Sarmiento. Hasta allí llegó una moto Honda Falcon con dos ocupantes y uno se bajó esgrimiendo una pistola calibre 9 milímetros. El agresor ingresó al quiosco a los gritos y disparó contra Ezequiel, cliente del local, y Jonatan, dueño del negocio.

El tirador volvió a subir a la moto en la que lo esperaba su cómplice para huir, según captaron imágenes de videocámaras de la zona, por Sorrento hacia el oeste. En tanto, una ambulancia del Sies llegó al lugar para asistir a las víctimas. El cliente fue llevado al Hospital de Clemente Alvarez (Heca) donde le diagnosticaron heridas en la zona toracoabdominal y quedó con pronóstico reservado. El dueño del quiosco terminó en el Hospital Eva Perón donde fue operado de una herida de arma de fuego en el abdomen con orificio de entrada y salida.

El fiscal de Homicidios Ademar Bianchini ordenó las medidas iniciales al gabinete criminalístico de PDI, que secuestró en la escena varias vainas calibre 9 milímetros.

Fuentes allegadas a la investigación señalaron que el quiosco fue allanado varias veces en investigaciones por narcomenudeo. La última fue el pasado 24 de octubre por orden del Juzgado Federal Nº 4 a cargo de Marcelo Bailaque. Sin embargo, los efectivos de la Brigada Antinarcóticos de la PDI que requisaron tanto el quiosco como una casa ubicada en la posterior no encontraron nada de interés para la investigación.

"Es un búnker de droga con fachada de quiosco. Acá vienen desde autos importantes hasta carros tirados por caballos a comprar", apuntó un vecino que salió momentáneamente del hermetismo reinante en la cuadra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario