Policiales

Autorizan que "Guille" Cantero vuelva a una cárcel más cercana

Monos tras las rejas. El juez federal que lo procesó por narcotráfico aceptó un pedido de la defensa y ordenó que él y Chamorro se alojen en penales de Buenos Aires.

Miércoles 24 de Febrero de 2016

El juez federal de Rosario que interviene en la causa por narcotráfico contra acusados de integrar la banda de Los Monos autorizó el retorno del sindicado jefe Ariel Máximo "Guille" Cantero y el de su ladero Emanuel Chamorro a una cárcel federal cercana a Rosario, luego de que a fines de enero ambos fueran derivados de urgencia a presidios de Rawson y Neuquén, respectivamente.

El magistrado hizo lugar a un pedido de sus abogados para que se diera marcha atrás con el traslado a la Patagonia, alegando razones de cercanía con sus familiares y con los tribunales que deben juzgarlos. Así, ordenó que en un plazo de diez días el Servicio Penitenciario Federal (SPF) los destine, según la disponibilidad de plazas, a la cárcel federal de Ezeiza, Marcos Paz o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Pedidos. La resolución fue adoptada el viernes por el juez federal Nº 4 de Rosario, Marcelo Bailaque, a partir de un pedido de los defensores Carlos Varela, Fausto Yrure y Adrián Martínez. Durante la feria judicial de enero, los abogados ya le habían presentado un hábeas corpus ante el juez federal Nº 3, Carlos Vera Barros, solicitando que se diera marcha atrás con el traslado de Cantero a la Unidad 6 de Rawson, en la provincia de Chubut, y de Chamorro a la Unidad 9 de Neuquén, adonde fueron alojados el 23 de enero pasado tras permanecer sólo 48 horas en Ezeiza.

El pedido pretendía que ambos retornaran al penal federal de Ezeiza. Allí habían sido derivados el miércoles 20 desde la cárcel provincial de Piñero luego de que autoridades penitenciarias santafesinas divulgaran rumores de fuga y movimientos extraños en el perímetro del mencionado penal. En ese momento Vera Barros rechazó el pedido argumentando que quien debía resolver el asunto era el juez del caso.

Así, al retornar la actividad judicial en los primeros días de febrero los abogados reiteraron el pedido, esta vez ante el propio Bailaque. Es el juez que en diciembre pasado procesó a Cantero y Chamorro como líderes de una banda dedicada al tráfico ilegal de estupefacientes e integrada por otras 21 personas, detenidas en el marco del megaoperativo "Los Patrones" que comandó en Rosario el ex secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

Al resolver la causa Bailaque les dictó la prisión preventiva por el delito de tráfico de estupefacientes agravado por la participación de tres o más personas y dispuso el traslado de ambos a una cárcel federal, lo que recién se concretó un mes más tarde. Hasta entonces Cantero y Chamorro se encontraban en Piñero, a disposición de dos causas provinciales por asociación ilícita y por el crimen de Diego Demarre en mayo de 2013, dueño del boliche donde un día antes fue asesinado un hermano de Cantero. Una causa que por estos días se encamina al juicio, tras el fracaso de un acuerdo abreviado con penas atenuadas para ambos.

Los motivos. Ante el retirado pedido de los defensores el juez Bailaque consideró que "se aprecia razonable" que Cantero y Chamorro "cumplan la medida cautelar dispuesta en un establecimiento federal más próximo" a la ciudad de Rosario. Asimismo, evaluó que el SPF no pudo justificar por qué trasladó con urgencia a ambos imputados a cárceles del sur del país invocando razones de "peligrosidad".

Antes de tomar una decisión sobre el destino carcelario del jefe de Los Monos y de su ladero, el juez requirió por oficio al director del área judicial del SPF que informara las razones del traslado. La respuesta no convenció al magistrado, quien evaluó que la medida "no se encuentra suficientemente fundada, más aún si se tiene en cuenta que ambos imputados se encontraban ya detenidos en la unidad Unidad Nº 11 sin constar, al menos en esta causa, que haya habido un episodio efectivo de intento de fuga".

Bailaque estimó además que otro "factor significativo es el alegado en cuanto al juicio que probablemente se desarrolle en tiempo próximo en el ámbito del Poder Judicial de la provincia de Santa Fe".

Finalmente, ordenó mediante un oficio al director del SPF que en el término de diez días concrete el traslado a "una dependencia federal próxima a esta ciudad como serían el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, del Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz o del Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires" (ex cárcel de Devoto).

"La cuestión medular es el tema de la defensa", analizó ayer al conocerse la medida el abogado Carlos Varela, para quien el juez "ha reconocido la garantía del derecho de defensa. La distancia atentaba contra la relación entre cliente y abogado e impedía esgrimir una defensa normal por el costo en tiempo y en dinero, siendo que en este caso Cantero y Chamorro ni siquiera estaban juntos".

Patrones. La organización que lideraban, según la resolución judicial del juez federal, operaba al menos desde noviembre de 2014 y se dedicaba a la venta de estupefacientes en distintos sectores de la ciudad, en especial los puestos de venta ubicados en Laprida y Chávez y en Platón al 1400.

El procesamiento fue el resultado del operativo "Los Patrones" que la Policía Federal llevó a cabo durante el último fin de semana de noviembre con el secuestro de 11 kilos de cocaína, 700 de marihuana, nueve de precursores químicos y un kilo de pasta base, además de tres armas, 62 celulares, cuatro balanzas, 102 mil pesos y cinco autos.

También se logró desbaratar un contrabando de 700 kilos de marihuana al interceptar el paso de un camión en la provincia de Chaco que venía hacia Rosario. Los procesamientos fueron apelados en el primer día hábil tras la feria y por estos días se espera que se fije fecha para una audiencia ante la Cámara Federal.

La última detenida se abstuvo de declarar

Gladis Obdulia Barrios, la mujer de 49 años detenida el viernes como integrante de la banda de Los Monos fue indagada el sábado e imputada por el delito de comercialización de estupefacientes agravada por su calidad de integrante de una banda dedicada al narcotráfico. Según confirmaron fuentes judiciales, la imputada se abstuvo de declarar y sigue detenida.

La mujer es tía de Vanesa Barrios, la esposa de líder de Los Monos Ariel Máximo "Guille" Cantero que también está detenida. Era buscada desde noviembre cuando se concretó el operativo "Los Patrones". Fue capturada por la Policía Federal en el domicilio de un familiar, en Arijón al 2000. Le imputan haberse ocupado de sostener la logística del negocio mediante instrucciones telefónicas que recibía de los jefes desde la cárcel.

Los pasos de Gladis eran seguidos desde que los federales que fueron a allanar su casa no la encontraron. Entonces su teléfono fue intervenido y el cerco sobre ella se fue estrechando hasta que fue apresada. Una fuente cercana a la investigación admitió que la situación de la mujer "es complicada aunque el rol que cumplía en la organización era menor".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario