Policiales

Atrapan el sospechoso de un crimen ocurrido en abril pasado

Según confirmaron fuentes policiales y judiciales, Luciano B. era buscado prácticamente desde el momento del crimen y fue detenido días atrás en una casa de la ciudad de Pérez.

Sábado 16 de Enero de 2016

Un hombre de 26 años fue imputado por el homicidio de Roberto Alvarez, ocurrido en abril del año pasado en el barrio Tablada. Según confirmaron fuentes policiales y judiciales, Luciano B. era buscado prácticamente desde el momento del crimen y fue detenido días atrás en una casa de la ciudad de Pérez.

   El crimen de Roberto Alvarez ocurrió la madrugada del 24 de abril de 2015 en Necochea y 24 de Septiembre, en la zona sur. En principio, fue en el marco de una discusión entre Alvarez y un joven conocido como “Luchito”, precisamente el apodo al que responde Luciano B.

“Marcado”. Conocido como “Ñoqui”, Alvarez tenía 26 años, trabajaba de albañil y no contaba con antecedentes delictivos. Según la crónica que publicara este diario sobre su homicidio, una de las hermanas de la víctima había relatado que “Luchito tenía marcado” a Alvarez.

   “Mi hermano se había peleado con un señor inválido que vive por acá. Entonces Luchito fue a casa de mi hermana a buscarlo para decirle que no tenía que tratar así a un discapacitado. Pero a Roberto no le gustó que Luchito fuera a casa de mi hermana y lo fue a encarar para preguntarle qué quería. Pero Luchito estaba muy drogado y ni lo dejó hablar. Directamente le tiró”, contó entonces a este diario una hermana de la víctima.

   Alvarez alcanzó a ser trasladado al Hospital Provincial, donde ingresó por sus propios medios pero gravemente herido por un balazo en la ingle y otro en la pierna, que le había afectado la arteria femoral. El muchacho fue operado pero murió horas después.

Atrapado. A partir del apodo de Luchito que varios testigos mencionaron al declarar en la investigación del crimen, Luciano B. comenzó a ser buscado. El joven de 26 años se mantuvo prófugo por ocho meses hasta que el pasado martes 12 personal de la Policía de Investigaciones (PDI) lo detuvo a pedido de la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro.

   Los pesquisas de la PDI buscaron a Luciano B. y establecieron que podría estar escondiéndose en una casa de Tucumán al 900 de Pérez, donde finalmente fue arrestado el martes. Fuentes policiales confirmaron que el muchacho cuenta con varios antecedentes delictivos y quedó detenido en la subcomisaría 26ª de Villa Gobernador Gálvez a la espera de la audiencia imputativa que se realizó la mañana del miércoles.

   Fuentes judiciales revelaron que durante la audiencia se confirmó que Luchito había ido a la casa de una hermana de Alvarez para decirle que “no rompa más las bolas”. Sin embargo, los voceros consultados no dijeron que el problema podría tener que ver con un inválido sino que lo inscribieron en viejas broncas personales, tal vez relacionadas con la existencia de un búnker de drogas con el cual el imputado estaría vinculado.

   Lo cierto es que después de la visita del sospechoso a la casa de la hermana de la víctima, Alvarez fue a buscar a Luchito a la esquina donde éste solía juntarse con una barra.

   En ese contexto, según trascendió en la audiencia, una mujer que esperaba el colectivo en Colón y Biedma vio pasar a Ñoqui y quedarse hablando con unos jóvenes. La vecina también vio a Luchito pasar por el lugar encapuchado y quedarse en un lugar oscuro, desde donde minutos después se asomó armado y encaró a Alvarez.

   “Ahora te agarro”, le dijo antes de pegarle un escopetazo en el abdomen y herirlo de muerte. Pericias indicaron que el disparo fue a no más de cinco metros de distancias. Al escuchar la detonación, la hermana de Alvarez salió corriendo y encontró al muchacho agonizando.

   Según los voceros consultados, días después del fatal encontronazo Luchito volvió a la casa de la hermana del joven asesinado y amenazó a la familia para que no dijeran nada. Al parecer, la joven le respondió que ya había hecho la denuncia y que si quería que la matara, pero Luchito salió de la casa e hizo un disparo al aire.

Sin plazos. Durante la audiencia imputativa la fiscal Fabbro imputó a Luciano B. como autor del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego pidió prisión preventiva por el plazo que indica la ley.

   La defensora pública María Juliana Girolimo se opuso al pedido de prisión y solicitó una libertad restringida con firma semanal ante la Oficina de Gestión Judicial. Sin embargo, el juez Héctor Núñez Cartelle decidió no hacer lugar al pedido de morigeración y dictó la prisión preventiva por el plazo que indica la ley.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario