Policiales

Asesinó en Rosario y se escondió en Buenos Aires

La mañana del domingo 18 de octubre pasado a Pereyra, de 80 años, lo encontraron asesinado de 17 puñaladas en su cama. Quien lo mató sólo lo tapó con una sábana antes de marcharse. 

Sábado 28 de Noviembre de 2015

Los vecinos de República de Irak al 1700 reconocían a Mario Pereyra como “El viejito de la cerveza”, apodo que supo ganarse sentándose a diario en una reposera en la puerta de su casa y con un porrón en la mano. La mañana del domingo 18 de octubre pasado a Pereyra, de 80 años, lo encontraron asesinado de 17 puñaladas en su cama. Quien lo mató sólo lo tapó con una sábana antes de marcharse. Horas más tarde, y por datos recabados por los investigadores, el fiscal Florentino Malaponte supo que como sospechoso del crimen aparecía un hombre apodado “El bicho” y vecino de la víctima.

   En ese marco, el miércoles la propia madre del sospechoso, identificado como Pablo Daniel “El bicho” R., llamó al 911 y delató que se encontraba en la localidad bonaerense de William Morris, partido de Hurlingham. Entonces una comisión policial rosarina partió a buscarlo y ayer fue llevado a Tribunales donde le imputaron el homicidio y el juez Juan Carlos Curto le dictó la prisión preventiva hasta el 21 de diciembre.
  
En un mimso predio. Mario Pereyra tenía 80 años y vivía en una vivienda de pasillo en República de Irak al 1700, en el barrio La Cerámica. Había enviudado una década atrás y esporádicamente recibía visitas de sus familiares, que vivían a unas pocas cuadras.

   Desde hace un tiempo Pereyra compartía el predio de su casa con El bicho R. y con un hijo de éste, de 25 años y aquejado por una discapacidad. Los vecinos relataron que Pereyra le alquilaba una habitación y que El bicho era bastante pendenciero, sobre todo cuando estaba con algunas copas de más, momentos en que le gustaba exhibirse con una cuchilla que llevaba en la cintura.

   A las 11.30 del domingo 19 de octubre familiares del anciano alertaron al 911 después de que el hijo de El bicho lo hallara sin vida. El hombre estaba sobre su cama y tapado con una sábana. El médico forense contó 17 puñaladas. Un día más tarde el fiscal Malaponte señaló que “algunos vecinos dijeron que antes del crimen hubo una pelea y que concurrió la policía. Es posible que sea un robo, pero tal vez es la hipótesis menos razonable porque la plata y las pertenencias (del hombre asesinado) están en la casa”.

   Según se supo, la noche anterior al crimen Pereyra y El Bicho, muy borracho, estuvieron discutiendo. Para la acusación, el motivo era que el anciano había cobrado su jubilación y El Bicho quería ese dinero.
  Tras el homicidio nada se supo de El Bicho hasta esta semana. Según fuentes de la pesquisa el hombre se fue de La Cerámica y buscó refugio en la casa de su madre, en Hurlingham. Pero la mujer supo de lo ocurrido a partir de la llamada que le hizo un familiar de Rosario que le comentó que El Bicho era el principal sospechoso del crimen.

   Entonces la mujer le pidió a su hijo que regresara y se entregara. Pero no le hizo caso. Por eso se dirigió a la comisaría 3ª de William Morris y relató lo que sabía. Desde allí telefonearon al fiscal Malaponte, quien ordenó la búsqueda del sospechoso.

   En tanto, al día siguiente de testimoniar en la comisaría bonaerense, la mujer salió de su casa y se topó con que su hijo increpaba violentamente a uno de sus vecinos. Entonces llamó al 911 y la policía lo detuvo. Tras presentar un exhorto, El Bicho fue trasladado a Rosario y ayer fue trasladado a tribunales donde fue imputado y recibió el dictamen de prisión preventiva hasta el 21 de diciembre próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS