Policiales

Asesinaron a un muchacho de tres balazos por supuestas diferencias barriales

Fue en zona oeste. La víctima tenía 17 años y la noche del lunes fue emboscada en Nicaragua y Monte Flores. No hubo testigos y el agresor escapó a la carrera.

Miércoles 09 de Marzo de 2016

Una sucesión de balazos resonó el lunes a la noche en una barriada del extremo oeste de la ciudad. Tras las estampidas, algunos vecinos se asomaron a las puertas de sus casas y distinguieron a un muchacho malherido sobre el pavimento. Un rato después, tres jóvenes lo subieron a una moto y lo llevaron al policlínico San Martín, donde falleció.

Tres certeros balazos terminaron con la vida de Nelson David Alfonso, de 17 años, cuando cerca de las 9 de la noche del lunes caminaba por Nicaragua y Monte Flores, a unos cien metros de la avenida de Circunvalación. El pibe vivía en una casa ubicada en 27 de Febrero y Nicaragua y se ganaba la vida, según una fuente policial, "haciendo changas".

Hasta anoche los investigadores policiales y judiciales no habían podido reconstruir cómo se desató el cruento incidente a raíz de que, al parecer, nadie había presenciado el crimen. Tampoco los familiares, según una fuente, precisaron si el adolescente tenía conflictos con otras personas. Sin embargo, un vocero de la fiscalía indicó que se están investigando algunas diferencias que puede haber tenido el joven con otros muchachos del barrio por cuestiones no precisadas.

Sin palabras. A la hora indicada y en el lugar señalado un hombre pulsó el gatillo del arma de fuego que portaba y Alfonso fue alcanzado por tres balazos. Un proyectil le perforó el cráneo, otro tiro le dio en el pecho y el tercer plomo le atravesó la espalda. El adolescente se derrumbó en el pavimento mientras el agresor escapaba corriendo de la zona.

Un rato después tres muchachos lo subieron a una moto y lo trasladaron al policlínico San Martín, en Chubut al 7100, a unas 10 cuadras del lugar del ataque. "Los que lo llevaron no se identificaron, lo dejaron en la guardia del centro asistencial y se fueron", explicó un vocero. A raíz de la gravedad de las heridas los médicos no pudieron salvarle la vida y, ante la impotencia, se vivieron en el lugar algunos desmanes .

En la barriada donde ocurrió el crimen se entremezcla un racimo de casillas de chapa sobre calle Nicaragua con casas de material y un complejo Fonavi ubicado sobre Monte Flores. El paisaje se completa con una improvisada canchita de fútbol y algunos juegos infantiles. Toda una postal que denota las desigualdades sociales de numerosos barrios de la ciudad. A unos cien metros de la esquina donde mataron a Alfonso asoma la escuela primaria y el jardín Olga Cossettini.

Silencio barrial. Ayer a la mañana La Capital llegó al barrio para conocer más precisiones del crimen del adolescente, pero los vecinos dijeron ignorar cómo se había desatado. Aunque parecían saber más de lo que decían. Una muchacha veintañera comentó que no conocía nada de lo ocurrido. "No vivo en la zona", se limitó a decir mientras estaba en la puerta del jardín de infantes Olga Cossettini. Otra mujer brindó una respuesta casi calcada: "No sé nada. Tampoco conocía al pibe".

Otras dos mujeres que ocupan una casilla de chapa del asentamiento que se levanta en la zona solamente señalaron el lugar donde mataron a Alfonso mientras otros muchachos murmuraron algunas respuestas inentendibles cuando fueron consultados mientras picaban marihuana. A su vez, una fuente policial indicó que efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) acudieron al barrio con la intención de recoger información de testigos que todavía no fueron localizados. "También queremos ver si hay una cámara en la zona que haya registrado las imágenes del crimen", explicó un oficial. La investigación del homicidio que ocurrió en jurisdicción de la comisaría 32ª quedó a cargo del fiscal Ademar Bianchini.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario