Policiales

Asesinaron a puñaladas y con saña a un hombre en un supuesto robo

Tenía 52 años y problemas médicos. Sergio Jesús Militano vivía a pocas cuadras del parque Independencia, en un auto que le prestaban para dormir en una agencia.

Jueves 03 de Diciembre de 2015

Los que relataron los últimos días en la vida de Sergio Jesús Militano lo hicieron con un dejo de tristeza. Contaron la historia de un hombre retraído, de 52 años, que el último lustro se lo pasó gambeteando la indigencia y durmiendo dentro de un auto estacionado en una cochera ubicada en Italia al 2200. El cuerpo de ese hombre fue encontrado ayer, a las 2 de la mañana, por agentes policiales que llegaron hasta la pérgola que se ubica en el ojo de agua de los jardines del rosedal del parque Independencia, a escasos 50 metros de la rotonda de Moreno y Riobamba. Tenía un fuerte traumatismo en el cráneo producto de un botellazo y varios puntazos en su abdomen, el cuello y el rostro. La principal hipótesis sobre la que trabaja el fiscal de la Unidad de Homicidios Pablo Pinto es que Militano pudo haber sido víctima de un robo, ya que las pocas pertenencias que llevaba quedaron tiradas a su alrededor.

"Era un hombre que andaba muy empastillado y seguía un tratamiento en el hospital Provincial. Pero le gustaba tomar. No le hacia daño a nadie y su historia es un enigma. El contaba que tenía una mujer y una hija en la provincia de Córdoba, que había sido ex combatiente en las islas Malvinas. ¿Qué fue a hacer ahí (el lugar donde lo mataron)? La verdad es que no te lo puedo decir porque no lo sé. Lo único que te voy a pedir es que no lo ensucien porque el hombre ya está muerto", pidió una de las pocas personas que tuvo acceso al complejo mundo interior de Sergio Jesús Militano, quien tenía al menos dos hermanos, uno viviendo en la ciudad y otra en los suburbios de Sydney, en Australia.

Vida de pobre. Los últimos cinco años Sergio Jesús Militano vivió en un auto estacionado dentro de un depósito de autos para la venta ubicado en Italia al 2200, en el barrio Del Abasto. "El dueño del lugar le dio ese lugar para que no durmiera en la calle y a cambio le pedía que lavara algún auto", explicó un vecino de la cuadra. En el mismo garaje reside otro hombre que fue la última persona que lo vio con vida, alrededor de las 22.30 del martes.

Militano había cenado y se había tomado una parte de una botella de vino. A su compañero le dijo que se iba a dormir. Ya yer se enteró de lo que le había pasado a Militano cuando los movileros de las radios y los canales de televisión le fueron a preguntar por él ayer a media mañana. "Yo no lo vi salir", explicó.

El cuerpo de Militano fue hallado pasadas las 2 de la mañana por móviles de la Policía Federal y el Comando Radioeléctrico en los jardines el rosedal, en el sector español del parque Independencia. El cuerpo estaba sobre la pérgola que bordea el ojo de agua del lugar, a unos 100 metros de la parte trasera del club Gimnasia y Esgrima y del Museo de la Ciudad. Y a unos 70 metros de la pequeña colina artificial conocida como "La montañita", ubicada en el vértice de Dante Alighieri y Oroño.

Zona roja y de terror. Ese sitio está tapizado por eucaliptales y es calificada como zona roja, calificativo que se ajusta al lugar en el que transitan varias tribus urbanas en medio de preservativos usados, envoltorios de drogas y botellas vacías. "Esta zona es de terror. Ayer por la mañana tuvimos que andar esquivando a dos muchachos que a la gaseosa le ponían alcohol de curar. No sabes cómo estaban esos dos. No se bancaban un «buenos días». Pero en esta zona del parque andan todos, y más de noche, es un lugar para todos los vicios", explicó un trabajador municipal que suele prestar servicios en el Independencia.

El hallazgo del cuerpo de Militano en esa zona del parque despertó el morbo popular que enseguida vio en la escena un crimen con moviles sexuales. Sin embargo, el fiscal Pinto no contempla esa hipótesis en una primera instancia de la investigación. El cuerpo estaba tapado con cartones, tenía cortes en el rostro, la cabeza, los brazos y el abdomen. Alrededor estaban tirados todos los objetos que llevaba la víctima en la billetera, pero nada de valor. Un puñado de tarjetas de un vendedor de autos usados, un par del hombre que le daba alojamiento, un estudio de laboratorio del hospital Provincial realizado en julio pasado, un recibo de una compañía de servicios financieros por una transacción de dinero girado desde Australia (donde vive uno de sus hermanos) y el manual de un teléfono celular. También había trozos de vidrio de una botella de cerveza, supuesta arma con la que fue atacado fatalmente.

"Caminaba como un robot, pero no porque tuviera una impronta militar sino porque estaba muy empastillado. Y por ahí se chupaba un poco y eso lo hacía muy vulnerable. Andá a saber que pasó. Por ahí se quiso hacer el loco con los que andan por el parque y esos son unas águilas, son sobrevivientes y lo mataron. ¿Cuánto le pudieron robar si vivía menos que al día?", se preguntó otro vecino de la cuadra en la que vivió hasta ayer Sergio Jesús Militano.

Estadística. 205 son Ios homicidios registrados en el departamento Rosario en 2015 y el 1º en el mes de diciembre.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS