Policiales

Asesinaron de al menos 18 balazos a un joven que estaba vinculado a Los Monos

Javier Monzón, de 19 años y conocido como "Javito", había sido imputado y luego desvinculado del homicidio de Luis Bassi. Otros dos jóvenes resultaron heridos.

Jueves 07 de Enero de 2016

Un joven de 19 años fue asesinado de al menos 18 balazos ayer a la tarde en la zona sur. Javier Aníbal Monzón, conocido como "Javito", estaba sindicado por investigadores como allegado a la banda de Los Monos. Meses atrás había sido imputado —luego desvinculado— del crimen de Luis Bassi, el padre de uno de los acusados por el homicidio de Claudio "Pájaro" Cantero (ver aparte).

Monzón iba al volante de un auto con cinco personas, entre ellas su pareja, cuando fue emboscado por personas que lo esperaban en un vehículo. En el incidente también fueron heridos de gravedad dos jóvenes que anoche seguían internados.

Emboscado. El crimen ocurrió cerca de las 17.30 en Madre Cabrini al 2700, entre Corralito y Ceresetto, en barrio Las Delicias. Javito no vivía lejos de allí. Luego de quedar desvinculado del crimen de Bassi, estaba con arresto domiciliario por un homicidio que le adjudicaban de cuando era menor de edad.

En un Volkswagen Gol rojo y acompañado por cinco personas, Javito iba a saludar a un amigo que vive en esa cuadra y al que visitaba con frecuencia. El joven iba al volante y como acompañante iba su pareja Iara con su hermanita de 8 años en brazos. En el asiento trasero viajaba una pareja de amigos con una nena de 3.

A metros del cuerpo de su pareja Iara contó a la prensa la mecánica del crimen. Dijo que apenas se detuvo el Gol, casi a mitad de cuadra, se les acercó desde atrás un auto "blanco o clarito". La chica cree que no los seguían porque no lo advirtieron detrás suyo en el trayecto hasta ese lugar. Cree que los ocupantes del vehículo los estaban esperando en esa misma cuadra.

"Frenamos y apareció ese auto. Creo que iban dos o tres. Yo vi sólo al que tiró, a los otros no", contó con voz ronca la joven, descalza y cubierta de sangre. Según su relato, Javito bajó del auto y caminó unos pasos cuando del vehículo color claro bajó el acompañante con el rostro descubierto, capucha y gorrita.

El agresor primero le disparó a Javito a las piernas. Esto le dio tiempo a advertir a los ocupantes de su auto. "Tírense al piso", les gritó. Sólo la rápida de reacción de sus acompañantes explica por qué no fueron heridos: el Gol quedó con una perforación en la ventanilla del conductor, dos en el astillado vidrio trasero izquierdo, tres en el capó y otro en la ventanilla derecha.

Herido en las piernas, desarmado y sin poder defenderse, Javito corrió hacia la vereda. Acorralado contra la pared recibió la brutal balacera en el tórax y la cabeza. La policía indicó que tenía 18 perforaciones de bala y otros cuatro orificios de salida. Una bala rozó en la cabeza a su amigo Lucas, que anoche estaba internado, estable pero con pronóstico reservado.

Otro joven que tomaba una gaseosa en la vereda también resultó baleado y anoche estaba grave. No se precisó su identidad ni en qué lugar del cuerpo recibió el impacto.

Dos minutos. "No le dijeron nada. Para mí lo estaban esperando acá. El se bajó a hablar con el amigo y entonces se vino un auto claro, nuevo, con vidrios polarizados. No sé si era un Fiesta o un Gol Trend. A él le disparan en las piernas y corre hasta una chata estacionada. Se cae ahí. El pibe lo corre y le dispara en la cabeza", relató Iara, quien convivía con Monzón desde hace cuatro años.

"Le dije que le dejara de disparar y me disparó. Saltaron los vidrios y me tiré al piso. Al que le disparó a mi marido lo vi, no me olvido más. Lo puedo reconocer y se va a pudrir en la cárcel", dijo la chica.

"Yo le vi cinco tiros: dos o tres en la pierna, dos o tres acá arriba (por el torso) y uno en la cabeza", describió Iara, para quien el arma homicida podría ser "una 9 con cargador de 30 o una metra, porque tenía el cargador bastante largo. Todo duró dos minutos". Cuando cesaron los tiros ella se acercó a Javito, que "sangraba por la boca".

Presente en la escena, el abogado del joven, Marcos Cella, dijo que hay elementos para reconocer a los autores y reclamó que "la Justicia investigue la muerte de Javito como lo investigaron a él". Al parecer, los atacantes no pudieron garantizar una huida exitosa. A pocas cuadras de allí, en Sánchez de Bustamante y Francia, habrían chocado contra otro vehículo y dejaron abandonado un Fiat Punto gris en el que se halló un handy que será peritado.

En tanto, en la escena del crimen trabajó personal de la Policía de Investigaciones y Rastros. Según se indicó desde el Ministerio Público de la Acusación, la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro no acudió porque estaba en otro lugar pero "la brigada de fiscalía se hizo cargo de la escena".

Dos horas más tarde llegó la mortera que llevaría el cuerpo al Instituto Médico Legal. "¿No lo puedo ver antes de que se vaya?", rogó su novia, que se despidió ahogada en llanto, a la vista del vecindario. A esa hora, la cuadra comenzaba a poblarse con más de una decena de motos con jóvenes allegados a Javito, un chico al que la misma investigación judicial que lo detuvo el año pasado ligó al clan Cantero de barrio Las Flores. "Lo mataron a Javito", se informaban los pibes por celular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario