Policiales

Asesinan a un matrimonio que festejaba el Año Nuevo

Buenos Aires. — Una pareja fue asesinada ayer de varias puñaladas mientras festejaba la llegada del Año Nuevo...

Miércoles 02 de Enero de 2008

Buenos Aires. — Una pareja fue asesinada ayer de varias puñaladas mientras festejaba la llegada del Año Nuevo en su departamento del barrio de San Cristóbal. Por el doble crimen la policía buscaba intensamente al ex novio de una hija de las víctimas, de 27 años, que salvó la vida porque escapó corriendo hacia la terraza del edificio.

  La principal hipótesis apunta a que los homicidios ocurrieron luego de una pelea entre el sospechoso y su ex novia y en la que intercedieron los padres de ésta, según explicaron fuentes cercanas a la investigación.

  Todo ocurrió en el primer piso del edificio ubicado en avenida Juan de Garay 2117, donde un hombre de 74 años se encontraba junto a su mujer de 57 y una hija de ambos para festejar la llegada de 2008.

 

Identificado. El agresor, de 33 años, es intensamente buscado por la policía, mientras los cuerpos de las víctimas fueron enviados a la Morgue Judicial para hacer las autopsias correspondientes.

  Los asesinatos fueron perpetrados a las 4 de la mañana en la vivienda, que pertenecía a Severino Iglesias, de 74 años. Allí se encontraban Iglesias, su esposa de 57 años, y su hija de 27, quienes compartían los festejos de Año Nuevo. A la madrugada en el lugar irrumpió la ex pareja de la joven quien, según la policiá, no accedió por la puerta principal al edificio.

  Según trascendió, la joven lo había dejado por sus características violentas, pero el hombre no aceptaba esa decisión y la perseguía.

  Un vecino de las víctimas, de nombre Alvaro, dijo a los periodistas que llegaron al edificio el hombre "se mandó por los techos" de la vivienda, atravesando una obra en construcción que está ubicada al lado de la casa de la familia Iglesias.

  Fue así que logró acceder al interior de la vivienda, irrumpió en pleno festejo y comenzó una discusión. Allí mismo la joven y su ex pareja discutieron y el hombre no aceptaba irse.

  Lo cierto es que ante la violencia de la situación los padres de la joven quisieron interceder, mientras su hija se refugiaba en otro sector de la vivienda y luego escapaba hacia la terraza.

 

Absortos. Los vecinos de las víctimas se mostraron consternados por lo ocurrido ya que la pareja asesinada, por lo que comentaron, era muy querida. "Los conocía desde 1986 cuando construimos nuestras casas en el barrio. El solía trabajar como repartidor de fiambre pero ahora, jubilado, tenía problemas físicos y andaba rengo, por lo que no salía casi nunca de la casa", contó un hombre que reside justo en frente de la casa del matrimonio asesinado.

  El vecino indicó que la pareja tenía cuatro hijos pero que vivían en su departamento ellos dos solos. "Eran excelentes personas. Gente que desde hacía muchos años había llegado acá al barrio y a la que todos conocían y quería. La verdad es que no puedo creer lo que pasó, todavía no caigo", expresó una mujer que vive en un edificio lindero al de las víctimas. (Télam-DyN) l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario